Crave Brohters Farm: Una granja de Estados Unidos que apuesta por dar valor a su leche

Esta granja de Wisconsin transforma en mozzarela buena parte de la leche que producen sus 2.200 vacas y apuesta por el biogás como fuente de energía. Este caso de éxito se puso como ejemplo en la última The Alltech Ideas Conference (ONE19), celebrada el pasado mes en Kentucky

Crave Brohters Farm: Una granja de Estados Unidos que apuesta por dar valor a su leche

Vista de la granja Crave Brohters Farm

Crave Brothers Farmstead Cheese es una de las granjas de vacuno de leche de referencia en Estados Unidos por su apuesta por darle un valor añadido a su leche a través de la transformación en queso y también por la sostenibilidad.

Este caso de éxito empresarial fue puesto como ejemplo en el ONE19, la conferencia anual de la multinacional norteamericana, que entre el 17 y el 19 del pasado mes de mayo reunió en Lexington, (Kentucky, Estados Unidos) a unas 3.500 personas de casi 70 países.

Esta granja, situada en Waterloo, en el estado de Wisconsin, uno de los que concentra más cabaña de vacuno de leche del país, cuenta en la actualidad con un rebaño de algo más de 2.200 vacas de raza Holstein, de las que unas 1.500 son vacas en ordeño. Cuentan con una base territorial de unas 1.000 hectáreas en una de las mejores zonas de cultivo del país, lo que les permite ser prácticamente autosuficientes en la producción de forrajes (maíz, alfalfa) y de cereales y leguminosas (soja y maíz en grano). Compran principalmente paja y algo de silo de maíz a sus vecinos.

Sus vacas alcanzan una media de 12.491 litros de leche por lactación y en tres ordeños, con una media de cerca del 4% de grasa y alrededor del 3,3% de proteína. La media de partos es de 3 por vaca y la tasa de reposición ronda el 30%.

Crave Brothers Farm, fundada en 1978, es una explotación familiar que presume de ello y de contar en el equipo con cuatro generaciones. Fue fundada y es propiedad de los hermanos Crave, que quisieron cumplir el sueño de su padre de tener su propia granja. Charles Crave se ocupa de la nutrición y de la administración; Thomas de la producción agrícola y de mantenimiento; Mark es el máximo responsable del ganado y la gestión del personal y George Crave es el director de la quesería, un innovador proyecto que pusieron en marcha el año 2001 y que, junto con la granja, da trabajo nada menos que a 90 personas (40 en la ganadería y unas 50 en la quesería). Sus hijos, la segunda generación, también se han incorporado a Crave Brothers Farme.

“Comenzamos en el año 1978 cuando creamos una sociedad yo y mis tres hermanos junto a un ex profesor mío de Industrias Lácteas de la Universidad de Wisconsin y decidimos alquilar esta granja y las tierras. Comenzamos con 57 vacas y 65 hectáreas. Yo entonces acababa de estudiar ganadería en la universidad, contaba sólo con 22 años y me metí en este proyecto”, explica Charles.

Gracias al capital humano con el que contaba, esta ganadería fue entonces pionera en Estados Unidos en la utilización del carro mezclador, en el ensilado del maíz o en mejora genética de la raza Holstein.

Los siguientes años fueron de crecimiento continuo, compraron la parte de las acciones de su profesor. Dos años después de empezar, en 1980 compraron 90 hectáreas en Waterloo y construyeron un establo para 90 vacas en ordeño y a partir de ahí el establo fue creciendo hasta las 2.200 vacas con que cuentan en la actualidad.

Otro momento clave fue en el año 2001, cuando se embarcaron en un proyecto totalmente innovador en las granjas de Estados Unidos: Poner en marcha su propia quesería para darle valor a su propia leche.

Apuesta por elaborar mozzarela, un producto en auge en Estados Unidos

“Para elaborar queso hay que estudiar muy bien el mercado y saber donde lo vas a vender. En nuestro caso vimos que la mozzarela era un producto que tenía e iba a tener una creciente demanda en Estados Unidos -sobre todo para la elaboración de pizzas- y contactamos con un gran operador que se comprometió a comprarnos la producción”, explica Charles.

Hoy en día, consiguen transformar en su quesería algo más del 50% de su producción de leche, mientras que la restante la venden a la industria láctea, a un precio que este ganadero afirma que “más o menos está igual que en Europa, porque el sector lácteo hoy está globalizado”.

La leche es bombeada desde la sala de ordeño a la quesería a través de una tubería de acero enterrada de 300 metros de longitud. Una vez pasteurizada, la leche se transforma en queso -elaboran unos 3.500 kilos de queso al día- , principalmente mozzarela, que absorbe hasta el 80% de la producción, y el resto mascarpone y otras variedades de quesos.

