Investigadores del CSIC catalogan 13 variedades de olivos autóctonos de Galicia

Una investigación del CSIC descubre trece tipologías de olivos autóctonos, en un trabajo aún por concluir. El hallazgo abre la puerta a una producción de aceite gallego diferenciado y de calidad en base a estas variedades

Investigadores del CSIC catalogan 13 variedades de olivos autóctonos de Galicia

Carmen Martínez, directora de la investigación.

Una reciente investigación, aún en proceso, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha catalogado ya más de una docena de variedades de olivos autóctonos. Aunque en las plantaciones recientes de olivos en Galicia las variedades foráneas como la Arbequina o la Picual, propias de Cataluña y Jaén respectivamente, son las predominantes, este estudio abre la puerta a optar por variedades autóctonas en la producción de aceite en la comunidad. Además, los primeros resultados del trabajo revelan una baja incidencia de afecciones sanitarias en los olivos gallegos y gran calidad y originalidad del aceite de estas variedades.

El año pasado, dos variedades de olivo autóctonas de Galicia, la “Brava gallega” y la “Mansa Gallega”, obtuvieron por primera vez el reconocimiento oficial y legal mediante una resolución de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios. Un primer paso que ahora complementa el descubrimiento y catalogación de trece variedades diferenciadas de olivos autóctonos. Un número que aún puede incrementarse ya que los trabajos de investigación que lleva a cabo el grupo de Viticultura de la Misión Biológica de Pontevedra del CSIC aún no han concluido.

“Hasta el momento no existía ningún grupo de investigación ni había dato alguno sobre el posible carácter autóctono de las variedades”, recuerda Carmen Martínez, directora del grupo. Fue en 2012 cuando se abrió una primera línea de investigación al respecto, que se complementaría con el actual proyecto financiado por la Fundación Juana de Vega iniciado en 2017 y cuyos resultados comienzan a verse ahora.

Más de 270 variedades autóctonas en España

España es el primer país productor de aceite de oliva además del primero en superficie olivarera. Se contabilizan un total de 272 variedades autóctonas de olivo en el país, de las 1.200 variedades de origen europeo registradas, cuya procedencia es la zona del Mediterráneo.

Los estudios realizados hasta el momento y que contabilizan estos registros se centran en la zona sur-este de la península, y Galicia ha quedado excluida sistemáticamente pese a que la producción de aceite, aunque anecdótica, ha sido un cultivo histórico en determinadas zonas gallegas. De ahí que, como señala la experta apenas se hayan encontrado con referencias a la producción o a los olivos en Galicia.

13 tipologías de olivos gallegos

Por el momento, la investigación ha permitido ya la catalogación de 13 variedades diferenciadas y autóctonas de Galicia. Una conclusión que lleva parejo un trabajo tanto de documentación como de análisis de campo en el que el grupo ha recorrido el territorio gallego en una fase de muestreo de los ejemplares centenarios. “Hemos realizado entrevistas con los agricultores de más edad que nos pudiesen reportar información sobre los olivos más antiguos. Luego ellos también nos han acompañado en la localización de estos ejemplares”, detalla Martínez.

Han localizado los ejemplares con la colaboración de agricultores que les han aportado información sobre los olivos más antiguos

Una vez localizados los olivos, el grupo ha realizado estudios botánicos y agronómicos durante varios años para lograr resultados contrastados ya que las condiciones climáticas influyen en las características del fruto y el aceite cada año, por lo que es preciso repetir el estudio durante varias campañas para lograr datos fiables de las características generales, de los frutos y los aceites. También han analizado el ADN de la planta en este proceso de identificación. “Hemos trabajado con 16 microsatélites, una cifra muy elevada para este tipo de investigaciones y que ha acarreado un gran trabajo”, detalla la científica.

En la fase de identificación, el grupo también ha realizado una descripción botánica de los ejemplares y variedades en las que han detallado la flor, la hoja o las olivas. Esta etapa del proceso ha sido clave para poder compararlos con otras variedades de distintos países y de otras zonas de España. También han hecho una comparación con la bibliografía científica con tipologías de otras regiones europeas. “Es un proceso laborioso pero nos permite concretar que realmente son variedades autóctonas”, explica Martínez.

