Badiola Holstein: La ganadería de vacuno de leche más premiada de España

Visitamos Badiola Holstein, la ganadería de raza Holstein más premiada de España y una institución en el avance genético de la raza. Con 40 años de existencia ha sido nominada por 'Holstein International' entre las 100 mejores ganaderías de raza frisona del mundo

Badiola Holstein: La ganadería de vacuno de leche más premiada de España

Paulino y José Ramón Badiola

La sala de trofeos de la Ganadería Badiola Holstein, en Gozón (Asturias), ofrece un recorrido único por 40 años de progreso genético de la raza Frisona en España. 23 veces Mejor Criador Nacional Español, 24 veces Mejor Rebaño Nacional Español, 11 veces Vaca Gran Campeona Nacional (7 veces en los últimos 9 años), más de 200 vacas calificadas excelentes en los últimos 38 años, 4 Tripletes de Vaca Joven Campeona Campeona, Vaca intermedia Campeona y Vaca adulta Campeona o más de 15 años con 11.700 litros de leche de media por vaca y lactación.

El listado de éxitos de esta ganadería asturiana es apabullante y ha merecido que la revista ‘Holstein International’ la nominase este año entre las 100 mejores ganaderías de raza frisona del mundo, siendo la única española del listado.

¿Y cual es el secreto de esta ganadería familiar para situarse en la élite mundial de la raza Holstein?: “Nuestro trabajo de ganaderos nos apasiona y nuestro lema es lograr vacas de tipo, con buena morfología y que den mucha leche”, resume Paulino Badiola, sucesor en este momento de su padre, José Ramón Badiola, que pese a estar jubilado no puede pasar un día sin visitar a sus “ternerinas”.

Logran una media de 12.300 litros en dos ordeños con un 4% de grasa y un 3,37% de proteína

Los números acompañan: La media de producción de esta ganadería es de 12.300 litros en dos ordeños, con un 4% de grasa y un 3,37% de proteína, y menos de 150.000 células somáticas. Venden la leche a Central Lechera Asturiana, de la que son socios, y el año pasado produjeron 3,8 millones de litros, una cifra en la que prevén estabilizarse debido a la falta de base territorial.

Cuentan en este momento con un rebaño de 575 animales, de las que 250 son vacas en ordeño. El porcentaje de reposición es alto, entre el 25 y el 30%, pues desde sus inicios una de las patas del negocio de esta ganadería es la venta de recría, que supone alrededor de un 25% de los ingresos. “Desde que fundé esta ganadería en el año 1977 mi objetivo era darle valor añadido, y no sólo centrarla en la venta de leche. Ahora vendemos sobre todo vacas primerizas y también de segundo parto y novillas, en total unas 50 al año, pues el mercado de venta de embriones está muy masificado”, reconoce José Antonio Badiola.

 “Buscamos la vaca ideal: con buenas ubres y buenas patas y estructura para ser la mejor productora de leche”

Ganaderos de toda España y de otros países son sus clientes y buscan en las vacas de Badiola Holstein animales que conjugan la belleza, el buen tipo, con la rentabilidad de altas producciones de leche. “Nunca buscamos sólo ICO porque es lo más fácil de conseguir. Lo que buscamos es la vaca ideal: con buenas ubres y buenas patas y estructura para ser la mejor productora de leche y durante muchos años”, subraya Paulino Badiola.

Así, en Ganadería Badiola Holstein siguen realizando los acoplamientos con papel y lápiz, eligiendo los toros que se adecúan a los objetivos genéticos y económicos de esta explotación, no al revés. “Nos apasiona hacer nosotros los acoplamientos de estas vacas de las que conocemos todo el pedigrí. La cuestión es que toro puede entrar en nuestro programa genético, en nuestra propia fórmula en la que tenemos nuestros propios parámetros”, explica Paulino.

En este sentido, advierte de que “si bien es cierto que la genómica acelera el progreso genético, debe acompañarse de familias de vacas profundas”, como de las 5 vacas importadas de Canadá y de Estados Unidos a partir de las que fueron recriando y construyendo su rebaño, y en el que desde hace 20 años no entra ningún animal comprado.

