Críticas del Sindicato Labrego sobre el Plan de Defensa contra Incendios 2019

La organización agraria, conjuntamente con Amigos de la Terra, sostiene que la Consellería de Medio Rural ha incumplido su compromiso de crear una mesa de trabajo sobre incendios en el marco del Consello Forestal

Publicidade
Críticas del Sindicato Labrego sobre el Plan de Defensa contra Incendios 2019

Incendio en la provincia de Ourense. / Archivo.

El Sindicato Labrego demanda mayor participación social en los planes de defensa contra incendios que cada año elabora la Xunta. La organización agraria, conjuntamente con Amigos da Terra, advierte de que Medio Rural se había comprometido en el 2018 a crear una mesa de trabajo sobre fuegos en el marco del Consello Forestal, “un compromiso que incumplió”, cuestionan.

El Consello Forestal, un órgano consultivo de la Administración en el que participa toda la cadena monte – industria, se junta todos los años antes del verano para recibir el Plan de Defensa contra Incendios (Pladiga) de cada año. Desde el sector forestal siempre se criticó que la Xunta acudiera al Consello Forestal con el documento cerrado, sin posibilidad de aportaciones, y a veces con la temporada de incendios ya iniciada.

Este año, las líneas del Pladiga se expusieron en el Consello Forestal celebrado el pasado 26 de abril, si bien el Sindicato Labrego, que integra a la asociación sectorial Frouma, sostiene que la Xunta “no admitió aportaciones” y apunta que el Consello Forestal sigue “una deriva totalitaria”, según expone en nota de prensa. “No se envió ninguna documentación previa del Pladiga a los miembros del Consello y ni siquiera se abrió la posibilidad de hacerle aportaciones. El director xeral de Defensa do Monte, Tomás Fernández-Couto, sentenció el debate indicando que el Pladiga se aprueba en el Consello da Xunta y punto”, cuestionan Sindicato Labrego, Frouma y Amigos da Terra.

Normativa de prevención
Otro punto de disconformidad de estas organizaciones se centra en la normativa de prevención que obliga a la creación de franjas de protección alrededor de los núcleos rurales y viviendas.

“Hemos constatado que hay distintas interpretaciones de la misma, incurriendo en graves errores con los conseguientes perjuicios a la ciudadanía: circulares y bandos de ayuntamientos en los que se aplican distancias y obligaciones que nada tienen que ver con lo aprobado por la Xunta de Galicia; interpretaciones de la normativa distinta según el distrito forestal, habiendo diferencias entre los distintos distritos de las cuatro provincias; o personal de la administración forestal dando charlas e interpretando la legislación a su manera” -cuestionan-. “Esta interpretación caótica de la ley está afectando seriamente a nuestro patrimonio arbóreo, con talas de árboles que no son ni necesarias ni obligatorias”.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información