“Pedir que un propietario gestione su monte perdiendo dinero es mala idea, pues lleva al abandono”

Abordamos con el director de la Asociación Forestal de Galicia, Francisco Dans, algunas de las cuestiones de actualidad en el monte gallego, como el proceso de extinción de los convenios de la Administración con los montes vecinales o los retos del Plan Forestal

Publicidade
“Pedir que un propietario gestione su monte perdiendo dinero es mala idea, pues lleva al abandono”

Francisco Dans, director de la Asociación Forestal de Galicia.

El debate sobre el monte gallego vive un momento de efervescencia, con cuestiones candentes como los incendios, el Plan Forestal, el eucalipto o la extinción de los convenios de gestión que los montes vecinales mantienen con la Xunta. Desgranamos con el director de la Asociación Forestal de Galicia, Francisco Dans, algunos de los principales temas de actualidad en la gestión del monte en Galicia.

¿Qué diagnóstico haces de la realidad del monte gallego?
En el monte gallego conviven múltiples situaciones. Galicia tiene una gran superficie de monte donde se da una gran actividad forestal con una gestión excelente, aunque conviviendo con estos montes existen otros totalmente abandonados. Entre ambos extremos se da una multiplicidad de situaciones. Es la cara y la cruz del monte gallego.

“El reto es movilizar a todos esos propietarios que no están haciendo una gestión del monte”

¿Cuáles son las prioridades a tratar en el monte en Galicia?
Una de las prioridades pasa por mejorar y alcanzar la excelencia en los montes que están bien gestionados a día de hoy: conseguir que todos tengan una planificación, certificación forestal y atención continuada. Otro reto es movilizar a todos esos propietarios forestales y comunidades de montes que no están haciendo una buena gestión o que no hacen ninguna. Hay que tener presente que el monte gallego es privado o comunal, tiene dueños y gestores, y es a ellos a quien hay que dirigir las medidas y las políticas para conseguir que el monte esté en las mejores condiciones.

¿Cuál crees que es el papel regulador que le corresponde a la Administración?
Más que un papel regulador, hay que ver cuál es el papel de una Administración en una zona como Galicia donde el monte está en manos privadas. El tema cambiaría mucho si estuviéramos en un país donde el monte fuera público y estuviese en manos de las administraciones públicas, pero en el caso de Galicia, al ser el monte privado, son los propietarios de esos montes y la cadena forestal los responsables de la gestión. A mi modo de ver, el papel de una Administración moderna y eficiente debe centrarse en saber escuchar las demandas del sector forestal y la sociedad gallega, interpretarlas y poner en funcionamiento las medidas incentivadoras capaces de encaminar el monte gallego hacia un futuro próspero.

¿Qué esperáis del Plan Forestal de Galicia?
El plan Forestal va precisamente en esa línea y tiene que ser ese compendio de medidas que consiga proponer un horizonte motivador para las personas que tienen que invertir en el monte gallego. El plan tiene que acertar dónde hay que poner las inversiones públicas en el monte, acertar con las medidas, con las ayudas, así como con la forma de gestionar todo esto y de evaluar de manera continuada lo que acontece en el monte gallego.

Para eso, la Administración tiene que trabajar mano a mano con el sector. Si la Administración no acierta con las necesidades reales, por muchas ayudas procedentes de fondos comunitarios que haya, este dinero terminará mal empleado.

“Precisamos una reformulación de las ayudas y que éstas complementen la falta de rentabilidad de algunos montes”

Uno de nuestros objetivos es conseguir un nuevo planteamiento de ayudas que estén directamente relacionadas con la rentabilidad de cada monte. Hay montes en Galicia que no son rentables, bien porque tienen una baja capacidad de producción o porque están situados en zonas muy inhóspitas o de grandes restricciones ambientales, por lo que no pueden ser sostenidos por ellos mismos. Necesitaríamos que las ayudas públicas viniesen a complementar la falta de rentabilidad de estos montes.

Además, son precisos incentivos fiscales para favorecer las inversiones forestales, que pueden llegar a funcionar como verdaderos planes de jubilación, y ahí hay un largo camino. Por eso es tan importante que la Administración ponga las herramientas para favorecer el emprendimiento en el monte y por eso tenemos tanto celo en el Plan Forestal, ya que se trata de un plan a largo plazo y hay que acertar muy bien con las medidas que se proponen.

