“Si hay algún momento en el que parar al nematodo del pino, es ahora”

Entrevistamos a la investigadora Begoña de la Fuente, que ha realizado una modelización de cómo se expandirá hacia Galicia y al resto de España la plaga del nematodo del pino, que se extiende de forma natural procedente de Portugal

“Si hay algún momento en el que parar al nematodo del pino, es ahora”

Begoña de la Fuente.

La ingeniera de montes Begoña de la Fuente está volcada desde 2015 en investigaciones sobre el impacto que tendrá la plaga del nematodo del pino en España. Su previsión apunta a que en 2022 el frente de avance de expansión de la plaga, que se extiende imparable por Portugal, alcanzará de lleno el sur de las provincias de Ourense y de Pontevedra, si como hasta ahora las medidas de contención no consiguen frenarla. En la actualidad, en España hay declarados ocho focos ‘satélite’ activos de nematodo del pino (siete en Galicia -cinco declarados la pasada semana- y uno en Salamanca, detectado en 2018). Otros tres focos (dos en Cáceres y otro en Salamanca) se dieron por erradicados el año pasado, tras cuatro años sin nuevos positivos.

La investigadora publicó en 2018 sendos artículos, uno de ellos modelizando la dispersión del nematodo para predecir su entrada en España a partir de los movimientos de su insecto vector, y otro sobre el impacto del mismo en los espacios protegidos de la Red Natura 2000. En estos momentos continúa con el estudio de la dispersión futura del nematodo por toda la península, considerando el impacto que tendrá el cambio climático en la plaga.

De la Fuente, que desarrolló parte de su trabajo del nematodo en el Joint Research Center (JRC) de la Comisión Europea, colabora actualmente como experta para la Comisión y es funcionaria en excedencia de la Junta de Castilla y León, donde ha desarrollado su actividad profesional durante más de 10 años.

Resúmenos en qué consiste el trabajo que has elaborado sobre las perspectivas de entrada de la plaga del nematodo del pino en España.
– Evaluamos por dónde va a entrar la plaga en España y cuándo, a partir de su dispersión natural desde las zonas infectadas en Portugal. Esta evaluación la realizamos mediante un modelo predictivo desarrollado a tal efecto y validado con los datos de la expansión de la plaga en Portugal desde su primer foco en 1999 cerca de Lisboa, que el modelo ha sido capaz de reproducir con alta fiabilidad.

Es importante saber por dónde va a entrar la plaga para focalizar el trabajo de prevención. Los presupuestos no son infinitos y no se puede tener un control por igual en toda la extensísima frontera de España con Portugal.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que esos patrones de expansión pueden cambiar por saltos de la plaga no asociados a una expansión natural, tales como, por ejemplo, un transporte de madera procedente de una zona infectada a otra libre de esta enfermedad. Este transporte de madera desde las zonas con presencia del nematodo normalmente está fuertemente limitado, regulado y vigilado, pero en caso de que hubiera una expansión de la plaga por esta vía, podría acelerar la expansión de la enfermedad más allá de lo previsto por el modelo.

En el artículo que publicastes el año pasado, Galicia, en concreto la provincia de Ourense, aparecía como una de las primeras zonas de entrada de la plaga en España. ¿Qué perspectivas manejas?
– En la modelización que elaboramos, en base a los focos de nematodo declarados en Portugal en 2016, Galicia aparecía como la primera Comunidad que iba a ser alcanzada por el nematodo, en concreto la provincia de Ourense, en torno a 2022, incluso por delante de la Sierra de Gata (Salamanca), que es otro de los puntos que se identificaron como críticos en el estudio.

