Siete nuevos positivos de nematodo del pino en el sur de Pontevedra

La detección de nuevos casos en O Porriño, Tui, Ponteareas y Salvaterra obliga a delimitar todo el sur de la provincia de Pontevedra como zona demarcada de la plaga, en la que se aplicarán medidas de control sobre los movimientos de madera

Publicidade
Siete nuevos positivos de nematodo del pino en el sur de Pontevedra

En líneas rojas, la nueva zona demarcada por la plaga; en triángulos negros, los puntos de los nuevos positivos, y en manchas verdes, los incendios de 2017.

La plaga de nematodo del pino está expandiéndose en el sur de Pontevedra en torno a los dos casos positivos que ya se habían detectado en el 2010 (As Neves) y en el 2016 (Salvaterra de Miño). La Xunta ha confirmado hoy la detección de siete nuevos positivos en un radio de 20 kilómetros a los casos anteriores. Afectan a los concellos de O Porriño (4 positivos), Tui (1), Ponteareas (1) y Salvaterra do Miño (1).

Ante la expansión del problema, la Xunta ha optado por delimitar como zona demarcada de la plaga todo el sur de la provincia de Pontevedra, en la que habrá una especial vigilancia de las masas de pinos y un control de los movimientos de madera.

Preocupan 1.000 hectáreas de madera quemada en 2017 pendiente de corta, pues constituyen un foco de atracción para el insecto vector de la plaga

La plaga del nematodo del pino, muy extendida en el centro y sur de Portugal, constituye una seria amenaza para los pinares gallegos, pues el nematodo, un gusano microscópico, provoca un serio decaimiento de los árboles, causando su muerte.

La transmisión del nematodo se realiza por medio de un insecto vector, el ‘Monochamus galloprovincialis’, que presenta una especial querencia por los pinos secos o decaídos. Esta circunstancia obliga a la eliminación de todos los árboles con síntomas de debilidad en la zona demarcada.

Control de los árboles decaídos
Los propietarios son los responsables en primer término de la eliminación de los pies sintomáticos, pero en la práctica la propia Administración se está encargando todos los años de la tala de los árboles decaídos por medio de un contrato con la empresa pública Tragsa. El escenario actual en el sur de Pontevedra es poco alentador, pues hay millares de hectáreas afectadas por los incendios de otoño del 2017 y aún queda madera quemada en el monte pendiente de extracción.

La Xunta calcula que en el último año taló en el sur de la provincia unas 7.000 hectáreas afectadas por los fuegos en montes vecinales que tienen convenios con la Administración, pero estima que aún quedan unas 1.000 hectáreas sin cortar de propietarios particulares o comunidades de montes. La tala y saca de toda esa madera del monte, en consenso con los propietarios, es una de las prioridades que se marca la Administración.

Radio de 100 metros a los positivos
Tras la declaración de los nuevos siete positivos, el primer paso a afrontar será la eliminación de todos los árboles que están en un radio de 100 metros a los puntos en los que se detectaron los positivos. Dado que dos de los positivos estaban muy próximos, se optó por fijar cinco puntos de eliminación y destrucción del arbolado en un radio de 100 metros: 2 en O Porriño, 1 en Tui, 1 en Ponteareas y 1 en Salvaterra do Miño.

La Xunta le dará de plazo a los propietarios hasta el 1 de abril para ejecutar esos trabajos. De no hacerlos, será la Administración la que se ocupe.

La Consellería de Medio Rural ha mantenido esta mañana una reunión con los alcades de la zona y con representantes de los propietarios forestales para trasladarles el nuevo escenario. La declaración de todo el sur de la provincia de Pontevedra como zona demarcada obligará a extender la vigilancia de los pinares, el muestreo de árboles -en busca de posibles positivos-, y el trampeo del insecto vector de la plaga, el ‘Monochamus galloprovincialis’.

Talas y movimientos de madera
La segunda consecuencia de la zona demarcada es que toda la madera de pino que se corte tendrá que ser transformada y tratada en la propia zona antes de su salida. Esta situación obliga a todos los aserraderos del sur de la provincia a dotarse de cámaras de tratamiento térmico -en caso de no tenerlas-, pues la normativa obliga a que la madera se someta a un tratamiento de 56º centígrados durante 30 minutos.

La única buena noticia para el sector forestal es que las talas de madera podrán seguir haciéndose con normalidad a lo largo de todo el año, pues la Xunta decidió no prohibir las talas durante el periodo de vuelo del insecto vector de la plaga, de abril a octubre, como sí había hecho tras la detección del primer positivo del 2010.

Municipios en zona demarcada
Los concellos total o parcialmente incluidos en zona demarcada son los siguientes: Arbo, Baiona, A Cañiza, Covelo, Crecente, Fornelos de Montes, Gondomar, A Guarda, Melón,Mondariz, Mondariz- Balneario, Mos, As Neves, Nigrán, Oia, Pazos de Borbén, Ponteareas, O Porriño, Salceda de Caselas, Salvaterra de Miño, Redondela, O Rosal, Tomiño, Tui, y Vigo.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información