‘Aldeas seguras, personas seguras’, cómo Portugal se protege de los incendios rurales

Tras los dramáticos incendios del pasado año, el país vecino está impulsando un programa de autoprotección de la ciudadanía. Los núcleos de población con mayores riesgos han definido locales de refugio y rutas de evacuación

Publicidade
‘Aldeas seguras, personas seguras’, cómo Portugal se protege de los incendios rurales

Vehículo calcinado en Pedragao Grande en el incendio de 2017. / Archivo.

Los trágicos incendios que se han vivido el pasado año en Portugal y, en menor medida, también en Galicia, confirman un cambio de escenario que ya no tiene vuelta atrás. Los que antes eran incendios forestales ahora son incendios rurales, con aldeas, viviendas y carreteras amenazadas por el fuego. Conscientes de la nueva situación, las Administraciones portuguesas están impulsando un programa de autoprotección de la ciudadanía frente al fuego, ‘Aldeas seguras, personas seguras’.

La iniciativa divulga medidas a seguir en el caso de proximidad a un incendio, con spots en radio y televisión y difusión de trípticos informativos. A mayores, en los núcleos de población con mayores riesgos, se están definiendo rutas de evacuación, puntos de encuentro y locales interiores de refugio, como iglesias.

El programa portugués ‘Aldeas seguras, personas seguras’ genera interés en Galicia, donde ya el pasado año distintas voces del sector forestal advirtieron de la necesidad de emprender en la comunidad una iniciativa similar. En Galicia, en el 2017 hubo 4 muertos, 158 casas que se vieron afectadas por los incendios y más de 2.000 evacuados.

Repasamos a continuación las recomendaciones que se están difundiendo en Portugal.

Si estuviese próximo a un incendio

– Llame de inmediato al 112.

– Si no corre peligro y posee vestuario idóneo (ropa de manga larga, botas y guantes), intente extinguirlo con palas, azadas o ramas verdes.

– No perxudique la acción de los bomberos forestales u otras fuerzas de socorro y siga sus instrucciones.

– Retire su automóvil de los caminos de acceso al incendio.

– Si nota la presencia de personas con comportamientos de riesgo, informe a las autoridades.

– Si el incendio estuviera cerca de su casa, avise a los vecinos, corte el gas y moje abundantemente las paredes y el matorral que rodee su casa.

Si un incendio se aproxima su casa

– Avise a los vecinos

– Riegue paredes, tejado y 10 metros en torno a la casa.

– Cierre puertas, ventanas y otras aberturas. Baje las persianas o cierre las contras.

– Retire leñas y lonas próximas a la vivienda.

– Si tiene algún local seguro, almacene allí las bombonas del gas.

– En el interior de la vivienda, aleje de las ventanas lo que pueda arder y coloque toallas mojadas en las ventanas.

– Si no corre peligro, apague pequeños focos de fuego con agua, tierra o ramas verdes.

Si se ve rodeado por un incendio

– Diríjase a una zona de abrigo o refugio colectivo. Si no estuviera cerca de ninguno, procure una zona preferencialmente plana y con agua o poca vegetación.

– Respire junto al suelo, a ser posible a través de un paño mojado, para evitar inhalar humo.

– Cubra la cabeza y el resto del cuerpo.

Preparación para la evacuación

– Mantenga los documentos más importantes en sitio seguro y de fácil acceso (un bolso, por ejemplo), de forma que puedan ser rápidamente transportados en caso de retirada de la vivienda. Considere la posibilidad de guardar copia de los documentos en la casa de un familiar o digitalizados en una unidad de memoria Usb.

– Tenga preparado un kit de evacuación, donde consten artículos esenciales a usar en caso de emergencia: material de primeros auxilios, medicación habitual, agua y comida no perecedera, productos de higiene personal, una muda de ropa, radio, linterna, silbato, dinero y lista de contacto de familiares / amigos.

Preparar la vivienda para una rápida salida

– Mantenga libres las salidas de cada división y del edificio, sin objetos bloqueando el paso.

– Asegúrese de que todas las salidas se abren fácilmente.

– Tenga los caminos de salida escogidos e identificados.

– Defina puntos de encuentro comunes con su familia.

En caso de evacuación preventiva, efectuada con antelación, para el exterior del núcleo de población

– Mantenga la calma.

– Cumpla las indicaciones de evacuación dadas por las autoridades. No vuelva atrás.

– Auxilie a niños, personas mayores o familiares con limitaciones de movilidad.

– Lleve el kit de evacuación. No pierda tiempo en recoger objetos innecesarios.

– Lleve consigo los animales de compañía.

– Cierre puertas y ventanas a medida que sale para fuera de su vivienda, así como otras aberturas (huecos de ventilación) que permitan el acceso de las llamas.

– Deje encendidas las luces exteriores de la vivienda.

Si además tiene tiempo y condiciones de seguridad:

– Aleje las cortinas y sofás que estén junto a las ventanas y retire mobiliario de jardín, lonas o leñas que estén junto a la vivienda o en alpendres.

– Retire las bombonas de gas para un local seguro. Si las puede sumergir en tanques, minimizará el riesgo de explosión.

– Riegue el entorno de la vivienda, en especial el lado enfrentado al incendio, y el tejado.

– Use solo el teléfono cuando sea imprescindible.

– Siga las instrucciones difundidas por la autoridad.

En caso de evacuación repentina para un refugio colectivo en el interior del núcleo de población

– Proteja el cuerpo de las llamas y del calor con vestuario idóneo (pantalones y camisa de manga larga, guantes y un paño para proteger la cara del calor y del humo).

– Mantenga la ropa seca (El agua es una sustancia muy conductora, por lo que la ropa mojada se calienta rápidamente, pudiendo aumentar la gravedad de las quemaduras).

– Elija siempre el camino de salida de la vivienda más seguro, esto es, el que tuviera menos humo y calor. Si es estrictamente necesario, atraviese los espacios con humo de la forma más próxima al suelo que pueda.

– Diríjase rápidamente a los locales de refugio colectivo más próximos definidos en el interior del núcleo de población. No vuelva atrás en tanto no se le permita.

En caso de que quede aislado en la vivienda, si no es posible la fuga

– Mantenga la calma.

– Proteja el cuerpo de las llamas y del calor con vestuario seco (preferentemente no sintético) e idóneo (pantalón y camisa larga, guantes y paño para proteger la cara del calor y del humo).

– Aleje las cortinas y sofás que estén junto a las ventanas y retire el mobiliario de jardín, lonas y leñas que estén junto a la vivienda o en alpendres.

– Si tiene algún espacio seguro, retire allí las bombonas del gas, por ejemplo, sumergiéndolas en un tanque, para minimizar el riesgo de explosión.

– Si tiene condiciones de seguridad, riegue el entorno de la vivienda, en especial el lado orientado al fuego y el respectivo tejado.

– Cierre puertas, ventanas y otras aberturas (conductos de ventilación) que posibiliten la entrada de las llamas.

– Coloque toallas mojadas en los huecos de puertas y ventanas.

– Permanezca lejos de las paredes.

– Procure abrigo en el extremo opuesto de la vivienda en relación al lado por donde el fuego se aproxima.

– Coloque los animales de compañía en una única estancia de la vivienda, preferiblemente acompañados. Nunca los suelte a la calle.

– Use el teléfono solo cuando sea imprescindible.

– Espere que el fuego pase y posteriormente, verifique la existencia de focos del incendio en la envolvente de la vivienda y en su tejado.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información