El aprovechamiento de la resina despega en el sur de Galicia

La comunidad de montes de Mougás, en Oia, está impulsando el aprovechamiento resinero del monte, una iniciativa amenazada por el nematodo del pino, que lastra la puesta en marcha del proyecto

El aprovechamiento de la resina despega en el sur de Galicia

Vista del monte vecinal de Mougás, en Oia. / Imagen cedida por la comunidad de montes.

En Galicia, la extracción de la resina del pino era hasta inicios de los años noventa un aprovechamiento tradicional en algunas comarcas del sur, caso del Val Miñor o del Rosal. En aquel momento, la entrada en el mercado internacional de la resina de China y de otros países emergentes hundió precios y demanda, por lo que la recogida del producto dejó de tener sentido y se abandonó. En los últimos años, de la mano de la recuperación del mercado internacional, varios montes vecinales tratan de retomar el aprovechamiento resinero en Galicia.

Una de las comunidades de montes más activas es la de Mougás, en Oia (Pontevedra). El monte de Mougás ronda las 1.500 hectáreas, de las que más de 800 están arboladas, la mitad a eucaliptos y la otra mitad a pino. El pino, una madera que atraviesa una crisis de precios en los últimos años, se enfrentaba en los montes de Oia a un futuro en regresión, aunque la aparición de los proyectos resineros cambió las tornas.

“El pino tuvo un sentido económico en el monte vecinal, pero ese sentido murió” (Venancio Miniño, monte de Mougás)

“El pino tuvo un sentido económico en el monte comunal, pero ese sentido murió, ya que hay especies más productivas y que ofrecen una mayor rentabilidad, como el eucalipto”, explica el presidente de la comunidad de montes de Mougás, Venancio Miniño. “Entonces, valorando en la comunidad alternativas para el pino, descubrimos hace unos años la posibilidad de la resina, probamos a hacer unos ensayos de aprovechamiento y en cuanto constatamos que los resultados eran buenos, decidimos ir para adelante. De hecho, de barajar la reducción de la superficie de pino pasamos ahora a estar plantando 30 hectáreas más”.

Ensayos en el monte de Mougás.

Ensayos en el monte de Mougás.

Rendimientos
El año de ensayos le sirvió a la comunidad de montes para comprobar unos altos rendimientos en el aprovechamiento de la resina. Si en Castilla y León, la región con más tradición resinera, el primer año del sangrado de un pino puede rendir en torno a 2,4 kilos, en los montes de Mougás lograron cerca de 3 kilos. “En el sur de Galicia tenemos un gran potencial resinero por el clima”, valora Venancio Miniño. “El propio presidente de la Mesa Nacional de la Resina, Juan Carlos Álvarez, considera que Galicia y Canarias pueden ser grandes potencias resineras en el futuro”.

La extracción de la resina suele realizarse por medio de trabajadores autónomos que le pagan a las comunidades una pequeña cantidad por pino que trabajan. Esos ingresos constituyen para la comunidad un complemento a la futura corta de la madera, si bien para el presidente del monte vecinal de Mougás, tan o más importante que los ingresos es la creación de puestos de trabajo. “Sólo en nuestros montes, podemos estar hablando de que unas 15 o 20 personas podrían llegar a vivir de la extracción de la resina. En la situación de paro que tenemos, esos trabajos serían muy importantes”, subraya.

“Sólo en nuestros montes unas 15 o 20 personas podrían llegar a vivir de la extracción de la resina”

Las cuentas parecen claras. Cada resinero puede trabajar en torno a 5.000 pinos al año. Si de cada uno extrae algo más de 3 kilos –que es la media para las extracciones de segundo año y posteriores-, a un precio que supera el euro el kilo, puede ingresar entorno a 17.000 euros brutos al año. Es un trabajo duro y nadie se va a hacer rico, pero da para vivir, según las cuentas del sector. La empresa Resinas Naturales, ubicada en Castilla, ya confirmó en Oia que está dispuesta a comprar toda la resina que se produzca.

En Castilla y León, la labor de resinado se prolonga durante 8 meses al año y se detiene en la parada vegetativa invernal. En Galicia, donde la parada vegetativa es menor, el pino del país se podría resinar hasta 10 meses al año, calculan en la comunidad de montes de Mougás.

Mercado
El futuro del mercado de la resina presenta perspectivas de estabilidad. Sólo la demanda europea ronda las 300.000 toneladas al año, según estimaciones de Miniño, y la producción de España, Portugal, Francia, Italia y Grecia –los países productores en la UE- apenas supera en la actualidad el 15% de esa cantidad, a pesar del repunte productivo de los últimos años.

La resina se usa como película conservante en frutas y como materia prima para la industria cosmética y de pinturas

La resina natural tiene una gran demanda para recubrimientos conservantes en productos alimenticios, como la fruta, y también se usa en la industria cosmética y de pinturas. En estos dos últimos campos tiene la competencia de las resinas derivadas del petróleo, pero incluso en un contexto actual de bajos precios del petróleo, la extracción de la resina de pino se presenta rentable.

A los beneficios económicos y laborales que podría generar la resina, en Mougás añaden un tercer factor. “El gran problema del monte en Galicia son los incendios forestales. Si un resinero trabaja un monte, primero tiene que tener parte de ese monte limpio de matorral, y segundo, es el mejor vigilante contra el fuego, ya que es el primer interesado en no perder su trabajo”, explica el presidente de la comunidad de montes.

El nematodo del pino condiciona el uso resinero

El proyecto inicial de Mougás pasaba por iniciar el aprovechamiento resinero este año, aunque para la puesta en marcha de la iniciativa precisa de una autorización administrativa que presenta complicaciones. El monte vecinal de Mougás se encuentra cerca de la frontera portuguesa, lo que lo sitúa en una zona de especial vigilancia sobre el nematodo del pino. Esa circunstancia puede dificultar la autorización por parte de la Xunta del aprovechamiento, si bien desde la comunidad de montes cuestionan los posibles problemas.

