Las agrupaciones de propiedades forestales quintuplican la rentabilidad del monte

Unas jornadas organizadas en el Morrazo por Maderas Freire abordan las posibilidades del asociacionismo de propietarios frente al abandono

Publicidade
Las agrupaciones de propiedades forestales quintuplican la rentabilidad del monte

Pedro Alonso, a la izquierda, en su intervención en las jornadas de Maderas Freire en Bueu.

El progresivo abandono que experimenta el monte en el Morrazo ha llevado a una empresa de la zona, Maderas Freire, a organizar unas jornadas para promover la puesta en valor de los terrenos forestales. “El abandono provoca que la productividad del monte baje, con lo que no se alimenta ningún tipo de ilusión por su cuidado y aprovechamiento” -explica Manuel Freire- “Si los propietarios nos organizamos, lograremos mayor rendimiento económico y generaremos más valor ambiental, ya que en el monte hay sitio para todo tipo de especies”.

Las jornadas, organizadas en Bueu con el título ‘Nuestro monte: la realidad abandonada’, pusieron de manifiesto las posibilidades del asociacionismo forestal para aumentar la rentabilidad del monte.

“El abandono provoca que la productividad del monte baje. Si nos organizamos, lograremos mayor valor económico y ambiental” (Manuel Freire)

Comparaciones de rentabilidad del monte
Ilustra la la potencialidad del asociacionismo un ejemplo que expuso el jefe de servicio de Montes Vecinales en Mancomún e Infraestructuras Forestales, Carlos González Andrés: “Pongamos por caso un propietario tipo que tenga 10 parcelas de 1.000 metros cuadrados cada una y que decida tener 3 a eucalipto, 4 a pino y 3 a robles”.

La cuestión que propuso González es comparar la rentabilidad anual que obtendría de su inversión el propietario individual frente a un propietario que, con esas mismas 10 parcelas, participara en una Sociedad de Fomento Forestal (Sofor) de al menos 50 hectáreas. El cálculo está realizado para un periodo de 10 años:

Rentabilidad para el propietario individual:
– Eucalipto: 3,6 % anual
– Pino: – 1,3%
– Roble: – 0,3%
– Rentabilidad media: 0,7%

Rentabilidad para el propietario en una Sociedad de Fomento Forestal:
– Eucalipto: 6,7%
– Pino: 2,9%
– Roble: 0,8%
– Rentabilidad media: 3,5%

En conclusión, el propietario que participa en una Sofor obtiene cinco veces más rendimiento por su parcela que el individual. La diferencia se explica principalmente por la reducción de costes derivados de la gestión y tala de las parcelas, así como por los mejores precios que pueden lograr los lotes grandes y de mayor calidad de una sociedad forestal.

“Si un propietario no se quiere asociar, la recomendación es clara. Que venda madera y parcelas y que invierta en Bonos del Estado” (Carlos González)

“Si pensamos que la rentabilidad de un bono del Estado a 10 años está en un 2%, la recomendación para el propietario individual que no se quiera asociar es clara. Que venda la madera, que venda las parcelas y que invierta el dinero en Bonos de él Estado” -sugiere Carlos González.- “Otra posibilidad sería dejar el monte abandonado, con lo cual la rentabilidad sería del 0%”, valora.

Modelos de asociacionismo
La Asociación de Propietarios de Monte del Morrazo, que colaboraba en la organización de las jornadas, puso de manifiesto en el acto las dificultades de agrupar parcelas en coto redondo para la puesta en marcha de una Sociedad de Fomento Forestal (Sofor), puesto que con frecuencia hay parcelas de propietarios desconocidos o que no están interesados en participar en la sociedad.

Desde la Administración, Carlos González les sugirió que comenzaran por una fórmula de trabajo similar a las Promas (asociaciones de productores de madera) del norte gallego, orientadas a unir lotes de madera para su venta en conjunto.

Eucaliptización ‘versus’ diversidad
Otro de los debates del primer día de las jornadas, el pasado jueves, estuvo en el proceso de expansión del eucalipto que se registra en Galicia. Pedro Alonso, biólogo e integrante del colectivo ecologista Erva, subrayó que no estaba en contra del eucalipto, sino en contra de la eucaliptización del territorio. “Necesitamos planificar, ordenar y restringir los aprovechamientos de eucalipto para garantizar un modelo de monte diversificado”, defendió.

“Cuando un Gobierno abdica de hacer política forestal, los propietarios quedan sin dirección” (Pedro Alonso)

Alonso cuestionó la falta de directrices políticas de la Administración para limitar la expansión del eucalipto. “La forestación indiscriminada en tierras agrarias, que está prohibida por ley, constituye una amenaza para la capacidad productiva del campo y para el paisaje” -criticó.- “Cuando un Gobierno abdica de hacer política forestal, los propietarios quedan carentes de dirección y el monte sigue la línea del mercado actual, que marca que todos los huevos estén en la misma cesta”, señaló en alusión al eucalipto.

El biólogo propuso una legislación estricta para promover a escala local un porcentaje de reserva de bosques autóctonos y de paisajes tradicionales. Abogó también por prohibir la plantación del eucalipto en línea de costa y en la franja próxima a los caminos de Santiago, por donde circulan más de 300.000 turistas al año, recordó.

“El monte gallego tiene un gran potencial, el abandono no es una alternativa”

Toda la madera que el propietario forestal quiere cortar encuentra comprador en Galicia. Esa es la realidad que se espera también para el futuro, en un contexto internacional de aumento sostenido de la demanda de madera. La potencialidad de aprovechamiento del monte gallego dista, sin embargo, de estar optimizada. Cada año se cortan sólo dos tercios del volumen de pino y eucalipto que crece en Galicia. En frondosas, la situación es peor: sólo se corta el 13% del volumen de frondosas que crece en la comunidad.

“La demanda de madera para nuevos usos ligados a la bioeconomía es una oportunidad para Galicia” (Jaime Reis, BSL)

“El monte gallego tiene un gran potencial y en los próximos años se espera un aumento de la demanda de madera para nuevos usos ligados a la bioeconomía. El abandono no es una alternativa. Galicia tiene capacidad para buscar nuevos mercados y para diversificar clientes y destinos”, valoró Jaime Reis, de la firma portuguesa BSL, que mueve cada año más de medio millón de toneladas de madera a nivel internacional con destino a la industria del papel, de la biomasa y de la madera.

Reis señaló por ejemplo las buenas perspectivas para la producción de pellets, que ya están teniendo uso en países como Gran Bretaña en centrales térmicas de generación de energía eléctrica. Sólo en Gran Bretaña, Suecia y Dinamarca se espera una demanda de pellets para uso industrial superior a los 12 millones de toneladas anuales. También aludió Reis a las investigaciones que trabajan en la obtención de bioplásticos y biocarburantes a partir de la madera.

Celulosa y nitens
En el mercado de la celulosa, desde BSL no esperan fuertes incrementos de la demanda a nivel internacional, si bien Jaime Reis señaló el valor del eucalipto nitens -en expansión en Galicia- para producir celulosa: “En Chile, el 85% de la pasta de papel se obtiene del nitens y un 15% del globulus”.

Ence, que también estaba presente en las jornadas, admitió que estaba incrementando sus compras de nitens, a pesar de que dice, sigue prefiriendo el eucalipto globulus: “En los últimos tres años triplicamos la compra de nitens”, reconoció. Hace un par de años, la papelera cuestionaba la posibilidad de aumentar las compras de nitens por la menor calidad que le aportaba esa materia prima.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información