Recría y forrajes

Cada ternera es un nuevo proyecto en el que un buen manejo resulta clave para la recría. Durante el primer día procuran que la ternera tome los 8 litros recomendados de calostro en las mejores condiciones. Los animales también son vacunados frente a rotavirus, coronavirus y ecolii. Reciben el calostro durante 3 días y, pasado ese período, les suministran leche a temperatura adecuada mediante taximilk.

El destete es muy progresivo, sobre los 2,5 meses, pero reducir al máximo el estrés. A los 2 meses les empiezan a dar pienso granulado y cuando comen 1,5 o 2kg diarios comienza un destete progresivo y pasan a un lote lo más homogéneo posible, con un máximo de 8 terneras.

Con 4 meses las terneras pasan a otra instalación cercana donde está la recría y las novillas. Durante esta fase comen pienso con alta proteína, ,sobre un 20%, y hierba seca ad libitum recogida en la propia ganadería. “El heno hay que echarlo 2 o 3 veces al día, pero permite que las terneras desarrollen más volumen de panza”, destaca Paulino.

Hasta los 12 meses reciben esta ración y a parir de esa edad son alimentadas con silo de raigrás, paja y sobras de la comida de la ración de vacas adultas. “Es por una cuestión de ahorro económico. Los crecimientos son muy buenos, aunque es cierto que a veces las novillas pueden salir un poco engrasadas, pero la condición corporal en la que llegan al parto es buena”, reconoce .

¿Y para las vacas de concurso, las reinas de esta ganadería? “Tenemos siempre 10 vacas apartadas para ir a concursos, pero los animales van entrando y saliendo según los resultados. La ración que reciben es concentrado 3 veces al día y después heno, avena, veza…etc, sólo forraje”, precisa Paulino Badiola.

Para las vacas en producción la ración está compuesta por 25 kilogramos de silo de maíz, 8 kilos de silo raigrás, 4 kilos de alfalfa y sobre 12 kg de concentrado, con harina de soja como materia principal, y a veces algo de paja. Todo el pienso se lo compran a ASA, la cooperativa de alimentación animal de Central Lechera Asturiana, por una cuestión de trazabilidad de los alimentos y porque también se lo repercute positivamente en el precio de la leche.

Todo el raigrás es cultivado en las 85 hectáreas de base territorial -el 70% en propiedad- con la que cuentan en Ganadería Badiola Holstein. A excepción de 10 hectáreas de praderas permanentes, el resto del terreno de cultivo lo rotan con maíz forrajero, un ciclo 400 del que obtienen una media de 40 toneladas por hectárea.

La base territorial es claramente insuficiente para alimentar de forraje a todo el rebaño por lo que compran algo más de 1000 toneladas de silo de maíz. “Estamos en una zona, en el concejo de Gozón, en el que es difícil ampliar la base territorial, porque hay competencia con otros usos del suelo, como las segundas residencias o la ganadería de carne, y los propietarios no venden o los precios de los alquileres -hasta 400 euros por hectárea- son altos, por lo que de momento no vamos a crecer”, reconoce Paulino Badiola.

Envían la mitad del purín a la planta de biogás de Navia

Precisamente, la necesidad de respectar la normativa medioambiental en cuanto a la carga ganadera, les llevó a enviar la mitad de sus purines a la planta de biogás de Navia. “Central Lechera Asturiana es accionista de esa planta y nos animó a participar. De momento, estamos enviando la mitad de nuestros purines, pero nos obligó a que en la mitad de las camas tengamos que cambiar la arena por paja y carbonato cálcico, una mezcla más cara. Esto nos permite que las tres fosas de purines que tenemos sean suficientes y cumplamos la normativa”, explica.

 Paulino Badiola: “Para nosotros las vacas son dedicación y pasión”

¿Satisfecho de ser ganadero? Paulino Badiola no lo duda: “Cada vez que nace una ternera es un proyecto nuevo, con expectativas para tener un animal mejor. Para nosotros las vacas son dedicación y pasión. Me conozco los nombres de mis 550 vacas y sus antepasados varias generaciones atrás”.

Como objetivos de futuro, más que aumentar producción, el objetivo de Badiola Holstein es seguir incrementando el nivel de las vacas y mejorando en eficiencia en todos los procesos. Y como principales retos este ganadero destaca la acuciante necesidad de mano de obra para trabajar en las granjas de vacuno de leche y de mejorar la base territorial de las granjas.

