Escaparate para la cadena forestal gallega en la visita real

El rey, Felipe VI, hizo un recorrido hoy en Boqueixón por trabajos forestales de poda y clareo de una masa de pino de Oregón. El acto protagonizó la celebración estatal del Día Internacional de los Bosques

Escaparate para la cadena forestal gallega en la visita real

El rey, Felipe VI, acompañado de autoridades y representantes de la cadena forestal, en la visita a los trabajos en monte. / Imágenes y vídeo: Casa Real.

El monte gallego aparece con frecuencia en los medios de comunicación asociado a noticias negativas como los incendios o la polémica del eucalipto, pero el trabajo de toda la cadena de la madera, desde propietarios particulares y comunidades de montes hasta industrias de transformación, suele quedar en un plano secundario. El sector forestal gallego aprovechó hoy la celebración del Día Internacional de los Bosques con la presencia del rey, Felipe VI, para realizar una serie de demostraciones de trabajos en monte con los que reinvindicar la importancia de la gestión forestal. Fue esta mañana en Boqueixón (A Coruña), en el Centro de Formación y Experimentación Agroforestal de Sergude.

La comitiva real, en la que también participaron el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y el ministro de Agricultura, Luis Planas, incluyó una visita a trabajos de poda en altura y clareo con procesadora forestal de una masa de pino de Oregón.

Explicación al rey de los trabajos forestales.

Explicación al rey de los trabajos forestales.

“El objetivo de los trabajos de clareo es retirar del monte los peores árboles para dejarle más espacio al resto, de forma que puedan desarrollarse correctamente”, le explicaba a los medios de comunicación Víctor Torrado, capataz de las operaciones forestales, minutos antes de la visita real. “La gente piensa que plantar un árbol está bien, pero que cortarlo está mal, cuando lo cierto es que la gestión forestal le proporciona a la sociedad productos renovables, como la madera, y a la vez servicios tan importantes como la absorción de gases de efecto invernadero, fundamental para combatir el cambio climático”, recordó.

Tras la visita al monte de la comitiva real, se desarrolló una pequeña jornada técnica en el auditorio del Centro con asistencia del rey y de toda la cadena gallega de la madera y del resto de España, que está agrupada en la plataforma Juntos por los Bosques, promotora del acto,

Cabezal de corte de la procesadora forestal.

Cabezal de corte de la procesadora forestal.

En la jornada, que contó con tres intervenciones, Antonio Abril, presidente de la Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas, abundó en la misma línea argumental expuesta por Víctor Torrado en el monte. “Las perspectivas exclusivamente conservacionistas están condenadas al fracaso. Sólo es posible la gestión forestal sostenible si el monte es rentable para el propietario” -defendió-. “Socialmente, es lícito decir que el monte es de todos, pero tiene un propietario detrás”, recordó.

Abril incidió en que la cadena gallega de la madera cuenta con más de 3.000 empresas, generando cada año para los propietarios unos ingresos de cerca de 300 millones de euros por la venta de madera, “de los que unos 200 millones corresponden al eucalipto”, precisó.

El rey conversa con el operario de la procesadora forestal.

El rey conversa con el operario de la procesadora forestal.

El acto contó también con la intervención de Juan Picos, de la Escuela de Ingeniería Forestal de Pontevedra ( Uvigo), que habló en representación de las universidades gallegas y destacó un reciente acuerdo de colaboración suscrito entre su centro y la Escuela Politécnica Superior de Lugo (Universidad de Santiago). Cerró las intervenciones el portavoz de Juntos por los Bosques, Eduardo Rojas, que incidió en la importancia de los bosques en la era de la bioeconomía y en un periodo en el que la lucha contra el cambio climático se constató como imprescindible.

El Día Internacional de los Bosques, que en años pasados se enfocó en destacar la importancia de la floresta en la lucha contra el cambio climático o en la regulación del ciclo del agua, partía este año con el lema ‘Los Bosques y la Educación’. A ese respecto, Antonio Abril recordó que en España la educación ambiental está casi desaparecida de la formación de jóvenes, en tanto la silvícola es directamente inexistente. “El bosque, si aparece en la educación, solo aparece de manera conservacionista o bucólica”, lamentó.

El evento, que contó con toda la participación de la cadena gallega de la madera, desde asociaciones de propietarios, viveros o sellos de certificación forestal hasta asociaciones empresariales, se cerró con una comida y una foto de familia con el rey.

Vídeo de la visita real

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información