¿Cómo implicar a la juventud en los montes vecinales?

Comunix, un programa formativo impulsado por la cooperativa Trespés y por la Mancomunidad de Montes de Pontevedra, le acerca la gestión de las comunidades de montes a 18 personas jóvenes de Galicia, Portugal e Italia

Publicidade
¿Cómo implicar a la juventud en los montes vecinales?

Los participantes en el proyecto Comunix visitaron diversas experiencias en montes vecinales de Pontevedra.

Uno de los retos que enfrentan las comunidades de montes vecinales es el relevo generacional. Con frecuencia, se produce una baja implicación de la gente joven en el monte, lo que abre incógnitas sobre el futuro de la gestión de los espacios comunales. Con el objetivo de fomentar una mayor participación de la juventud, la cooperativa Trespés y la Mancomunidad de Montes de Pontevedra pusieron en marcha este verano un programa formativo, Comunix, orientado a personas de 18 a 25 años residentes en parroquias con montes vecinales.

La iniciativa, en la que también colaboró el baldío (monte vecinal) de Vilarinho, en Lousa (Portugal), implicó durante dos semanas a 10 jóvenes de Portugal, 7 de Galicia y un italiano, que visitaron diversas experiencias en los montes vecinales de la comarca de Pontevedra, donde permanecieron una semana, y en el baldio de Vilarinho, donde estuvieron otra semana a finales de agosto.

“Antes había una dependencia directa del monte por la actividad agraria, pero esa relación desapareció en gran medida” (Alberte Román)

La experiencia representó una primera piedra en el camino de construir una mayor participación social en los montes vecinales. “Comunix es un proyecto pequeño en dimensión, pero que nos permitió constatar la necesidad de algo así. Hacen falta espacios en los que trabajar la realidad de los montes vecinales y reflexionar sobre lo que se puede hacer para lograr una mayor participación de la gente joven y de los comuneros en general”, explica Alberte Román, de la cooperativa Trespés, también impulsora del documental ‘En todas as mans’, sobre la realidad de los montes vecinales gallegos.

Factores
A la hora de analizar los factores que dificultan la implicación social en el monte, Alberte Román destaca la ruptura de la relación tradicional con el territorio. “Antes había una dependencia directa del monte por la actividad agraria, pero ese vínculo ya desapareció en gran medida, lo que lleva a que la gente no se involucre en la comunidad. También sucede a menudo lo mismo con las propiedades forestales privadas, que carecen de gestión”, valora.

“La cuestión es que el monte vecinal se vea como un valor con muchos usos potenciales. Pueden establecerse nuevos vínculos con el monte”

“La cuestión es que el monte vecinal se vea como un valor con muchos usos y aprovechamientos potenciales. Puede representar, por ejemplo, una oportunidad para crear empleo para personas jóvenes del entorno. En muchos montes ya no hay actividad agraria, pero se pueden pensar nuevos vínculos con el monte. En zonas perirubanas, el monte puede convertirse en un espacio natural de calidad con unos beneficios ambientales y sociales”, subraya Alberte Román.

En Galicia y en Portugal, las personas participantes en el programa Comunix visitaron diversas experiencias de usos y aprovechamientos de los montes. Tanto en Portugal como en Galicia predominan los aprovechamientos madereros de eucalipto y pino en los montes vecinales, pero se conocieron también aprovechamientos apícolas, ganaderos y usos sociales y culturales de los montes.

Conclusiones
Uno de los resultados de Comunix será la creación de una metodología educativa para impulsar la formación de personas jóvenes en torno a los montes vecinales, de forma que cualquier monte vecinal o entidad interesada pueda utilizarla. Alberte Román defiende también la necesidad de que la formación sobre los montes vecinales se aborde en los centros educativos. “La formación es precisa para que los jóvenes vean el monte como un valor, que sepan lo que significa, su historia y la importancia que tiene”, valora.

Otro punto de formación que se presenta como necesario de cara al futuro se centra en las propias personas que forman parte de las juntas rectoras de las comunidades, que en ocasiones nunca habían tenido relación con la actividad forestal. “Sería interesante que hubiera programas formativos para los propios comuneros que les aporten unas nociones básicas”, apunta Román.

Participantes en Comunix en el monte veciñal de Salcedo.

Participantes en Comunix en el monte veciñal de Salcedo.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información