Abonar fincas con lodos de depuradora: riesgos y ventajas

El empleo de lodos de depuradora como abono para terrenos agroforestales es una práctica que suscitó dudas luego de algunos casos donde se detectaron irregularidades. Abordamos cuál es la situación actual del uso de este lodos en Galicia

Abonar fincas con lodos de depuradora: riesgos y ventajas

Lodos de depuradora acumulados en una parcela en la zona de Ordes. (Foto cedida por Galicia Ambiental).

El abonado es fundamental para garantizar la productividad de la tierra, pero es también una de las prácticas que más desconfianzas genera en los últimos tiempos, dado el impacto ambiental que puede provocar. Las reticencias se incrementan si, en vez de emplear purines procedentes de las ganaderías, se opta por abonar las parcelas empleando lodos de depuradora, debido al riesgo de que los terrenos puedan terminar contaminados por metales pesados, patógenos o residuos de medicamentos que puedan estar presentes en los lodos.

Surgen también críticas por los olores o por la falta de control de estas prácticas, ya que, en ocasiones, se detectaron irregularidades en la valorización del material localizándose residuos en el campo o provocando incidentes e intoxicaciones. Abordamos cuál es la situación actual del uso de estos lodos en Galicia con fines agrarios.

Los lodos deben tratarse antes de aplicarse como abonos y no se pueden emplear lodos de depuradoras industriales

“Hay que tener en cuenta que, estos riesgos no son exclusivos de los lodos, sino que los comparten con otros fertilizantes o con otros residuos que también se aplican en terrenos agrícolas para aprovechar sus nutrientes. Los tratamientos a los que deben someterse los lodos antes de poder ser usados como fertilizantes tienen como finalidad reducir estos riesgos”, explica Adolfo López Fabal, ingeniero agrónomo de la Universidad de Santiago.

Según la normativa, en Galicia no se permite la aplicación directa de lodos de depuradora en agricultura. Los lodos deben ser tratados previamente antes de emplearse como abonos en el campo. También está restringido el uso sólo a aquellos lodos procedentes de depuradoras de aguas residuales urbanas, fosas sépticas domésticas o depuradoras de agroindustrias, como queserías, plantas de preparación de frutas, panaderías… Está prohibido el uso de lodos procedentes de otro tipo de depuradoras industriales.

En el 2018 en Galicia, se aplicaron en suelos agroforestales un total de 574 toneladas de estos lodos, después de someterse a distintos tratamientos, según informan desde la Consellería de Medio Rural. La cifra se redujo notablemente con respeto a las que aportan desde la Consellería de Medio Ambiente y que corresponden al año 2013 que se sitúan en 7.465 toneladas destinadas a la agricultura, de las más de 215.000 toneladas de lodos que se trataron ese año en la comunidad.

A la hora de abonar los terrenos con lodos procedentes de depuradoras cobra importancia saber qué sustancias los componen, los tratamientos recibidos, el modo de acumulación y aplicación o cómo afecta a la tierra y su aplicación. Precisamente, en buena parte de estos aspectos se centra un proyecto de investigación en el que están implicados las universidades de Santiago y Vigo y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Galicia, y que se encuentra aún en su fase más inicial.

En el 2018, se emplearon más de 570 toneladas de lodos para abonado de suelos agroforestales

Las consellerías de Medio Ambiente y Medio Rural se reparten las competencias en todo este proceso y se rigen por el Decreto 125/2012, del 10 de mayo, que regula la utilización de lodos de depuradora en el sector agrario. Esta norma fue aprobada para adaptar la normativa europea y la estatal a las características de la comunidad gallega, teniendo en cuenta parámetros como la acidez de la tierra, los abundantes acuíferos y las lluvias, que son determinantes para poder emplear los lodos.

La propia norma presenta ciertos defectos que motivan las críticas desde distintos sectores. En ella no se concretan, por ejemplo, las sanciones que conllevarían las prácticas ilegales al tiempo que tampoco definen las medidas de seguridad a tener en cuenta en el traslado de los lodos, más allá de disponer de unos registros de trazabilidad.

Además, “la legislación actual es mucho más permisiva en contaminación química que para otros abonos como el compost y se permiten cantidades de metales pesados 3 o 4 veces más altos como lodos que si fuese un compost”, apuntan desde la asociación ecologista Adega.