La historia de una ganadería que nació a contracorriente

badiola holstein 1

José Ramón Badiola, que iba para trabajador de la banca, puso en marcha Badiola Holstein con muchos factores en contra. En primer lugar, sus padres no eran ganaderos, sino comerciantes de Candás, aunque sus estancias de niño y de joven en el caserío de sus abuelos y tío maternos le enamoró de este mundo. “Mi abuelo y mi tío me llevaban a las ferias de ganado y siempre decían que tenía buen ojo para escoger las vacas porque acababan comprando la que yo elegía”, bromea.

Ya de joven, y con sus primeros ahorros de un comercio de muebles que montó a medias con su padre, “y con un crédito que pagaba al 20% de interés”, se empeñó en 1974 para comprar el actual caserío y la finca de Badiola Holstein, un sueño de niño que se hizo realidad con mucho esfuerzo.

“La finca cuando la compré tenía 14 hectáreas y metí vacas de asturiana de los valles con sus ternerines culones y un matrimonio de caseros, pero aquello no era rentable”, recuerda.

Se decantó entonces por cambiar a vacas de leche en 1977. “Encargué a un famoso tratante que me trajera vacas holandesas de Santander y de Pola de Siero. Venían garantizadas para producir 40 litros de leche, pero el problema de ese ganado es que en cuarto o quinto mes de preñez caía en picado su producción de leche”, explica José Ramón.

Un nuevo fracaso del que le hizo sobreponerse la tenacidad en el trabajo que le inculcaron en su familia. Así, en el año 1978 viaja a Madrid a la primera escuela de jueces de ganado frisón que se acababa de crear en España y allí conoció a gente que le ofreció otro concepto muy diferente, de que la clave estaba en importar vacas de alta genética de fuera de España.

“Las vacas frisonas que había importado de Canadá el Ministerio de Agricultura en los años 70 se habían cruzado con razas de aquí y la genética se había perdido. Me aconsejaron que trajera vacas de fuera de España, que daban hasta el doble de leche y me di cuenta de que el diferencial de producir 4.500 litros por lactación a casi 10.000 era donde estaba la rentabilidad. La inversión era alta pero me arriesgué”, reconoce.

Fue así como con tesón fue moviéndose para comprar animales de los mejores rebaños de España, como el de Eduardo Sánchez Retortillo, propietario también de la revista Hola, y sobre todo, importar las mejores vacas de Estados Unidos y de Canadá.

“Importamos 29 vacas espectaculares de Canadá, con 10 generaciones de MB excelente, y de 3 de ellas fueron las que racearon y de las que recriamos para crear nuestro rebaño””, recuerda José Ramón.

De 3 vacas importadas de Canadá recriaron para formar el rebaño actual

Pero Badiola Holstein no sólo fue pionera en España en alta genética Holstein sino también en mejoras técnicas. Así, en el año 1984 es la primera granja de Asturias con estabulación libre, sala de ordeño y sistema de arrobadera. En el 1988 compran el primer carro mezclador de la comunidad y también fueron pioneros en realizar transferencia embrionaria.

El precio de ser pioneros y la falta de información les llevó también a errores que se quedaron en anécdotas con el paso del tiempo, como cuando mezclaban la hierba verde en el carro mezclador, o cuando, en busca de un mayor confort de los animales, les colocaron una cama a las vacas con tablas de castaño, recubiertas con moqueta y planta de espuma. “Por supuesto, tuvimos unas mamitis tremendas”, recuerda José Ramón.

Pero el ansia por mejorar y la pasión pudieron más, y así se explica que pasaran de los 600.000 litros de producción en 1986 a los 3.800.000 litros de leche del pasado año y, como no, lograran el mayor palmarés de premios de España.

“Yo venía de una filosofía familiar de lucha y de trabajo y eso fue lo que me ayudó a superar los contratiempos”, concluye este ganadero de vocación.

Ganadería Badiola en imágenes: 

badiola holstein premios badiola holstein 4

PAULINO_BADIOLA_2 PAULINO_BADIOLA_1

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información