Resueltas las ayudas para prevención de incendios en plena época de riesgo

Medio Rural publica hoy la lista de beneficiarios, que deberán superar una serie de trámites burocráticos antes de iniciar los trabajos. Los desbroces de cortafuegos no se comenzarán a ejecutar presumiblemente antes de la segunda quincena de agosto

Publicidade
Resueltas las ayudas para prevención de incendios en plena época de riesgo

La Consellería de Medio Rural publica hoy en el Diario Oficial de Galicia (DOG) la resolución de las ayudas correspondientes a la línea de prevención de incendios forestales. Las subvenciones, por importe de 4,5 millones de euros, llegarán a 504 beneficiarios, de los cuales 464 ejecutarán desbroces y otros 40 crearán puntos de agua. La mayoría de los beneficiarios son comunidades de montes vecinales, agrupaciones y mancomunidades, y Sofor.

La resolución de las ayudas se hace un año más en plena campaña de riesgo de incendios, lo que genera malestar en el sector forestal, pues si bien eran habituales los retrasos de Medio Rural, nunca se había llegado en los últimos años hasta el 15 de julio con las ayudas sin consignar.

De hecho, el sector forestal venía pidiendo que las ayudas se resolviesen a comienzos de la primavera, de forma que los trabajos pudiesen estar realizados en el comienzo del verano. A ese respecto, hubo en el 2017 un compromiso de la Xunta para agilizar las resoluciones, pero este año el retraso vuelve a ser mayúsculo.

Tras la resolución de hoy, los beneficiarios tienen 10 días de plazo para entregar la documentación relativa a los trabajos que van a ejecutar. Medio Rural deberá de inspeccionar entonces todos los montes con expedientes aprobados para autorizar el inicio de las actuaciones, una decisión que le tendrá que comunicar a los beneficiarios. Por tanto, en el mejor de los casos, los trabajos no comenzarán presumiblemente antes de la segunda quincena de agosto. El plazo de ejecución finaliza el 31 de octubre.

Otra dificultad viene derivada del peligro que implica el trabajo con maquinaria forestal en el monte en plena época de incendios, pues hay riesgo de que chispas causadas por los trabajos generen un incendio, una circunstancia que ya se ha producido otros años.

Destino
Las líneas de apoyo que incluyen las ayudas son dos, una para control selectivo del combustible en áreas de cortafuegos, fajas auxiliares de pista, regenerados forestales y entrefajas. Su objetivo es reducir la carga de combustible presente en el monte y crear áreas de discontinuidad tanto horizontal como vertical que reduzcan la velocidad de propagación de un posible fuego.

La segunda línea es para la creación de puntos de agua que puedan prestar apoyo a los servicios de extinción de fuegos. Para esta segunda línea se destinan algo más de 500.000 euros, en tanto que para la primera se emplearán unos cuatro millones de euros.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información