Preocupación en las comunidades de montes por el retraso en la tala de la madera quemada

La Asociación Forestal de Galicia, que mantuvo ayer una reunión con montes vecinales de As Neves y Salvaterra, advierte también de la necesidad de un plan de restauración para recuperar las masas forestales

Publicidade
Preocupación en las comunidades de montes por el retraso en la tala de la madera quemada

Reunión de la Asociación Forestal de Galicia con comunidades de montes de As Neves y Salvaterra.

Pasados más de cuatro meses de los incendios forestales que calcinaron amplias superficies del sur de Pontevedra, una parte importante de la madera quemada continúa sin retirar. El problema es especialmente significativo en los montes vecinales conveniados con la Xunta, en los que la Administración está convocando con retraso las subastas para la corta de los lotes afectados, según señala la Asociación Forestal de Galicia en nota de prensa.

El descontento de las comunidades de montes con los retrasos en la tala y saca de madera quemada fue uno de los principales temas abordados en una reunión que mantuvo esta semana la Asociación Forestal de Galicia con montes vecinales de los concellos de As Neves y Salvaterra. El encuentro, que se desarrolló en As Neves, forma parte de la ronda de reuniones que está iniciando la Asociación Forestal con comunidades de montes y propietarios forestales de la provincia con el objetivo de recoger sus inquietudes.

La madera quemada está perdiendo valor en el monte y representa una diana clara para el insecto vector de la plaga del nematodo

En As Neves y Salvaterra, la preocupación por la madera quemada que continúa en el monte es doble. Por un lado, los retrasos en las talas están depreciando la madera de valor comercial, lo que repercute en un aumento de las pérdidas para los propietarios.

Por otro lado, As Neves y Salvaterra están incluidas en la zona demarcada por la plaga del nematodo del pino, lo que obliga a tener retirado del monte a 1 de abril de cada año todos los árboles decaídos o sintomáticas, susceptibles de ser propicios para albergar al insecto vector de la plaga, el ‘Monochamus galloprovincialis’, que se estima que inicia en esas fechas su periodo de vuelo.

Nematodo del pino
La cuestión, por tanto, es que toda la madera quemada en la zona demarcada tendría que estar retirada del monte a 1 de abril, de cara a prevenir posibles nuevos focos de la plaga.

Tras los incendios de octubre, las comunidades de montes vecinales y los propietarios forestales agilizaron dentro de lo posible la tala de la madera afectada con valor comercial en las superficies que gestionan ellos directamente. El principal problema radica en los montes conveniados con la Administración, donde la Xunta está sacando con retraso las subastas de los lotes afectados, según los propietarios. Ese retraso repercute además en que, dada la saturación de madera que hay en el mercado, parte de esos lotes que ahora se subastan están quedando desiertos.

Madera sin valor comercial
Otra de las preocupaciones de las comunidades de montes está en la retirada de la madera quemada sin valor comercial, en la mayoría de los casos plantaciones de pocos años. La Xunta convocó en otoño ayudas para la retirada de la madera quemada sin valor comercial, pero por el momento no ha dado luz verde a las solicitudes presentadas, por lo que esa madera continúa en el monte.

La Xunta aún no ha dado luz verde a las ayudas para la retirada de madera quemada sin valor comercial

La Administración se había comprometido también con la Asociación Forestal de Galicia a asumir la trituración de la madera sin valor comercial que las comunidades de montes no pudieran retirar por sus propios medios, pero también esta es una cuestión aún pendiente de concreción, según expone la organización.

En la zona demarcada por el nematodo y en la zona tampón con Portugal (una franja de 20 km a partir de la frontera), la Xunta mantiene acuerdos con la firma Tragsa para que acometa cada año la retirada de los árboles decaídos o sintomáticas. La Asociación Forestal de Galicia entiende que es preciso que la Xunta consensúe con las comunidades de montes y con el sector forestal cuál va a ser la actuación de Tragsa en los montes afectados por los fuegos, a fin de que su actuación contribuya a reducir los actuales problemas y a evitar conflictos.

Plan de restauración de las zonas afectadas por los incendios

La Asociación Forestal de Galicia incide, por último, en que es preciso que la Xunta ponga en marcha un plan de restauración de las zonas afectadas por los incendios, a fin de recuperar las masas forestales, sobre todo las plantaciones jóvenes con pocas posibilidades de regeneración natural. La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, se había comprometido en diciembre con la Asociación Forestal de Galicia a buscar fondos para acometer este plan de restauración, si bien por el momento no hubo noticias al respecto.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información