Un Plan Forestal de buenas intenciones

Medio Rural anuncia que quiere crear 225.000 hectáreas de pastizales en el monte. Marca el objetivo de detener la expansión del eucalipto y aumentar la superficie de pinos y frondosas

Un Plan Forestal de buenas intenciones

El Consello Forestal, en el que participan la Xunta y organizaciones del sector, ha valorado hoy el borrador del Plan Forestal.

El borrador del Plan Forestal de Galicia, que se analizó hoy en el Consello Forestal, presenta una serie de declaraciones de intenciones que generan dudas en el sector. El documento se marca objetivos para aumentar la masa arbolada de pinos y castaños, para limitar la expansión del eucalipto y para crear más de 225.000 hectáreas de pastizales en el monte en los próximos 20 años. Lo que se desconoce es cómo proyecta la Xunta llevar a la practica esos objetivos.

El Plan Forestal se le presentó hoy al sector forestal para la realización de aportaciones y se espera que en el primer trimestre del año pueda pasar al Parlamento para su debate y aprobación.

Entre las grandes cifras del Plan, destaca el compromiso de la Xunta para crear 225.000 hectáreas de pastos en el monte, un dato que está suscitando estos días incredulidad entre los ganaderos, máxime cuando la Consellería no convocó en los últimos años ninguna línea de ayudas para la implantación de pastizales. Sólo hubo acuerdos puntuales para apoyar proyectos concretos, pero de una dimensión reducida, alejada de las cifras que pone ahora sobre la mesa la Xunta: más de 11.000 nuevas hectáreas de pastos al año.

Medio Rural aspira a duplicar las cortas de madera en Galicia sin apenas aumentar la superficie forestal

En cuanto a la superficie forestal arbolada, que ronda en Galicia los 1,4 millones de hectáreas, la intención de Medio Rural es aumentar ese espacio en 125.000 hectáreas, unas 50.000 de pinos, 50.000 de frondosas -la mitad de castaños-, y algo más de 20.000 hectáreas de eucalipto nitens. El aumento del eucalipto nitens se haría con una reducción paralela de la presencia del eucalipto en masas mixtas, con lo cual la superficie total de la especie no aumentaría, según las previsiones de la Xunta.

Tales objetivos abren nuevamente el interrogante de las medidas que se van a adoptar por la Xunta para avanzar hacia ese escenario. Por ejemplo, en los últimos años, el pino, en lugar de aumentar superficie, está perdiendo superficie en favor del eucalipto nitens, según la percepción del sector.

“Si en Galicia el monte fuera público, los objetivos del Plan Forestal tendrían una sencilla traslación al monte, pero en Galicia el monte es mayoritariamente privado o vecinal” -valoraba a la salida del Consello Forestal el responsable de la Asociación Sectorial Forestal Galega (Asefoga), Jacobo Feijoo.- “Queda por saber qué políticas se van a adoptar para llegar a estas cifras, y de eso no se habló nada por el momento”, subraya.

Entre las cuestiones que quedan por aclarar, figura el borrador de decreto por el que la Xunta proyectaba limitar la plantación de eucalipto en 19 municipios del centro-sur de Lugo y en la provincia de Ourense. También está aún sin concretar el futuro de los montes vecinales conveniados con la Administración. Medio Rural proyecta cancelar todos los convenios en los próximos años y ofrecer la firma de un nuevo contrato de gestión, que aún no ha presentado.

Galicia corta 53 toneladas de cada 100 que crecen en el monte. En países como Suecia o Portugal, la tasa de tala supera el 80%

En definitiva, el Plan Forestal presenta unos objetivos claros, pero queda por definir la hoja de ruta, que probablemente se plasmará en parte a través de los Planes de Ordenación de Recursos Forestales (PORF) con los que se quiere dotar a cada Distrito Forestal. La idea es que estén todos los PORF funcionando en un plazo de diez años.

Aumento de la productividad
Otro de los caballos de batalla del Plan Forestal es el aumento de la productividad. La Xunta quiere duplicar la madera que se corta en Galicia sin apenas aumentar la superficie forestal. Uno de los problemas del sector forestal de la comunidad es que el porcentaje de aprovechamiento de la madera es escaso. De cada 100 toneladas de madera que crecen en el monte gallego, sólo se cortan 53. En países con importancia maderera, como Finlandia, Suecia o Portugal, la tasa está por encima del 80%.

En Galicia, en las plantaciones de pino y eucalipto, se cortan alrededor de 65 toneladas de cada 100 que crecen en el monte. El problema principal, desde una perspectiva de producción sostenible, se registra con las frondosas, en las que la tasa de tala no supera el 15%.

Decreto de masas de frondosas consolidadas
La Xunta presentó también en el Consello Forestal un borrador de decreto sobre masas frondosas consolidadas. El objetivo es que en las masas de frondosas caducifolias de al menos 20 años y 15 hectáreas, una mayoría de los propietarios pueda solicitar la inscripción de la masa en un registro de masas de frondosas consolidadas, con la idea de hacer una gestión en conjunto.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información