Riesgos del uso de lodos

Una de las principales cuestiones a tener en cuenta en el empleo de los lodos de depuradora en terrenos agrarios es que estos puedan contaminar el suelo y afectar a la cadena alimentaria. Los principales riesgos de emplear este tipo de fertilizantes elaborados a partir de lodos es su contenido en microorganismos patógenos y contaminantes orgánicos e inorgánicos.

En los lodos pueden encontrarse bacterias, hongos o virus que propagan distintas enfermedades, desde problemas digestivos a patologías más peligrosas. “Estos riesgos se ven mitigados por el poder de eliminación que tienen los microorganismos naturales del suelo, que en el caso de suelos fértiles y con un alto contenido en materia orgánica y nutrientes, son capaces de reducir rápidamente estas poblaciones de patógenos, siempre y cuando no pasen al agua”, explica el catedrático en Edafología y Química Agrícola de la USC, Felipe Macías.

Los suelos fértiles pueden neutralizar la presencia de patógenos en los lodos. El riesgo está en que estos patógenos lleguen al agua

El riesgo por lo tanto se incrementa en terrenos próximos a cursos de agua o suelos con escasa capacidad de retención. Lo mismo ocurre con la presencia de compuestos orgánicos tóxicos o de difícil eliminación, conocidos como COP, como fármacos o antibióticos, según apuntan los expertos. El hecho de que estos microorganismos resistentes a antibióticos puedan llegar al ser humano, mediante la cadena trófica, motiva que se haya solicitado que se evalúe también el estado sanitario de los suelos con respecto a resistencia a antibióticos.

Otro de los factores que condicionan el uso de los lodos es la presencia de metales pesados especialmente tóxicos como pueden ser el arsénico, cadmio, cobre, níquel, zinc o mismo mercurio o selenio, entre otros. Este tipo de metales, al contrario que ocurre con los contaminantes orgánicos o los patógenos, no se llegan a destruir, sino que se acumulan en el suelo y pueden terminar pasando a distintos organismos hasta llegar a los humanos.

“Cuando se habla de lodos de depuradora se hace una generalización de algo que es extraordinariamente variable. Los lodos de depuradora no son todos iguales en composición y peligrosidad, los hay que apenas contienen contaminantes e incluso se podrían emplear directamente y otros, en cambio, tienen muchos componentes peligrosos y contaminantes”, puntualiza Macías.

Macías: “Puede haber suelos con alto contenido en metales pesados en los que los riesgos son mínimos y otros con tasas bajas que suponen un peligro”

La acumulación de los metales pesados en los suelos también está condicionada por las características del propio suelo, como la acidez y la evolución de los metales pesados en estas tierras también va a condicionar que rematen implicando un riesgo o no, tal y como apunta Macías. “Puede haber suelos con altas concentraciones de metales pesados en los que los riesgos son mínimos y otros con contenidos bajos en los que el agua, los organismos y plantas tienen problemas y pueden causar daños y riesgos graves”, señala.

Controles sobre los lodos

Uno de los aspectos claves en la aplicación de los lodos en terrenos agrarios pasa por el análisis de los lodos que se emplean y las características de los suelos, para así evitar esta acumulación y los riesgos derivados, como apuntan distintos expertos. El control que se hace de los lodos y de su aplicación es fundamental para la utilización de estos residuos. Y también uno de los puntos que más críticas suscita.

“Las malas prácticas en los tratamientos por parte de algunas empresas, muchas veces para reducir costes o por no saber cómo tratarlos adecuadamente, y la falta de control de los agentes públicos fue lo que provocó los problemas en Galicia en las últimas décadas”, señalan desde Adega.

El colectivo ecologista incide en que los lodos pueden ser una vía de introducción de contaminación en los suelos no sólo agrícolas, sino también forestales o incluso en la regeneración de suelos dañados y sensibles si no son tratados adecuadamente. Las malas prácticas han provocado que se acumulen residuos diversos, presentes en estos lodos ya a simple vista, en las parcelas.

Adega: “Los problemas con los lodos en Galicia se deben a las malas prácticas de algunas empresas y a la falta de control de la Administración”

As estas malas prácticas se suma que, en ocasiones, estos mismos gestores ineficientes ofrezcan a los ganaderos de manera gratuita lodos sin todas las garantías. “Cuando acumulan mucho material y no tienen para donde llevarlo se lo ofrecen gratis para librar el espacio pero viene oliendo mucho y trae muchos restos. Yo prefiero no meter eso en la tierra, no me convence, pero hay quien lo emplea”, apunta un ganadero de la zona de Touro.