“Nuestro queso no compite en precio con las grandes industrias, competimos en calidad del producto. Contamos con una sala de cata para 55 personas y recibimos frecuentes visitas tanto a nuestra quesería como a la granja. Que estas personas se lleven un recuerdo agradable de esta experiencia es nuestra mejor publicidad”, reconoce Charles.

Bienestar animal y consistencia en el manejo

Uno de los aspectos que más cuidan en Crave Brothers Farmstead Cheese es el bienestar animal, y especialmente las medidas para combatir el estrés por calor, pues en Wisconsin los termómetros pasan de los casi 40 grados en verano con un alto porcentaje de humedad a incluso -30 grados en invierno. En este sentido, el establo cuenta con un potente equipo de ventiladores, aspersores de agua, chapa aislante en el tejado, y en los meses de verano, primavera y otoño sacan a las novillas a pastar.

“El bienestar animal y la consistencia tanto en la alimentación como en el ordeño o en la recría son muy importantes para la rentabilidad de una ganadería de vacuno de leche”, subraya este granjero.

Dedicando buena parte de su producción a la elaboración de queso, ¿Por qué no se decantaron por otras razas como la Jersey? “Se lo planteamos a un especialista y si bien es cierto que la Jersey produce más porcentaje de sólidos por leche, la Holstein tienen mayor producción de sólidos en total, y es muy competitiva”, reconoce Charles Crave.

Al igual que en Europa, uno de los grandes retos a los que se enfrenta esta y otras granjas en Estados Unidos es la falta de mano de obra. “En este momento es un grave problema encontrar mano de obra cualificada. Nosotros fuimos de los primeros en Wisconsin en contratar a trabajadores hispanos y procuramos que se sientan bien para que quieran formar parte de nuestro equipo durante muchos años. Así, a las mujeres les damos más flexibilidad horaria para que puedan conciliar con su vida familiar”, explica Charles Carver.

De cara al futuro, en Crave Brothers Farmstead Cheese su objetivo es mejorar la eficiencia más que aumentar el rebaño, criando solamente aquellas vacas más rentables y que necesitan. “Nuestra meta es incrementar nuestras ventas de queso y tener las fincas cada vez más cerca del establo para reducir los costes de producción de forrajes y cereales”, avanza este ganadero.

¿Y cual es la clave del éxito de esta granja que Charles Carver les contó a los 3.500 asistentes del ONE19?: “La nuestra fue una travesía de decisiones correctas y de esfuerzo de toda la familia”, subraya.

Así trabajan en Crave Brothers Farmstead Cheese:

Planta de biogás

Dentro de su estrategia por ser una granja cada vez más sostenible, en el año 2006 esta granja puso en marcha una planta de biogás, una inversión pionera y arriesgada en su momento pero que en una granja como esta se ha revelado altamente rentable con el tiempo.

Así, en un enorme biodigestor se extrae el metano del purín. Este gas pasa a una minicentral donde es quemado para producir electricidad, que cubre las necesidades de la granja, de la quesería y de unas 300 casas a la redonda.

La parte sólida o digestato, una vez libre de bacterias y otros patógenos, es reutilizada para la cama de las vacas, evitando la compra de otros materiales como arena o serrín; y una vez compostado es empleado como abono en los campos. Por su parte, la fracción líquida también la emplean como fertilizante para los cultivos de la granja. “Apostamos por la economía circular y porque nuestra ganadería sea sostenible para que puedan seguir trabajando las próximas generaciones”, asegura Charles Carver.

 

Premios como mejores ganaderos de Estados Unidos

Crave Brothers Dairy Farm ha ganado numerosos premios, incluido el premio Dairy Farm Family of the Year (Familia ganadera de vacuno de leche del año) en 1993. Obtuvieron el segundo lugar a nivel nacional en el Concurso Best Managed Farms (Mejor granja gestionada) de Farm Progress Magazine en 1999. Y la World Dairy Expo reconoció a Crave Brothers como 2008 Dairymen of the Year (Criador del año).

Los quesos de Crave Brothers Farmstead Cheese también han recibido numerosos galardones. El último el pasado mes, cuando se alzó con cinco premios en el Concurso de Queso del Campeonato de EE. UU. En concreto, recibieron dos premios de oro para Crave Brothers Fresh Mozzarella Medallions y Crave Brothers Bolas de Mozzarella de una libra parcialmente desnatadas.

Además, Crave Brothers Cheese ganó tres premios de plata por Crave Brothers Fresh Mozzarella Ciliegine, Crave Brothers Oaxaca y Crave Brothers White Cheddar Cheese Curds.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información