Los pinos gallegos de alta genética llegan al monte

Los viveros gallegos iniciaron en los últimos dos años la comercialización de planta derivada del programa de mejora genética impulsado por el Centro de Investigación Forestal de Lourizán. El sector espera ahora la inscripción de material tolerante al nematodo

Los pinos gallegos de alta genética llegan al monte

Ensayos de Finsa y del CIF de Lourizán con pino de mejora genética. / Archivo.

Galicia culminó en los últimos años un programa de mejora genética del pino del país (‘Pinus pinaster’) que se inició hace más de medio siglo. El Centro de Investigación Forestal (CIF) de Lourizán logró desde 2016 que tres de sus ensayos de pinos se hayan catalogado por el Ministerio como huertos de semilla de material controlado, la categoría ‘top’ en la mejora genética. Esa catalogación garantiza que las semillas de los pinos de los huerto semilleros producirán plantas que crecerán más, que serán más rectas y que tendrán menos nudos. Todo ese material está a punto para implantarse en el monte gallego.

Los viveros de la comunidad comenzaron a emplear semilla de material controlado hace poco más de dos años. Este proceso, que está en sus inicios, permitirá una mejora sustancial de la planta ofertada por los viveros, pues hasta 2016 los viveros de la comunidad se limitaban a comercializar planta convencional de pino, con la única garantía de que estaba identificada como procedente de Galicia. El mercado ofrece ahora una doble oferta, pinos con mejora genética procedentes de material controlado, catalogado como de etiqueta azul, y pinos identificados, los catalogados como de etiqueta amarilla, que tienen como única garantía que su origen es gallego.

La presidenta de la Asociación de Viveros Forestales de Galicia (Vifoga), Isabel Álvarez, apunta que comunidades de montes y propietarios deben ir concienciándose sobre la importancia de la calidad de la planta. “La realidad es que en el sector forestal tenemos una competencia fuerte por precio, aunque la planta sea uno de los menores costos de una forestación” -valora Isabel Álvarez-. “El precio de las semillas de material controlado es lógicamente superior, por lo que la mayoría de viveros estamos introduciéndolas de forma progresiva y mantenemos también una oferta de planta convencional”, señala la presidenta de Vifoga.

La perspectiva es que la difusión de los pinos con mejora genética vaya en aumento en los próximos años. “Es un proceso que necesita rodaje e información. Hay clientes que ya perciben la necesidad de una planta de calidad y que están haciendo plantaciones con los pinos con mejora genética. Cuando esas plantaciones se comiencen a desarrollar en el monte y se vea que van bien, crearán un efecto ejemplo entre los propietarios próximos, pero este es un proceso largo”, concluye Isabel Álvarez.

Huerto semilleros
Los huerto semilleros de material controlado catalogados en los últimos años se encuentran en Lalín (Pontevedra, 2018) y Gomesende (Ourense, 2016). A estos hay que sumar lo de A Braxe (Monfero, A Coruña, 2009). Otro de los huerto semilleros de alta genética catalogado en el 2016 se encontraba en As Neves (Pontevedra), pero uno de los incendios de la ola de fuegos del 2017 lo llevó por delante.

El director del Centro de Investigación Forestal (CIF) de Lourizán, Enrique Martínez Chamorro, destaca que Galicia es la única comunidad autónoma que cuenta con huerto semilleros de ‘Pinus pinaster’ de la máxima categoría genética. “Es un material que permitirá reducir los turnos de tala y en el que se demostraron ganancias en el crecimiento en volumen, en rectitud del árbol y en menor nudosidad” -subraya Martínez Chamorro-. “Tenemos ya unas reservas importantes de semillas y eso permitirá en los próximos años que los viveros gallegos puedan producir toda la planta precisa para plantaciones en monte”, explica.

De cara a incentivar el uso de material con mejora genética, la presidenta de Vifoga, Isabel Álvarez, propone que el uso de planta de etiqueta azul tenga una prima en las órdenes de ayudas para forestación con pinos. También sugiere que esa planta protagonice un uso prioritario en las plantaciones que se acometan en montes públicos o en montes conveniados gestionados por la Administración, una línea de trabajo que también el director del CIF Lourizán valora como idónea. Martínez Chamorro aboga además porque se evite una excesiva diferencia de precio entre la semilla convencional y la de material controlado.

Perspectivas ante el nematodo del pino

La expansión de la plaga del nematodo del pino, que procedente de Portugal ya alcanzó la zona sur de la provincia de Pontevedra, plantea un reto para las próximas fases de mejora genética de la especie. El Centro de Investigación Forestal de Lourizán está a un paso de catalogar materiales que, aparte de garantizar mejoras genéticas en crecimiento y rectitud, sean tolerantes al nematodo, una cuestión pendiente de evaluación por el Ministerio. En cuanto el Gobierno apruebe el alta de material de pino como tolerante al nematodo, el CIF Lourizán planificará los pasos a dar para transferírselo al sector, un proceso que se puede dilatar varios años.

“En todas las especies, las plagas van más rápido de lo que podemos ir viveros e investigadores, por lo que hay que convivir con las plagas”, señala Isabel Álvarez, que reconoce que los pinos tolerantes al nematodo pueden tardar años en estar a disposición de los propietarios forestales. “En todo caso, el nematodo es una plaga que hay que precisar que afecta en monte, pero no a planta de vivero”, subraya.

Coníferas alternativas
La preocupación de propietarios y comunidades de montes por la expansión del nematodo está llevando a que comiencen a desarrollarse pequeñas pruebas con coníferas resistentes a la plaga, como la sequoia, la criptomeria o pinos como el ‘Pinus Taeda’. “Son especies que quizás en zonas costeras con un clima atlántico puedan prosperar bien, pero en la mayoría de los casos, pensamos que no son válidas para una provincia como Ourense, más seca y con un verano más extremo. Es precisa una evaluación por zonas”, valora la presidenta de Vifoga.

Una segunda cuestión a tener en cuenta es el costo de la plantación. “Algunos viveros están comenzando a importar pequeñas cantidades de semillas de esas especies. Con esas semillas, en general tenemos el problema de que las germinaciones son bajas y por tanto, teniendo en cuenta además que la semilla es importada, el costo final de la planta es alto. Por el momento, están haciéndose pequeñas plantaciones que servirán para evaluar el desarrollo de estas especies”, considera Álvarez.

Pino insigne
Tras el pino del país (‘Pinus pinaster’), la segunda conífera con mayor presencia tradicional en Galicia es el pino insigne (‘Pinus radiata’), que tiene una superficie importante sobre todo en el interior de Lugo. Es una especie con la que también el CIF Lourizán está desarrollando un programa de mejora genética, si bien el impacto que están teniendo los hongos de la banda marrón en los pinares de radiata del País Vasco podrían obligar a replantearse su futuro en Galicia.

“La banda marrón es un problema que quizás no tenga porque llegar a Galicia, pero el futuro del pino radiata es un tema a meditar, ya que en el País Vasco están pensando en su sustitución por otras especies de coníferas”, reconoce el director del CIF Lourizán, Enrique Martínez.

image_print

Una idea sobre “Los pinos gallegos de alta genética llegan al monte

  1. Sr. Pinaster

    Estais de broma no? Donde están publicados los resultados ? Resistencia a la banda roja? Resistencia a la banda marron? Resistencia al nematodo? Todo mentira

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información