Amio ve probable que la recría frisona más joven deje de venderse en la feria

Dos factores explican ese escenario, la pérdida de mercado de la recría gallega por la edad temprana de los animales y la dificultad de los cebaderos para sacarle rentabilidad al cebo frisón

Amio ve probable que la recría frisona más joven deje de venderse en la feria

La tendencia de mercado de los machos frisones de recría, con una nueva bajada de 5 euros esta semana en las mesas de precios de Amio, lleva a pensar que es probable que en un corto plazo los animales más jóvenes de frisón dejen de cotizar y de venderse en la feria compostelana. Ese escenario que se vislumbra como posible para los próximos meses se debe a dos factores principales: la pérdida de mercado de la recría gallega por la edad temprana de los animales, un problema del que ya se viene advirtiendo en Amio desde hace meses, y las dificultades de los cebaderos para sacarle rentabilidad a los becerros frisones.

El vocal de la Mesa de Precios de Amio Juan Carlos Soto, tratante y directivo de la Asociación Gallega de Empresarios de Ganado, explica la situación. “Un becerro frisón cebado que pueda llegar a los 200 kilos se vende a unos 2,90 euros en el mercado. Eso supone unos 580 de ingreso y si se descuentan los costes de producción, el margen que le queda al cebadero es mínima. Es una situación que no parece que vaya a mejorar, sobre todo teniendo en cuenta el reciente acuerdo del Mercosur”, valora Soto.

“En otros mercados europeos no cotizan animales de recría de menos de 55 kilos” (Juan Carlos Soto, vocal de la Mesa de Precios de Amio)

Estas circunstancias llevan a una preferencia clara de los cebaderos por animales cruzados, mejor valorados en el mercado cárnico, o por ganado de recría frisón adaptado a sus necesidades, que llegue a las instalaciones de cebo con mayor edad y que pueda alcanzar mayores pesos finales.

Son dos requerimientos complicados para el mercado gallego de recría. En Galicia, por un lado se tiende al envío al mercado de animales con poca edad, y por otro lado, se trata de animales procedentes en muchas ocasiones de vacas con una genética de alta producción en leche, pero con crías mal adaptadas para la producción cárnica.

“En otras partes de España y de Europa, suministran un ganado de recría con un mínimo de 25-30 días, que es el camino que deberíamos seguir aquí. Si miramos los precios de los mercados del resto de Europa, vemos que en la mayoría la cotización mínima es para animales de 55 kilos” -explica Juan Carlos Soto-.

“El ganadero tiene que hacer sus cuentas. Una posible solución es aumentar el uso de semen sexado y la recría de cruces”

“El ganadero evidentemente tiene que hacer sus cuentas. Yo entiendo perfectamente que si le pagan 90 -100 euros por un animal en el que invirtió alimentación y tiempo durante varias semanas, el beneficio es muy escaso. Una solución puede ser la de avanzar hacia semen sexado y recriar con cruces el resto de los animales” -opina Juan Carlos-. “Claro que si se recria con cruces, la granja también tiene que asumir un cierto retraso en los partos. Son factores que tiene que valorar el ganadero”.

De cara al futuro, una cuestión que el tratante considera que merece un estudio a fondo es la de los cruces de carne que se deben promover en las explotaciones lácteas. “Cada ganadería tiene sus preferencias. Uno de los cruces que adelanta el parto en relación a otras razas empleadas es el azul belga, pero tenemos el problema de que no entra en Ternera Gallega, por lo que se paga menos en el mercado. Quizás habría que valorar si es posible que los cruces de azul belga entren en Ternera Gallega”, sugiere.

Más información
Tabla completa de los precios de Amio (13-XI-2019).

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información