Guía de cultivo del eucalipto

Hablamos con Viveros Mañente, la principal referencia en Galicia en la producción de planta de eucalipto, para ofrecer una serie de recomendaciones en la planificación de la plantación y de su mantenimiento

Guía de cultivo del eucalipto

Plantación de eucalipto con mejora genética. / Imágenes: Viveros Mañente.

La planificación de una plantación de eucalipto exige tener en cuenta aspectos como la elección de la planta o el abonado del terreno. Hablamos con Viveros Mañente (Foz, Lugo), que acumula más de 30 años de experiencia en su cultivo, para resumir recomendaciones básicas a tener en cuenta.

Antes de la plantación

El eucalipto es una planta exigente en nutrientes, por lo que en caso de que la plantación se vaya a hacer sobre un terreno talado previamente, es recomendable dejar los restos de tala triturados en la parcela, de manera que aporten materia orgánica y nutrientes al suelo.

Germinación del eucalipto en invernadero.

Germinación del eucalipto en invernadero.

Uno de los elementos más importantes para el eucalipto es el calcio. “El eucalipto tiene unas necesidades altas de calcio, por lo que es conveniente hacer un encalado de la parcela, a razón de 3-4 toneladas por hectárea” -valora Enrique Candía, gerente de Viveros Mañente.- “El calcio, además, ayudará a desbloquear el resto de nutrientes del terreno, que en muchas ocasiones están bloqueados por un pH bajo”.

Preparación del terreno
De forma previa a la plantación, habrá que hacer un desbroce de la parcela, bien un desbroce mecanizado con desbrozadora de cadenas, bien con un herbicida total.

De existir agua estancada, se tendrá que hacer un drenaje mediante la apertura de zanjas que desvíen el agua. El último paso de preparación del terreno será la realización de agujeros con una retro equipada con un cazo de 60 centímetros. Otra alternativa es el subsolado con un ripper en la línea de plantación.

Planta con raíz pivotante.

Planta con raíz pivotante.

Plantación

La elección de la planta es un factor clave en el eucalipto. “Cuando se compra eucalipto, es importante romper el cepellón de una planta y comprobar que tiene una buena raíz pivotante, ya que hay muy pocas plantas en el mercado con una raíz de garantías”, destaca Enrique Candía.

La raíz pivotante consiste en un eje vertical primario rodeado de raíces secundarias. Una buena raíz permitirá que el árbol aguante mejor los vientos fuertes y mejorará la captación de agua y nutrintes.

Mejora genética
La segunda cuestión a cuidar en la elección de la planta es la mejora genética, orientada a lograr las mayores producciones posibles de madera en los menores plazos. “En nuestro caso, tenemos un programa de mejora genética continuada que comenzó hace más de 40 años y que supera las 1.000 hectáreas de pruebas”, detalla Enrique Candía, de Viveros Mañente.

“Nuestro programa de mejora genética se inició con la selección de semillas australianas de distintos orígenes que después plantamos en Galicia en huerto semilleros. De esas plantas, se seleccionaron las progenies que más destacaban en densidad y volumen y a partir de ahí emprendimos un programa de mejora genética continua, tanto en globulus como en nitens, con el que podemos ofrecer plantas mejoradas adaptadas a las condiciones de la Cornisa Cantábrica”, describe el gerente de Viveros Mañente.

“El trabajo en genética es un programa permanente, como puede ser el de la selección de toros para las granjas de leche” -compara Candía.- “Hay poca gente en Galicia que trabaje mejora genética y en el caso del eucalipto nitens -más resistente a la plaga del gorgojo y adaptado a las zonas de altitud- somos el único vivero con un programa de mejora genética continuado”, defiende.

grafico abonado eucalipto

Abonado
Las exigencias en nutrintes del eucalipto hacen conveniente un abonado inicial en agujero de plantación de 40 gramos por planta. Mañente apuesta para esa fase por un abono propio, el Agroblen Eucalipto, un NPK 8-28-7 con boro y magnesio. “Se trata de un fertilizante alto en fósforo y boro, lo que estimula el desarrollo de las raíces y reduce la bifurcación del tronco”.

El marco de plantación aconsejado es de 3×2,5 metros (1.333 plantas por hectárea) o 3×3 metros (1.111 plantas por hectárea). En cuanto a la época de plantación, se recomienda la primavera.

Mantenimiento posterior de la plantación

A los dos meses de la plantación, habrá que reponer los fallos y abonar de nuevo las plantas repuestas. Para el segundo año, es recomendable hacer un desbroce que reduzca la competencia del matorral por nutrientes y agua, así como un nuevo abonado.

Endurecimiento del eucalipto al aire libre, en vivero.

Endurecimiento del eucalipto al aire libre, en vivero.

Para el abonado del segundo año, Mañente aconseja el abono Agromaster Eucalipto, un NPK 13-10-24 + boro y azufre. “Es un abono de liberación controlada que tiene el objetivo de desarrollar la copa del árbol y formar la madera”, señalan desde el vivero.

Si la fertilización en la fase de plantación es bastante habitual en el eucalipto, el abonado del segundo año, que puede repercutir en una mayor productividad del árbol, es aún una práctica menos extendida.

Para cualquier duda, es recomendable consultar con el vivero en el que se adquiera la planta.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información