“Galicia aparece como la primera comunidad en ser alcanzada por el frente de expansión del nematodo, incluso por delante de la Sierra de Gata”

Con los últimos datos disponibles sobre la infección en Portugal, correspondientes a junio de 2018, observamos varios saltos importantes de nematodo hacia el noroeste del país, dentro del distrito portugués de Viana do Castelo, probablemente asociados a transportes de madera infectada, y esa circunstancia hace que empeoren los pronósticos para Galicia. Ahora el sur de Pontevedra se ha convertido en una de las primeras zonas en las que se predice que el frente de avance de la expansión llegue a España, a partir de esos nuevos focos de infección detectados recientemente en Portugal, probablemente de forma simultánea a la provincia de Ourense.

El sur de Pontevedra suma ya en la actualidad siete focos de nematodo y convive desde 2010 con una zona demarcada por la plaga. ¿Qué diferencia representará la previsible llegada del nematodo a través de la frontera lusa?
– Los focos que han aparecido en Galicia hasta el momento son lo que se llaman focos satélite, aquellos que se producen de manera discontinua previamente a la llegada del frente principal de avance de la expansión, probablemente como consecuencia de comportamientos dispersivos atípicos o extraordinarios de ciertos individuos, en este caso del insecto vector.

“Los nuevos focos declarados en Galicia son focos satélite, el problema será más grave cuando llegue el frente principal y continuo de expansión de la plaga”

Los nuevos focos declarados estos días en Galicia podrían ser focos satélite procedentes de las zonas infectadas más recientemente al noroeste de Portugal o escapes del foco inicial ya existente en territorio gallego, es complicado saberlo. En todo caso, erradicar estos focos es de vital importancia para evitar que la dispersión se acelere. Sin duda, es el momento de actuar de forma contundente. No hay un momento mejor para parar la dispersión del nematodo en Galicia; ese momento es ahora.

El problema será más grave cuando los saltos no sean aislados, sino asociados a la llegada del frente principal y continuo de la expansión, que según las previsiones de nuestro modelo se producirá antes de 2022 si nuestros colegas portugueses no consiguen contenerlo. Debemos estar preparados para afrontar esta amenaza.

Perspectivas de impacto de la plaga del nematodo en Galicia en 2022

dispersion nematodo galicia

Leyenda mapa

Expansión natural del nematodo del pino hacia Galicia previsto para el año 2022 mediante la aplicación del modelo desarrollado por De la Fuente et al (2018, Journal of Applied Ecology, actualizado a partir de las zonas infectadas en Portugal hasta junio de 2018, según los datos de infección proporcionados por el Instituto da Conservação da Natureza e das Florestas de Portugal.

Como puede observarse en la figura, a raíz de la aparición de nuevos focos en el noroeste de Portugal durante los años 2017 y 2018, concretamente en el Distrito de Viana do Castelo, en torno a las poblaciones de Lavradas (1), Fornelos (2), Deão (3) y Oriz (4), la entrada del frente de avance de dispersión natural del nematodo del pino por el suroeste de Pontevedra (comarca de O Baixo Miño) se producirá previsiblemente a la vez que por el sureste de Ourense (comarca de Verín), infectándose ambas comarcas antes del año 2022, lo que en el caso de Pontevedra supone un adelanto en la entrada del nematodo respecto a las previsiones de expansión que se proporcionaron en De la Fuente et al (2018) usando datos de las zonas infectadas en Portugal hasta el año 2016.

Viendo el escenario que dibujas, de llegada del frente de avance del nematodo al sur de Pontevedra y al sur de Ourense en torno a 2022, no cabe ser muy optimistas…
– Yo quiero serlo. Tenemos que hacer todo lo posible. Una vez el nematodo se dispersa ampliamente es muy difícil pararlo completamente, pero podemos ralentizar su avance y con ello la magnitud de los impactos económicos y ecológicos que provoca. Es importante invertir en medios y personal para luchar contra esta grave enfermedad, que a día de hoy es la mayor amenaza que se cierne sobre nuestros pinares.

