El proyecto de selección del roble culmina con la plantación de 1.000 ejemplares

La iniciativa, promovida por la Fundación Juana de Vega en colaboración con la Consellería de Medio Rural, ha establecido tres parcelas en Santa Comba, Chantada y Trasmiras con ejemplares de alta genética

Publicidade
El proyecto de selección del roble culmina con la plantación de 1.000 ejemplares

Parcela de robles seleccionados implantada en Trasmiras, Ourense.

La plantación de 1.000 robles en una parcela de ensayo de Trasmiras (Ourense) culmina esta semana la primera fase del proyecto de selección del roble gallego. La iniciativa, promovida por la Fundación Juana de Vega en colaboración con la Xunta, implantó un total de tres parcelas en Santa Comba (9.500 metros cuadrados), Chantada (6.900 metros cuadrados) y Trasmiras (1 hectárea) con ejemplares seleccionados de robles.

El proyecto se inició hace un par de años con la recogida de bellotas de algunos de los mejores ejemplares de roble de Galicia, ubicados en las 11 carballeiras selectas que hay catalogadas en la comunidad. Esas bellotas se sembraron en dos viveros colaboradores de Pontevedra y Lugo y las plantas que presentaron un mejor desarrollo inicial se escogieron para trasladar a campo.

La parcela de Trasmiras, que se está implantando esta semana, se suma a las ya establecidas en Santa Comba y Chantada, todas ellas propiedad del Banco de Terras. El marco de plantación se hizo con una alta densidad inicial, a fin de facilitar el crecimiento en vertical de los árboles. Posteriormente se practicarán claras y se dejarán los ejemplares con mejor comportamiento en campo.

Visita institucional a la plantación de Trasmiras.

Visita institucional a la plantación de Trasmiras.

A la plantación que se está desarrollando en Trasmiras (Ourense) acudieron ayer representantes de las instituciones que colaboran conjuntamente en el impulso del proyecto (Consellería de Medio Rural, Fundación Juana de Vega, Centro de Investigación Forestal de Lourizán e Instituto Galego de Calidade Alimentaria). La Fundación Juana de Vega financia la iniciativa con un total de 120.000 euros.

El proyecto se considera un primer paso para garantizar la conservación de una buena y variada genética en el roble gallego. Las tres parcelas ahora implantadas podrán funcionar además en un futuro como huertosemilleros para la producción de plantas de roble de buena genética. La idea final se sitúa en fomentar un mayor uso del roble gallego, actualmente casi nulo, tanto en fincas particulares como en parques y jardines públicos.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información