El nematodo del pino constituye una plaga peligrosa para los árboles que se extiende por Portugal desde hace unos 15 años. En España se han detectado focos en los últimos años en Cáceres, Salamanca y también en la provincia de Pontevedra en el 2010, más concretamente en la zona de As Neves, limítrofe con Portugal. Desde el 2010 al 2015, Medio Rural adoptó medidas de prevención en el entorno de As Neves en un intento de impedir la expansión de la enfermedad. A mayores, toda la zona fronteriza con Portugal está bajo vigilancia.

La Xunta prorrogó este mes las medidas contra la plaga por un año más

Para su expansión entre los pinos, el nematodo, un gusano, se sirve de un insecto vector; si bien el escaso desplazamiento anual de los insectos vectores, considerado inferior a 3 kilómetros año, facilita la vigilancia sobre la plaga.

Las medidas de prevención adoptadas en Galicia a partir del 2010 se renovaron por un año más este mes de abril, una circunstancia que la Xunta justifica en una auditoría de la Food Veterinary Office –un órgano de la Comisión Europea-, que en el 2014 aseguró haber detectado ejemplares sintomáticos en la zona de As Neves.

Para el presidente de la comunidad de montes de Mougás, Venancio Miniño, el problema del nematodo no debería afectar al aprovechamiento resinero. “El miedo hay que entenderlo. Estamos de acuerdo en que se deben de adoptar las medidas de prevención que sean precisas, ya que el nematodo es un problema grave para la industria del pino y para los propietarios, pero también es cierto que no hay ni un solo estudio que relacione el aprovechamiento de la resina con un aumento del riesgo del nematodo del pino”, asegura Miniño.

“El miedo hay que entenderlo, pero no hay estudios que relacionen la resina con un aumento de riesgo del nematodo”

“De hecho, hay quien dice que reduce el riesgo, ya que el aprovechamiento de la resina permite una estrecha vigilancia de todos los pinos, de forma que se detectaría y se eliminaría en un corto plazo cualquier pino con síntomas de decaimiento, atractivo para la plaga”.

Calidad de la madera
Otra preocupación habitual por parte de los propietarios a la hora de estudiar el aprovechamiento resinero radica en la posible afección a la calidad de la madera, una cuestión que también descarta Miniño. “Por las experiencias que nos llegan de Castilla y León, la cuestión de la resina no tiene relación con los precios de la madera. Allí se vende a buenos precios madera resinada y sin resinar, y también a malos precios madera resinada y sin resinar”, valora Miniño. “La cuestión es hacer un buen manejo del aprovechamiento, no dejando puntas en la madera, por ejemplo”.

El proceso del resinado en Galicia se inicia en cada pino en el primer trimestre del año con la retirada de la corteza en franjas de un metro de alto por unos 12 céntimetros de ancho. El trabajo se completa con la colocación de un bote de plástico en la parte inferior que irá recogiendo toda la resina del árbol. A partir de entonces, aproximadamente cada dos semanas, la persona que trabaja el árbol le hará una incisión oblicua en la que aplicará un ácido. Será por esas heridas por donde resine el árbol.

“Los beneficios del monte no tienen porque ser sólo económicos. El monte es un lugar de paseo vecinal y tiene un uso turístico”

“Es un trabajo que precisa de una técnica y de una formación”, apuntan en Mougás, donde han hecho jornadas divulgativas sobre este proceso. En Galicia, los pinos se pueden comenzar a resinar en el entorno de los 25 años, unos diez años antes de la tala.

Multifuncionalidad
La iniciativa resinera complementa en Mougás al conjunto de recursos y usos que se hacen del espacio comunal, del que se busca un aprovechamiento multifuncional. “Los beneficios del monte no tienen porque ser sólo económicos. Hacemos aprovechamiento de la madera y creamos puestos de trabajo, pero el monte también es un espacio donde va la gente y que tiene un uso turístico relacionado con la naturaleza y la etnografía. Estamos poniéndolo en valor de manera discreta”, cuenta Venancio Miniño. “Tenemos un paisaje y un patrimonio singulareres. Entre otros elementos, contamos con un castro, petroglifos y queremos recuperar una pequeña senda que recorre 12 antiguos molinos”, enumera.

“En la zona próxima a la aldea, estamos sustituyendo eucaliptos por castaños de fruto y olivos”

En la idea de diversificar los usos del monte, la comunidad está también plantando castaños de fruto y olivos en el entorno de la aldea, en la parte baja del monte. “Es un espacio que estaba a eucaliptos y que no tenía sentido que estuviera así, ya que se trata de una zona donde puede ir a pasear la gente y que además debe servir para mitigar el riesgo de posibles incendios forestales. Nos gustaría que nuestra iniciativa sirva de ejemplo para los propietarios del monte particular también próximo a la aldea”, desea Miniño.

image_print

2 ideas sobre “El aprovechamiento de la resina despega en el sur de Galicia

  1. Onofrre Thomas Rafael

    Estimados: En nicaragua somos una empresa comunitaria productora de miera de resina de pino bajo un Plan General de Manejo. A la quincena producimos 11 mil kilos con 100 resineros. Tengo un comprador pero malo, actualmente busco un comprador en europa. Si estas enteresado uds me puede dar una direccion con quien puedo comunicar y hacer el negocio. Nuestro deseo es ganar mejor y mejorar nuestro nivel de vida de pobreza extrema que estamos. Hasta esta estura ya llevamos 11 meses en la produccion de resina. Lei informacion de la pagina me intereso mucho en comunicar.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información