“Será difícil parar al nematodo por completo, pero se puede ralentizar su avance y reducir la magnitud de su impacto”

Todos los años, en invierno, antes de que emerja el insecto vector del nematodo, el ‘Monochamus galloprovincialis’ -que inicia su periodo de vuelo en torno al 1 de abril, aunque depende de cómo vaya la primavera de adelantada cada año-, es necesario actuar en la zona demarcada de la plaga para eliminar del monte todos los árboles que presenten decaimiento. Si no se eliminan esos árboles y resulta que están infectados por el nematodo, cuando emerjan las nuevas generaciones de ‘Monochamus’,lo harán ya portando el nematodo en su cuerpo, dispersando aún más la plaga.

También durante el periodo de vuelo del insecto vector, en primavera-verano, es necesario aplicar un trampeo masivo de este insecto que asegure la captura de una parte importante de su población. Los ‘Monochamus’ capturados, así como las muestras tomadas sobre los árboles apeados por presentar síntomas de decaimiento, deberían ser analizados en laboratorio con el fin de determinar si están infectados o no, ampliando consecuentemente la zona demarcada con los nuevos positivos. Esto forma parte del protocolo que establece la legislación europea para evitar la expansión del nematodo. También las franjas de corta alrededor de los árboles infectados son necesarias para evitar que por temas de latencia (árboles infectados pero asintomáticos) se nos queden en el monte pinos infectados.

Tras la detección del primer foco en Galicia, en As Neves (2010), la corta y transporte de madera estuvo restringida varios años en la zona demarcada durante el periodo de vuelo del insecto vector, entre abril y octubre, aunque estos últimos años ya no se está aplicando esa medida. ¿Sería precisa alguna restricción de cortas y movimiento de madera?
– Desde luego la medida que mencionas es a mi modo de ver muy efectiva y necesaria, pues transportar al insecto infectado en camiones es una de las formas más rápidas de acelerar la dispersión de la plaga. También entiendo que hay mucha gente en Galicia que vive del sector de la madera. Lo que puedo decir es que las empresas y los propietarios forestales deben cumplir las medidas de prevención que se deben adoptar. Aunque eso supone un sacrificio en las zonas afectadas, mucho peores serían para todo el sector forestal las consecuencias a medio y largo plazo de no aplicar con rigor estas medidas. La madera sólo puede salir de la zona demarcada si está tratada de acuerdo a lo que establecen los protocolos para evitar la dispersión de la plaga, portando el pasaporte fitosanitario que así lo acredite.

Teniendo en cuenta las perspectivas que se avecinan, ¿qué mensaje se le puede trasladar a los propietarios de pinares de la zona demarcada?
– Es necesario anticiparnos y gestionar activamente nuestros pinares con el objetivo de mejorar la vitalidad de las masas y, donde sea factible ecológicamente, favorecer a las estructuras del bosque y a las especies menos vulnerables a la enfermedad.

“Es necesario gestionar activamente los pinares para mejorar la vitalidad de las masas y, donde sea posible, favorecer especies alternativas”

Lo que está claro es que la no gestión no es una solución.Tenemos que trabajar para que nuestros bosques sean resilientes y por tanto capaces de absorber este impacto con el menor daño posible. Me consta que el Centro de Investigación Forestal de Lourizán está realizando un gran trabajo en obtener variedades de pino que sean resistentes al nematodo y en encontrar especies que pueden ser una alternativa. De cara al futuro, eso permitirá tener bosques menos sensibles al nematodo. Mientras tanto, hay que aplicar las medidas mencionadas para frenar, y si es posible detener, la expansión del nematodo y los daños que éste puede causar, lo que requiere del concurso de todos los agentes, desde la administración hasta los propietarios forestales.

La plaga del nematodo precisa de unas temperaturas determinadas para desarrollarse, superiores en los meses de verano a 19,4º centígrados de media, lo que según los cálculos del CIF de Lourizán, deja potencialmente un 60% de la superficie de Galicia al margen de la plaga. En ese sentido, ¿el cambio climático empeora tales perspectivas?

