Ourense concentra el 60% de los puntos negros incendiarios de Galicia

La provincia acumula 46 de las 73 parroquias de alta actividad incendiaria que hay identificadas en la comunidad. La comarca del Barbanza, en A Coruña, es otro de los focos de conflictividad

Ourense concentra el 60% de los puntos negros incendiarios de Galicia

La mayor parte de las parroquias de alta actividad incendiaria se sitúan en la mitad sur de Galicia.

En la última semana, la parroquia de Quins, en el municipio ourensano de Melón, registró dos incendios forestales. El primero calcinó 160 hectáreas. El segundo, unos días después, pudo controlarse antes y sólo quemó 16 hectáreas. La reiteración e intensidad de los fuegos que se producen en Quins parecen noticia, pero la verdadera noticia sería que no hubiera incendios en la parroquia. Quins es uno de los 73 puntos negros incendiarios que Medio Rural tiene identificados en Galicia.

Los puntos negros, definidos por la Xunta como Parroquias de Alta Actividad Incendiaria, se caracterizan o bien por la dimensión que alcanzan los fuegos o bien por el alto número de incendios que se registran. En Quins (Melón) sumaron 75 fuegos en sólo un lustro (2011-15), pero no son los peores. Hay parroquias por encima del centenar de incendios en el mismo periodo.

El sector forestal demanda desde hace años medidas para enfrentar el problema

Ourense acumula un 60% de las parroquias de alta actividad incendiaria en Galicia. Los puntos negros se suceden por toda la provincia, pero hay una mayor concentración en determinadas zonas: en el este de la provincia, en especial en los ayuntamientos de A Gudiña y de A Mezquita; en el Macizo Central, en localidades como Manzaneda o Vilariño de Conso; en el sur, con puntos negros como Cualedro o Lobios; y en el noreste, con puntos negros en Cea y también en el vecino Dozón, ya en la provincia de Pontevedra.

El sector forestal es consciente de esta realidad y pide desde hace años medidas para enfrentar el problema. Gran parte de la actividad incendiaria que se registra cada verano en Galicia se concentra en puntos negros de la provincia de Ourense y de otras zonas caracterizadas por su conflictividad, como la comarca coruñesa del Barbanza.

¿Qué hacer? Medio Rural comprometió en el Plan de Defensa contra Incendios del 2016 un estudio sobre los usos del territorio en las parroquias de alta actividad incendiaria. El director xeral de Ordenación e Producción Forestal, Tomás Fernández Couto, anunció también recientemente líneas de trabajo en ese campo.

Mala gestión de la ganadería extensiva
Entre los factores que explican la concentración de fuegos en determinadas zonas, la Consellería de Medio Rural tiene identificada la mala gestión de la ganadería extensiva como una de las cuestiones importantes.

“En las áreas conflictivas, vamos a analizar qué ganaderías hay, qué comunidades de montes o qué organización de la propiedad tenemos, y hablar con todas las partes para impulsar acuerdos y regularizar el aprovechamiento de los montes”, explicó en unas jornadas el director general de Ordenación y Producción Forestal, Tomás Fernández Couto. “Queremos que en los montes con ganadería se implanten pastizales, que haya cercas, pasos canadienses y mangas de manejo”, enumera.

Con esa filosofía, las primeras actuaciones se desarrollaron en los últimos años en la comarca del Barbanza (A Coruña), que Fernández Couto considera que puede servir de ejemplo para otras zonas de Galicia con el mismo problema. El reto, reducir los puntos negros, que el año pasado eran 68 y este año 73.

Máis información
Mapa de las parroquias de alta actividade incendiaria.

image_print

Una idea sobre “Ourense concentra el 60% de los puntos negros incendiarios de Galicia

  1. Gamela

    Como hipótese de traballo deberamos contar cunha nova posibilidade incorporando as rutas do narcotráfico dende Oporto a Asturias, pasando por Cualedro.

    A aparición dun submarino abandonado nas illas Cïes ao remate dos 14 días de inferno de 2006 é outro dato de interese para defender a hipótese do narcotráfico, nas dúas ocasións (2006 – 2017) os incendios producíronse en lúa nova (cando a visibilidade nas costas é reducida) e así as descargas fanse con maior seguridade e as RUTAS quedan libres para introducir containers de cocaína ata o corazón de Europa sen risco algún, pois todos os corpos de seguridade non dan abasto ante o PÁNICO que produce o lume arredor das casas…

    Os datos existen, pero a HIPÓTESE nunca foi investigada a fondo, entre outros motivos porque a Fiscalía sempre mirou cara outro lado, por non dicir que botou terra ao asunto disque por falta de probas…

    Nas parroquias todo o mundo sabe quen blanquea cartos e constrúe casas alucinantes… pero seguimos mirando para outro lado aínda que as inversión se fagan en Sanxenxo !!!

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información