“La industria forestal tiene que innovar, generando capacidad para pagar mejor los recursos del monte”

Los montes vecinales van a afrontar en los próximos años un proceso de extinción de los convenios de gestión que mantienen con la Xunta. ¿Qué perspectivas y alternativas ves para esos montes?
Uno de los subsectores del monte donde el diagnóstico debe ser más preciso es en los montes vecinales, ya que una parte muy importante, más de la mitad de esas 650.000 hectáreas de montes vecinales, están gestionados por la administración pública mediante un convenio. Pasados 50 años de muchos de estos acuerdos, la realidad dista mucho de lo que debía ser, estando muchos quemados o desaprovechados.

“En los montes conveniados, la realidad dista mucho de la que debería ser, hay muchos quemados o desaprovechados”

Hay una crisis de la gestión pública de los montes vecinales y es preciso cambiar de modelo. Precisamos un modelo en el que las comunidades que lo quieran puedan gestionar de forma directa estos montes o que puedan optar por firmar otros contratos de gestión libremente. Es un proceso muy delicado, ya que estamos ante una de las figuras más emblemáticas de la realidad forestal gallega.

Las alternativas que se propongan tienen que gestionarse de manera transparente y de la mano de las comunidades de montes. Hay muchos ejemplos de gestión privada de montes que están bien manejados, cuentan con certificaciones, son un importante foco de empleo para el medio rural y producen rentas para sus propietarios. Esos son los modelos que debemos imitar.

¿Cuál es y cuál va a ser el papel del asociacionismo forestal en el futuro de los montes vecinales?
Desde la Asociación Forestal de Galicia llevamos 30 años trabajando con montes vecinales y tenemos muy buenos ejemplos de gestión de esa forma de trabajo entre el equipo técnico de la asociación y los socios de los montes vecinales. Hay montes que se pueden presentar como un ejemplo y seguiremos estando al servicio de lo que nos pidan desde las comunidades de montes.

“Hay muy buenos ejemplos de gestión de montes vecinales con la coordinación entre equipos técnicos y los socios de las comunidades”

Si se sigue este camino, seguro que va a haber un futuro de trabajo tanto para nosotros como para otras instituciones colaborando en la gestión de estos montes, pero hay que tener muy presente que las comunidades deben ser sostenibles económicamente, hay que aprovechar bien las ayudas y trabajar en colaboración con las comunidades de montes, que son las dueñas de estos montes.

Se habla de un interés de la industria forestal y de las empresas de servicios forestales por aumentar su presencia en el monte vecinal. ¿Cómo ves esas posibilidades?
La industria debe avanzar en la modernización de sus instalaciones, en la innovación, en producir ajustándose a la Economía Circular y obteniendo mejores productos a partir de los aprovechamientos forestales. Sobre esa base, la industria debe tener la capacidad de pagar los recursos que el monte ofrece. Ese es para mí el papel que debe jugar la industria forestal gallega, tanto la de madera como la de pasta, del tablero u otros productos forestales y alimentarios.

Y el papel de las asociaciones de propietarios es gestionar los montes, por lo que, cada uno debe atender a su función. Cuando se mezclan, creo que los resultados nunca son buenos, ya que siempre priman unos intereses sobre otros. Hay profesionales muy buenos en la gestión del monte que se deben encargar de ella y la industria tiene que centrarse en producir y transformar los recursos de la manera más eficiente y procurando repartir más rentas a los propietarios.

Actividad de la Escuela de Silvicultura del Pico Sacro, marcando ejemplares de roble americano para una clara.

Actividad de la Escuela de Silvicultura del Pico Sacro, marcando ejemplares de roble americano para una clara.

“Siempre que se respete la legislación, que hay que cumplir, estamos a favor de la libertad de producción; no queremos una economía planificada”

El eucalipto ya tiene una serie de prohibiciones en Galicia, como su plantación en tierras agrarias o en sustitución de frondosas caducifolias. Está ahora a debate si son precisas nuevas restricciones para limitar la expansión de su superficie. ¿Cuál es vuestro punto de vista?
Hoy en día hay leyes ambientales, Red Natura, restricciones de plantaciones y muchas limitaciones a los cambios de uso de los espacios agrícolas a forestales que ya preservan territorios frente a la expansión de las especies de turno corto. Nosotros defendemos la libertad de elección y gestión de los propietarios de su monte dentro del más estricto cumplimiento de la legislación forestal y de los protocolos de gestión forestal sostenible, que hoy en Galicia son los mismos que en el resto de Europa.