Por el contrario, los lodos de calidad si se estabilizan y reciben un tratamiento idóneo “su uso en la agricultura es una forma más sostenible de reciclado de estos residuos que la eliminación en escombrera o la incineración”, afirman desde el colectivo ecologista.

El uso de los lodos en la agricultura es una de las soluciones que contempla la Unión Europea para estos residuos, considerando una práctica de economía circular, en la que el residuo pasa a convertirse en recurso. “Que sea sostenible no significa que no tenga riesgos asociados a las características del propio material o al manejo que se hace de él. Esos riesgos deben mantenerse a raya para que no den lugar a efectos negativos importantes”, concreta López Fabal.

Otra de las ventajas que presentan los lodos tratados adecuadamente para su uso agrario es que suponen un ahorro neto frente a otros fertilizantes químicos convencionales de entre un 5 y un 15%, segundo informan desde las empresas de valorización y como se recoge en estudios realizados en países nórdicos, Canadá o Inglaterra.

En Galicia hay 20 empresas autorizadas para el tratamiento de los lodos y de ellas 13 con permiso para la valorización de uso agrario

A día de hoy en Galicia hay 20 empresas autorizadas para el tratamiento de los lodos y de ellas 13 firmas cuentan con permiso para la valorización de lodos para uso agrario, según la Consellería de Medio Ambiente que es también la encargada de hacer los análisis y controles de los residuos que se emplean y de los que se obtienen para aplicar en las tierras.

El control y seguimiento de los suelos en los que se aplican los lodos corresponde a la Consellería de Medio Rural. Este control se aplica sobre los conocidos como lodos tratados PTLD (productos de tratamiento de lodos de depuradora) mientras que, sobre los fertilizantes elaborados total o parcialmente a partir de lodos de depuradora no se realiza un seguimiento puesto que no se recoge nada al respeto en el Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, que regula los productos fertilizantes.

La aplicación de los lodos tratados se lleva a cabo en ayuntamientos de toda Galicia segundo informaron desde Medio Rural. Así, el uso de estos lodos estaba autorizado en ayuntamientos como Tomiño, Arteixo, Tordoia, Trazo, Vedra, Muxía, Coristanco, Santiago, Santa Comba, Zas, Cesuras, Agolada, Ribeira, Sober o Ribadeo en los últimos meses.

Tratar los lodos con cal viva: Agroamb

Entre las empresas que están realizando una valorización de los lodos de depuradoras en Galicia para emplearlos en suelos agrarios se encuentra la firma Agroamb Prodalt, con sede en Castro de Rei (Lugo). Es la primera firma dada de alta en Galicia en utilizar los lodos y similares (estiércoles, digestatos, cenizas, conchas, biomasa…) con fines agrarios.

En esta empresa transforman los lodos en fertilizantes agrícolas. Para eso, llevan a cabo un proceso de higienización con cal viva y dejando madurar los lodos hasta obtener un fertilizante y lograr que el lodo se estabilice y reducir también los olores. El resultado son abonos fertilizantes y enmiendas con un alto porcentaje de materia orgánica, además de nitrógeno, fósforo y potasio.

Agroamb: “Son muy importantes los análisis de los lodos desde un principio. Si no se ajustan ni siquiera entran en la planta”

“Para nosotros son muy importantes los análisis que se hacen de los lodos desde un principio, ya que si no se ajustan a los parámetros marcados ya ni siquiera entran en la planta”, explica Josefa de León, responsable de Competitividad Estratégica de la firma.

Estos análisis se complementan, según la empresa, con un proceso de seguimiento del fertilizante y de su aplicación, asegurando la trazabilidad en todo momento. “Realizamos incluso un plan agronómico para ajustar el fertilizante a las características del suelo y saber qué cantidad se puede aplicar y cuánto se precisa dependiendo del cultivo que vaya a tener la parcela”, apunta de León.

Desde Agroamb aseguran que se está haciendo un seguimiento que permite conocer la parcela en la que se aplicaron los fertilizantes, las cantidades y las características del producto. En sus instalaciones al año tratan alrededor de 200.000 toneladas de lodos.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información