– La previsión en general es que con el cambio climático haya mayor frecuencia e intensidad de ataques de patógenos, y las evidencias disponibles indican que el nematodo de la madera del pino no es una excepción. La mayor parte de la península ibérica ya tiene en la actualidad condiciones climáticamente adecuadas para el desarrollo de la plaga del nematodo. Sólo hay una franja en el Norte en la que en principio no se desarrollaría la enfermedad, lo que engloba a una buena parte de Galicia como dices, pero una subida de temperaturas medias de 1 – 1,5º centígrados hará que esa franja sea cada vez más estrecha.

Podemos por tanto pensar que en el futuro habrá, como consecuencia del cambio climático, una parte significativamente mayor en Galicia susceptible a la enfermedad de decaimiento del pino provocada por el nematodo.

'Monochamus galloprovincialis', insecto vector de la plaga del nematodo del pino. / Imagen: Ángel Herrero Álvarez.

‘Monochamus galloprovincialis’, insecto vector de la plaga del nematodo del pino. / Imagen: Ángel Herrero Álvarez.

¿Cómo opera la plaga del nematodo?

– El nematodo del pino es un organismo ajeno a nuestros ecosistemas que llegó a Europa en 1999, en concreto a Setubal, en las cercanías de Lisboa, probablemente por transporte marítimo de madera infectada. Desde esa fecha, su dispersión por Portugal ha sido imparable.

Si bien el nematodo, un gusano microscópico, carece de capacidad para desplazarse por sí mismo de un árbol a otro, se asocia para su desplazamiento con un insecto autóctono, similar a un escarabajo de largas antenas, el ‘Monochamus galloprovincialis’, que está presente de manera natural en toda la Península.

“¿Por qué el insecto se asocia con el nematodo? Porque también sale beneficiado. El nematodo le proporcina los árboles que necesita para hacer sus puestas”

¿Por qué el insecto se asocia con el nematodo? Porque también sale beneficiado. El nematodo le proporciona al ‘Monochamus’ los árboles debilitados que necesita para hacer sus puestas de huevos y completar sus ciclos vitales. Si un pino está sano el ‘Monochamus’ tiene dificultades para ovopositar en el mismo, ya que el árbol emite resina que impide las puestas. Pero si un árbol está decaído, bajo en defensas y capacidad de resistencia, esas puestas son posibles. Precisamente el nematodo, al penetrar en un árbol, lo debilita dejándolo en las condiciones “perfectas”, desde el punto de vista del insecto, para poder utilizarlo como lugar de puesta.

Una vez que, en estos pinos afectados por el nematodo, el ‘Monochamus’ ha hecho sus puestas, el nematodo, teniendo su ciclo vital completamente sincronizado con el del insecto, entra en el aparato respiratorio de los nuevos insectos, previamente a su emergencia. Estos insectos lo portan con ellos en el momento de emerger del árbol y dispersarse; comienzan a volar llevando el nematodo en su interior y lo dispersan hacia nuevos árboles sanos, a los que se dirigen para alimentarse en sus ramillas y reproducirse.

En ese momento, cuando estos insectos se alimentan en otros árboles, los nematodos aprovechan las heridas que hacen los ‘Monochamus’ al alimentarse en las ramas de pinos sanos para adentrarse en estos árboles. Una vez dentro, si las condiciones climáticas son las adecuadas, y lo son en la mayor parte de España, el gusano es capaz de reproducirse a mucha velocidad, bloqueando los conductos que transportan el agua a lo largo del tronco del árbol, provocándole la muerte en poco tiempo.

Estos árboles debilitados o recién muertos por la acción del nematodo emiten, como consecuencia de su declive, una serie de sustancias características que atraen a las hembras del insecto, que saben así que ese es el momento y el hospedante propicio para hacer sus puestas en ellos y completar así su ciclo vital en su interior.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información