“En ningún otro sector hay estas limitaciones e indicaciones de cómo hacer el trabajo, más allá de las limitaciones legislativas”

En ningún otro sector se limita de tal manera y se indica cómo se tiene que hacer el trabajo fuera de las limitaciones legislativas. Tenemos una legislación que tenemos que cumplir, pero dentro de ese cumplimiento debe haber libertad de producir y de gestionar los recursos del monte sin que se esté continuamente cuestionando y tergiversando estos derechos.

En el caso de tener que establecerse más limitaciones, estos propietarios deben ser compensados. Lo que no se puede pedir es que la gente gestione su monte perdiendo dinero, puesto que eso lleva al abandono del medio rural. Nadie querrá invertir un euro en el monte si continuamente está sometido a amenazas de limitaciones que llevan a una economía planificada. Contra eso nos rebelamos.

Además, la administración forestal está muy mediatizada por la administración agrícola-ganadera, cuando tiene un funcionamiento completamente diferente. No se dan cuenta de que la economía agrícola ganadera y lechera está intervenida por la UE, en cuanto que percibe ayudas de la PAC, mientras que la forestal quedó fuera de la PAC y es una economía libre, por lo que la perspectiva con la que se enfocan las medidas no puede ser la misma.

Desde la Asociación Forestal de Galicia estáis impulsando, con el conjunto de la cadena de la madera, un plan para recuperar el pino en Galicia. ¿Qué objetivos principales os marcáis?
Nos marcamos una recuperación del pino porque hay una industria gallega asentada desde hace docenas de años en el pino. También hemos contrastado que la madera de coníferas tiene una continua demanda en Europa y está entrando en mercados en los que hasta ahora no tenía apenas presencia, como es el mercado del contract, de la decoración y el interiorismo. Las grandes cadenas están comprando importantes cantidades de madera de conífera y Galicia, con sus posibilidades de producción, tiene que aprovechar la oportunidad. Sin embargo, estamos asistiendo a una continua eliminación de este tipo de monte.

“El pino tiene una demanda continua y está ganando mercados. Galicia debe aprovechar esa oportunidad”

Toda la cadena reaccionamos y estamos discurriendo la manera de recuperar montes de coníferas, mejorar los recursos genéticos y aplicar modelos silvícolas más avanzados para reducir los turnos de producción. Además, es preciso conseguir que la madera de pino de mejor calidad tenga un precio idóneo que resulte motivador para los que opten por este tipo de plantaciones.

Este año inaugurasteis el monte demostrativo del Pico Sacro, que queréis que se convierta en una escuela de silvicultura en el manejo de frondosas caducifolias. ¿Qué balance hacéis de sus primeros meses de funcionamiento?
Estamos muy satisfechos, puesto que en estos primeros meses iniciamos una actividad de transferencia de conocimientos muy intensa y llevan pasado por estos seminarios del monte más de 200 personas. Pensamos que estamos haciendo una labor importante de difusión y de transferencia de conocimientos sobre cómo gestionar los montes de frondosas, dedicados fundamentalmente a la producción de madera (castaños, nogal y cerezo) y de aprovechamientos complementarios (las setas o frutos como la castaña). Estamos motivando a buenos profesionales a que vengan a dar las clases allí para que se vean los trabajos que hay que hacer, los tratamientos sanitarios, etc. Es una escuela dinámica de silvicultura.

image_print

2 ideas sobre ““Pedir que un propietario gestione su monte perdiendo dinero es mala idea, pues lleva al abandono”

  1. Alberto

    Yo, a estas asociaciones, les recrimino su carácter sumiso y obediente al poder político y sobre todo con la ley contra incendios. Es un desastre que los propietarios forestales estemos tragándonos una ley que nos hace totalmente responsables de los incendios y su defensa. La Administración que permiitió edificaciones a diestro y siniestro, y los propietarios que edificaron unas viviendas muchas veces ilegales, salen de rositas con esta ley, las responsabilidades las llevamos los que somos pobres y paletos. Y todo eso con una ley que no cumple ni la administración y que , como se ha visto, obliga a cosas que son prácticamente imposibles de cumplir.
    Y además hay una obsesión con las frondosas caducifolias, quieren las carreteras envueltas en los tubos verdes de frondosas, que ya han dado disgustos en los Ancares y en zona de frondosas.
    Y que se desengañe todo el mundo, los problemas del monte gallego no son la certificación ni la falta de subvenciones, un seguro forestal, un parque de maquinaria de alquiler y la liberalización en la plantación de especies sería algo mucho mas util.

    Contestar
  2. Manuel

    En torno o 90% do prsuposto deste chiringuito de Dans, Molina e outro “currantes” sae directamente da Xunta e estés non morden a man k lles da de comer.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información