Competencia confirma una multa de 80,6 millones de euros para 8 industrias lácteas

La sanción es heredera de una resolución del 2015, anulada en 2016 por la Audiencia Nacional por defectos de forma, lo que obligó a reiniciar el proceso

Competencia confirma una multa de 80,6 millones de euros para 8 industrias lácteas

Las industrias lácteas multadas en 2015 por Competencia no se libran de la sanción. Si bien la Audiencia Nacional aceptó en 2016 un recurso de Nestlé y canceló las multas iniciales, obligando a reiniciar el proceso, Competencia ha vuelto ahora a dictar sanciones de 80 millones de euros para ocho industrias lácteas.

La multa de Competencia, debida a prácticas anticompetitivas en el periodo 2010 – 2013, afecta de lleno a las principales firmas del sector (Ver tabla inferior), con Corporación Alimentaria Peñasanta y Danone a la cabeza de las sanciones, ambas con multas por un importe superior a 20 millones de euros.

Tabla competencia

En relación a las sanciones iniciales, dictadas en 2015, se rebajan las multas a Danone ( -3 millones de euros), a Nestlé (-3,8 millones de euros) y a las asociaciones de industrias lácteas de Cataluña (-100.000 euros) y Galicia (-40.000 euros). También se elimina una multa de 700.000 euros a la Sat Central Lechera Asturiana, al entender prescrita su infracción.

Igual que en la resolución de 2015, Competencia señala que otras industrias como Leche Río, Reny Picot, Leche Celta o Feiraco también incurrieron en prácticas sancionables, pero que éstas se encuentran prescritas.

Motivación
Competencia precisa que las conductas ilícitas de las industrias consistían en intercambiar información, “lo que les permitía coordinar estrategias comerciales en detrimento de los intereses de los ganaderos”.

Las prácticas anticompetitivas llevadas a cabo por los infractores han consistido en intercambiar información, a nivel nacional y regional sobre precios de compra de leche cruda de vaca, volúmenes de compra de ganaderos y excedentes de leche, según detalla Competencia.

Estos intercambios de información estratégica se produjeron en distintos foros y versaron sobre distintas materias, si bien todos ellos tuvieron el objetivo común de consensuar y adoptar una estrategia conjunta para controlar el mercado de aprovisionamiento de leche cruda de vaca. Además, en determinados momentos, se habrían materializado en acuerdos concretos para coordinar los precios de compra de leche y para la cesión de ganaderos entre industriales.

Así, por ejemplo, las empresas transformadoras dialogaron e intercambiaron información sobre los precios de compra que ofrecían las empresas transformadoras a sus ganaderos, los que iban a ofrecer en un futuro, la identidad de los ganaderos y los volúmenes adquiridos de éstos, o la identidad de los ganaderos que tenían intención de cambiar de transformador y posibles medidas para evitarlo.

Esta información permitía a las empresas ajustar su comportamiento y evitar ofrecer mejores precios y condiciones comerciales a los ganaderos, limitando la competencia en el mercado de aprovisionamiento de leche cruda.

Como consecuencia de ello, los ganaderos carecían de libertad para fijar el precio de su producto y la empresa a la que suministraban, distorsionando el normal funcionamiento del mercado en beneficio de los transformadores, concluye la Comisión Nacional de Competencia. El proceso que ahora ha resuelto el organismo es consecuencia de una denuncia cursada en su día por Unións Agrarias.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información