Aceite de calidad

Los primeros resultados del estudio revelan una baja incidencia de afecciones sanitarias en los olivos gallegos

El estudio pormenorizado de los ejemplares de olivos en Galicia también ha permitido constatar que apenas están afectados por patologías sanitarias que se están extendiendo a gran velocidad en otras zonas de la Península Ibérica. “Hemos detectado un muy bajo porcentaje de olivos infectados por virus”, concreta la experta.

La investigación también ha incluido la elaboración, a pequeña escala, del aceite de estas variedades y los primeros resultados arrojan que se trata de aceites de gran calidad además de originales.

Comercialización de estas variedades

El proyecto ha puesto también el foco en otro de los aspectos claves: la conservación de las especies localizadas. Por este motivo, desde el propio centro están llevando a cabo labores para conseguir el enraizamiento de esquejes de estos ejemplares para asegurar la conservación de las variedades descritas. En concreto, realizarán una plantación en una parcela del CSIC con este fin.

Aguardan suministrar las primeras plantas estándar al sector este mismo año

Esta plantación permitirá, además, la transferencia de planta al sector productivo. “Nuestro objetivo es que las plantas lleguen a los viveros de una forma legal y ordenada”, apunta Martínez. De hecho, ya están constatando una importante demanda tanto por parte de los viveros como de productores interesados en contar con variedades autóctonas. Desde el centro de investigación aguardan disponer de planta estándar incluso ya este año de manera que puedan comenzar a distribuir las primeras estaquillas a los viveros. Aunque la planta certificada tardará aún varios años, dado el proceso legal que debe seguir.

Martínez también matiza que sería interesante abordar también otros aspectos claves como la definición de un marco de plantación ajustado a estas tipologías antes de que comience a comercializarse para la producción profesional de oliva en Galicia.

120 olivos centenarios

Olivo centenario en Quiroga

Olivo centenario en Quiroga

En esta investigación, el grupo ha localizado un total de 120 olivos centenarios repartidos por toda Galicia. Este estudio de los ejemplares más antiguos les ha permitido no solo descubrir estas variedades autóctonas sino profundizar en el conocimiento y evolución del olivo en esta región. Precisamente, al identificar estas variedades autóctonas han constatado también que, pese a que los agricultores tienen cierta facilidad para diferenciar algunas características de unas y otras, realmente le llaman lo mismo a plantas que claramente son variedades diferentes. No existe una nomenclatura concreta para este abanico de variedades distintas, por lo que “a diferencia de lo que ocurrió, por ejemplo, en el proceso de recuperación de las variedades autóctonas de vid, cuyo cultivo había casi desaparecido en muchas zonas, pero se conocían aún los nombres que los viticultores utilizaban para referirse a ellas y diferenciar unas de otras (Albariño, Godello, Treixadura, Caíño….), en este caso tendremos que bautizar las distintas variedades”, comentaba Martínez, quien también se ha encargado a lo largo de los últimos 30 años de la recuperación de las variedades vinícolas en Galicia y que observa grandes similitudes entre ambos procesos.

Tendrán que bautizar las variedades localizadas ya que no existen nombres específicos para los distintos tipos

Entre los ejemplares más antiguos, los expertos también han localizado olivos de variedades foráneas, sobre todo de Arbequina y Picual. Si bien, aunque al comienzo de la investigación esperaban también localizar plantas de variedades oriundas de Portugal, apenas han contabilizado 4 olivos de este tipo. Lo mismo ha ocurrido con la variedad conocida como Gallega, muy extendida en Portugal, y pese a lo que inicialmente podían aguardar no han detectado de momento ningún ejemplar de esta tipología.

Pese a los resultados iniciales de este proyecto, la investigadora apunta a la necesidad de realizar un estudio amplio sobre las olivas en Galicia para poder fomentar la recuperación de estas variedades y ofrecer un producto diferenciado. Martínez incide también en que los olivos autóctonos pueden ser una alternativa más adaptada a las condiciones de Galicia frente a otras variedades como la Arbequina, la más popular en las grandes plantaciones gallegas, que tiene dificultades para ajustarse al clima gallego.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información