Galicia inicia la lucha experimental contra la avispilla del castaño

La Estación Fitopatológica de Areeiro realizó una suelta piloto de un insecto parasitoide que combate la plaga. La avispilla, que se detectó en la comunidad en 2014, afecta a la producción de castaña

Publicidade
Agallas de la avispilla en una hoja y un amento. / Imagen: Areeiro.

Agallas de la avispilla en una hoja y un amento. / Imagen: Areeiro.

La avispilla del castaño (Dryocosmus kuriphilus) es un insecto originario de China que se fue extendiendo de manera progresiva por todo el mundo. A América llegó en los años 70 y a Europa lo hizo en el 2002, vía Italia, donde causó serias pérdidas en la producción de castaña. En España está presente desde el 2012 y en Galicia se detectó en el 2014, suscitando la preocupación de los productores de castaña de Lugo y Ourense. La Estación Fitopatológica de Areeiro (Pontevedra) efectuó este año una suelta experimental de un insecto parasitoide, el ‘Torymus sinensis’, que es un enemigo natural de la avispilla del castaño. Si todo va bien, esta será la vía para combatir a gran escala la plaga en los próximos años.

La entrada de la avispilla del castaño en Galicia causa preocupación en el sector productor, ya que la plaga ocasiona daños en los pies afectados, reduciendo su capacidad fotosintética, y provoca también una bajada en la producción de castaña. La presencia de la avispilla en los árboles es detectable de manera sencilla por las pequeñas agallas de color verde o rojizo que salen de ramas y hojas. De ahí emergerán las avispillas a partir de finales de mayo y hasta el mes de julio.

Esta primavera verano es el segundo año de la plaga en Galicia, por lo que aún es temprano para valorar la difusión de la avispilla y su posible impacto, según apunta el responsable de la Estación Fitopatológica de Areeiro, Pedro Mansilla. Areeiro ha previsto la realización de muestreos esta primavera para valorar la presencia y distribución de la plaga. En el 2014, se detectó sobre todo en diversas comarcas de Ourense y de Lugo.

Suelta en Ourense
La principal vía de lucha contra la avispilla del castaño pasa por la suelta de insectos parasitoides que son enemigos naturales de la avispilla, si bien el Ministerio de Agricultura decidió este año no autorizar sueltas masivas del parasitoide, el ‘Torymus sinensis’, ya que se trata de un insecto exótico procedente de China y la Administración es partidaria de valorar los posibles efectos en medio del animal. Areeiro sí fue autorizada a hacer una suelta experimental, que ejecutó en el entorno de Ourense, en una de las zonas en las que se había detectado la avispilla el pasado año.

El parasitoide de la avispilla es un insecto exótico, por lo que el Ministerio denegó por ahora su suelta masiva

Desde la Estación de Areeiro, Mansilla entiende la precaución de la Administración, pero aguarda que para el 2016 sí se puedan realizar ya sueltas masivas que permitan controlar la plaga de manera eficaz. Mansilla recuerda que el ‘Torymus sinensis’ ya se utilizó con eficacia en países como Francia e Italia, con un clima y una fauna similar a la española, por lo que confía en que no haya problemas y en que no se dilate de más la autorización para la suelta del insecto parasitoide.

A medio plazo, otra vía a explorar pasará por el estudio de las variedades autóctonas de castaño que presenten una mayor tolerancia a los ataques de la avispilla, un proyecto en el que están implicados tanto Areeiro como el vecino Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información