La mejora genética del pino del país se asienta con un nuevo huerto semillero en Lalín

El Centro de Investigación Forestal de Lourizán añade una tercera parcela a las existentes en Cedeira y Gomesende para la obtención de semillas que garanticen mayores crecimientos y rectitud de fuste. En el 2017, un incendio calcinó en As Neves otra de las fincas del proyecto

Publicidade
La mejora genética del pino del país se asienta con un nuevo huerto semillero en Lalín

Huerto semillero de Gomesende. / Imagen: CIF Lourizán.

El proyecto de mejora genética del pino del país (`Pinus pinaster`) que está desarrollando el Centro de Investigación Forestal de Lourizán cuenta con una nueva parcela de la máxima calificación genética, la de material controlado, que es aquel que garantiza mejoras comparativas en factores como el crecimiento, la rectitud del fuste o la reducción de la nudosidad. La nueva parcela, que permitirá la obtención de semillas para los viveros gallegos, está situada en Lalín y se suma a las ya existentes en Cedeira (2009) y Gomesende (Ourense), desde 2016.

Lourizán proyecta en los próximos años la declaración de nuevas parcelas de pinos de alta calidad genética, tanto del pino del país como del pino insigne (‘Pinus radiata’), de cara a poner a disposición del sector forestal un material que garantice mejoras de producción y de calidad de la madera. El director del Centro de Investigación, Enrique Martínez, considera que el trabajo de Lourizán puede ser de especial utilidad para el proyecto de recuperación del pino del país anunciado por la cadena de la madera recientemente.

El huerto semillero de material controlado declarado este otoño en Lalín permitirá obtener ganancias en volumen de un 5,3% en relación al material identificado, sin selección genética, y de un 3,1% respecto al material cualificado, que se encuentra en un primer escalón de mejora genética. En rectitud, las ganancias en Lalín son de un 2,9% en relación al material identificado.

El nuevo huerto semillero de Lalín corresponde a una parcela plantada en el 1995. Para poder ser catalogado como huerto de semilla de categoría controlada, se eliminaron los peores árboles, con base en propiedades de gran importancia en la producción de madera, lo que garantiza la superioridad genética de los pinos que lo forman. En los huertos de semilla gallegos se dejaron árboles de un gran número de familias procedentes de toda la costa gallega (86-90 familias), por lo que la semilla recogida en ellos seguirá manteniendo una gran variabilidad genética, según señala Lourizán.

Este es el tercero huerto semillero de pino del país con que cuenta en la actualidad Lourizán, tras perder el pasado año en un incendio una parcela en As Neves (Pontevedra) que se había dado de alta en el 2016 como huerto semillero de material controlado.

Nematodo y chancro resinoso
El centro de investigación continúa también con el proyecto iniciado en los últimos años para identificar familias gallegas de pinos resistentes al nematodo, un problema ya presente en el sur gallego, y al chancro resinoso del pino. El objetivo es poder transferirle plantas resistentes al sector forestal en los próximos años.

Otro de los ejes de trabajo de Lourizán es el diseño de un programa de mejora silvícola específico para el pino del país de alta genética, con especificación de un estándar de preparación de terreno, densidad de plantación y fertilización inicial.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información