“En Galicia tenemos que pensar en tirar los vallados y unificar el territorio para gestionarlo”

Elier Ojea, presidente de Confemadera Galicia, la patronal gallega de la madera, incide en esta entrevista en la necesidad de fomentar el asociacionismo forestal. Habla también de la recuperación del diálogo con la Consellería do Medio Rural

Publicidade
“En Galicia tenemos que pensar en tirar los vallados y unificar el territorio para gestionarlo”

Elier Ojea, presidente de Confemadera Galicia.

El presidente de Confemadera Galicia, Elier Ojea, analiza la situación del monte gallego con el foco puesto sobre grandes objetivos como el asociacionismo forestal o la necesidad de mayores apoyos a investigación, formación y gestión silvícola. Aborda también en esta entrevista la recuperación de las relaciones con Medio Rural. En unos días, la patronal gallega de la madera tiene prevista una reunión con la nueva conselleira, Ángeles Vázquez. Ojea ya avanza que Confemadera “quiere estar y participar” en los órganos en los que se debate la política forestal del país.

Al hilo de la elaboración del nuevo Plan Forestal de Galicia, las organizaciones de propietarios advierten del contrasentido de que en la comunidad se esté expandiendo el eucalipto nitens, cuando es una especie con escasa demanda por la industria del papel y de la madera. ¿Cuál es la opinión del sector empresarial sobre esta situación?
– Desde la industria entendemos que el Plan Forestal es el traje que se le hace a Galicia desde la perspectiva de un desarrollo forestal sostenible. Se puede definir una recomendación sobre diversas especies, también teniendo en cuenta las características de cada zona de la comunidad, pero decirle que no a una especie no nos parece correcto. Tampoco abogamos por ningún monocultivo. En el caso del eucalipto, podríamos tener incluso una mayor producción de madera con una menor superficie ocupada por la especie. El Plan Forestal debe definir qué tenemos, qué podemos conseguir y marcar pautas.

“Es difícil decirle a un paisano qué puede plantar que tenga demanda en 20 o 30 años. Ese enfoque no es correcto”

La cuestión que se preguntan los propietarios es qué especies plantar que puedan tener demanda. El nitens ahora parece que no la va a tener y por otra parte también hay dudas de que haya una industria en Galicia que demande frondosas de calidad, como podría ser el roble americano o el castaño.
– En España somos deficitarios en el mercado de la madera y del mueble. En conjunto, importamos más de lo que exportamos. Por lo tanto, hay demanda de madera. Lo que sucede es que el sector maderero precisa de estabilidad en el abastecimiento y de bosques para grandes consumidores. Por otro lado, el mercado no se limita a Galicia. Podemos exportar, no hay que poner barreras. La cuestión es tener madera de calidad en cantidades que permitan competir. Ese es el marco en el que hay que pensar. Es difícil decirle a un paisano qué puede plantar que vaya a tener demanda en 20 o 30 años, ese no es el enfoque correcto. Hay que pensar en políticas para el país. Lo principal es tener buenas plantas y superficies de plantación idóneas para hacer una buena gestión silvícola.

“La cuestión es producir madera de calidad en cantidades que permitan competir. Hay que pensar en políticas de país”

El problema del minifundio forestal es una de vuestras preocupaciones, pero el asociacionismo forestal a través de las Sofor (sociedades de fomento forestal), que permitirían agrupar la gestión de propiedades particulares, no acaba de despegar.
– En Galicia no podemos seguir pensando qué vamos a hacer en el monte mientras tengamos cientos de miles de hectáreas de monte abandonadas y un minifundio de 600.000 propietarios forestales para 2,5 millones de hectáreas. Si no desarrollamos superficies idóneas para hacer silvicultura, estaremos todos los años hablando de lo mismo, del balance de los incendios del verano, que ya es un tema cansino. Precisamos de una definición del territorio y si no se hace, será culpa de todos los agentes. En tanto no seamos capaces de tirar los vallados y unificar el territorio para gestionarlo, poco se puede hacer.

Esta semana estuvo la nueva conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, en un acto vuestro en Xinzo, en la presentación de la campaña ‘O monte é a nosa vida’ ¿Tenéis perspectivas de recuperar el diálogo con la Xunta que rompisteis en la primavera pasada?
– En realidad nunca hubo una idea de irnos definitivamente. Fue una manera de llamar la atención sobre un sector, el forestal, que entendíamos que no se tenía suficientemente en cuenta. Otros sacan los tractores a calle, nosotros abandonamos temporalmente los foros de interlocución con la Administración, pero claro está que queremos estar y queremos participar. Vamos a iniciar ahora un nuevo turno de conversaciones.

“Nunca hubo la idea de romper el diálogo de forma definitiva con la Xunta. Ahora abriremos un nuevo turno de conversaciones”

En unos días nos reuniremos con la conselleira y abordaremos cuestiones como la que hablábamos del asociacionismo. Puede ser el momento de abrir un camino de trabajo en el monte en Galicia para valorar el recorrido que pueden tener las figuras de gestión conjunta. No es fácil, por nuestras características culturales, pero hay posibilidades, quizás por la vía de las ayudas fiscales al asociacionismo. Tenemos que ver cómo podemos ser capaces de impulsarlo.

De cara a los presupuestos de la Xunta de 2016, aumentan las partidas dedicadas a inversiones productivas en el monte. Medio Rural destaca que se pasa de 25 a 51 millones de euros. ¿Estáis satisfechos con esa mejora?
– Todo aumento presupuestario, bienvenido sea. Las expectativas deben ser de hablar más cada año de gestión sostenible y de investigación y no estar siempre con el tema de los incendios. El problema del monte es político. La preocupación diaria de los políticos viene marcada por si hay muchos o poco incendios y la producción forestal queda al margen de ese escenario. Que se aumenten inversiones para dedicarlos a cuestiones productivas es positivo.

“El problema del monte es político. La preocupación diaria de los políticos es si hay muchos o pocos incendios”

En la lucha contra los incendios, el sector calcula que cada año se gastan alrededor de 100 millones de euros en la comunidad.
– No sé la cantidad. Lo que está claro es que donde se valoriza el monte y donde se hace silvicultura no hay incendios. Ahí está el mapa de fuegos de los últimos años para comprobarlo. La inversión en el monte tiene además una rentabilidad social en creación de empleo y en gente que no tiene que emigrar. Para promover las inversiones, tanto en la parte silvícola cómo en la industrial, precisamos de un marco claro de gestión del territorio. En Galicia llevamos 20 años sin una instalación industrial nueva en el sector de la madera.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información