¿De qué se queja el agro ante el Valedor do Pobo?

Un tercio de las denuncias relacionadas con el sector agrario en los últimos dos años advierte de la forestación de tierras agrarias y del incumplimiento de distancias del arbolado a núcleos de población. Concentraciones parcelarias, daños de la fauna salvaje y montes vecinales, otros asuntos candentes

¿De qué se queja el agro ante el Valedor do Pobo?

Prado plantado con eucaliptos. / Imagen: Adega.

El Valedor do Pobo ha recibido en los últimos dos años un centenar de denuncias relativas al sector agrario y forestal. Las quejas ante el Valedor revelan algunos de los focos de conflictividad que existen en el rural. La cuestión estrella en los últimos dos años en las reclamaciones del sector agrario se refiere a problemas ligados al ámbito forestal. La mayoría de las denuncias apuntan a incumplimientos de las distancias del arbolado a núcleos de población o trasladan casos de forestación ilegal de tierras agrarias.

La normativa autonómica obliga a mantener sin pinos y eucaliptos los 30 metros del monte limítrofes con viviendas, suelo de núcleo rural o urbano, en tanto que los primeros 50 metros deben estar desbrozados antes del 30 de junio de cada año.

En caso de edificaciones sin licencia municipal, el propietario forestal tendrá derecho a indemnización por la tala de árboles

A este respecto, el Valedor recuerda que la Lei de Prevención de Incendios añade un matiz importante a tener en cuenta. En caso de construcciones sin licencia municipal, el propietario de los terrenos forestales tendrá derecho a indemnizaciones por pérdidas y lucro cesante a cargo del propietario del terreno edificado. Se señala también que en ese caso, es obligación del propietario del terreno edificado el desbroce del espacio perimetral a su construcción, debiendo permitírsele servidumbre de paso para ejecutar esos trabajos. La retirada de los árboles, en cambio, corresponderá al propietario de los mismos.

Concentraciones parcelarias
Otro de los asuntos que motivan reclamaciones frecuentes desde el rural son las concentraciones parcelarias. El Valedor do Pobo reconoce que hay una lentitud de los procesos y ha urgido en el pasado a la Xunta a agilizar la ejecución de los trabajos. En cualquier caso, el organismo confía ahora en que la Lei 4/2015 de Mejora de la Estructura Agraria de Galicia contribuya a reducir el problema.

El Valedor recuerda casos como el de la parcelaria de Biduído – Bugallido, en Ames (A Coruña), iniciada en el 1991 y que estaba aún sin finalizar a finales del 2015.

La relación de problemas que se le trasladan al Valedor se completa con cuestiones como los daños de la fauna salvaje en el campo, las deudas de montes vecinales con la Administración o problemas derivados del retraso o denegación de ayudas agrarias.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información