Areeiro advierte de que la procesionaria del pino adelanta su ciclo por la sequía

La Estación Fitopatolóxica apunta la necesidad de actuar en los parques públicos para evitar problemas de salud

Publicidade
Areeiro advierte de que la procesionaria del pino adelanta su ciclo por la sequía

Procesionaria descendiendo de un pino. / Imagen: Areeiro.

La Estación Fitopatolóxica de Areeiro (EFA), centro dependiente de la Deputación de Pontevedra, ha advertido en su aviso fitopatológico extraordinario de la necesidad de actuar con urgencia contra la procesionaria del pino, sobre todo en los parques públicos, con el fin de evitar problemas de salud para la población. Los técnicos indican que hay que eliminar y destruir los bolsones de las orugas, promover la presencia de aves insectívoras, colocar barreras cónicas en los troncos para evitar que las orugas lleguen al suelo, y aplicar insecticidas para impedir que se entierren.

El personal de la Unidad de Artrópodos de la EFA señala que este año tuvo unas especiales condiciones climáticas de sequía (con la mitad de la lluvia acumulada habitual en nuestra zona) y temperaturas anormalmente elevadas, lo que favoreció el adelanto en los ciclos de algunas plagas, como es el caso de la procesionaria del pino. De hecho, destacan que si en la campaña pasada ya se habían detectado procesiones de enterramiento a primeros de enero, este año el adelanto aun es mayor, pues ya se están produciendo en algunas zonas.

La bióloga Rosa Pérez recuerda que las orugas de la procesionaria poseen pelos urticantes que liberan cuando se sienten amenazadas, y que pueden producir reacciones alérgicas e inflamatorias: urticarias y dermatitis, conjuntivitis, diversos síntomas respiratorios y, en el caso de personas muy sensibles, incluso reacciones anafilácticas. Algunos de estos síntomas aparecen de manera inmediata y otros suelen aparecer horas después pero persisten varios días. También los perros se pueden ver afectados con lesiones e inflamaciones en algunos casos graves en los tejidos de la lengua y de la boca, e incluso necrosis.

Debido a que no es imprescindible el contacto directo con las orugas para que se puedan producir estos efectos, desde la EFA se advierte de la necesidad de tener cuidado al pasear por parques o jardines con presencia de pinos con bolsones, señalando que bajo ningún concepto se deben tocar las orugas. Además, la técnica Rosa Pérez indica que en los ambientes más sensibles como los parques urbanos públicos o personales y las escuelas “es conveniente eliminar lo antes posible y destruir los bolsones -siempre utilizando las protecciones necesarias para evitar el contacto con los pelos- y promover, mediante la instalación de cajas nido, la presencia de aves insectívoras”.

En cualquier caso, si aún no se empezaron a observar las procesiones, se pueden colocar barreras cónicas en los troncos para evitar que las orugas lleguen al suelo o, si ya se miran en el terreno, aplicar un insecticida piretroide para impedir que se entierren. En ambos casos es fundamental poner equipos de protección personal para prevenir problemas.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información