¿Qué posibilidades ofrece la energía geotérmica en Galicia?

El Clúster gallego de empresas de geotermia (Acluxega) reivindica que Galicia cuenta con un subsuelo propicio para las instalaciones de aprovechamiento del calor de la tierra. Comienzan a darse las primeras experiencias en sectores como el ganadero, pero es aún una de las energías renovables más desconocidas

Publicidade
¿Qué posibilidades ofrece la energía geotérmica en Galicia?

La dirección de Acluxega durante un encuentro con el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, y con Alfonso Cabaleiro, de Galicia Calidade.

“La energía geotérmica, vinculada al aprovechamiento del calor de la tierra, es aún la gran desconocida de las energías renovables”, afirman desde el Clúster de geotermia gallega (Acluxega). Pese a eso, Galicia cuenta con potencial para el aprovechamiento de esta energía y ha avanzado más en su implantación que buena parte de las regiones españolas, según apuntan desde el clúster.

Galicia tiene potencial para el aprovechamiento de la geotermia y ha avanzado más en su implantación que otras regiones españolas

El aprovechamiento de esta energía abarca no sólo las instalaciones industriales o domésticas de climatización sino que en los últimos tiempos mira también hacia otros sectores como el agroganadero y comienzan a darse las primeras experiencias en estos campos. “En algunas zonas se podría promover más su uso directo para aplicaciones agroalimentarias como ya están haciendo en países como Holanda, Austria, Nueva Zelanda o Chile”, indican desde Acluxega.

En la idea de hacerse con la confianza del consumidor, Acluxega está protagonizando una apuesta por la calidad, con el desarrollo de una marca propia en el 2014, Calidad Acluxega, sometida a los estándares de calidad más altos. Desde el 2018, a este sello se ha sumado el de Galicia Calidade. Este tipo de sellos de calidad “es una necesidad y una garantía para favorecer la confianza en la tecnología geotérmica, pero también para conseguir un nivel tecnológico de calidad comparable al de otros países más avanzados en el aprovechamiento de esta energía”, reivindican desde Acluxega.

Aprovechar el calor de la tierra

Los Sistemas de Climatización Geotérmica (SCX) utilizados en la calefacción y refrigeración de edificios se basan en el aprovechamiento del calor almacenado en los primeros 200 metros de la corteza terrestre. Para aprovechar esta energía se emplean intercambiadores introducidos en el terreno en combinación con bombas de calor.

La diferencia con otros sistemas más tradicionales, que utilizan una caldera de gas, gasóleo u otro combustible, radica en que en el caso de la geotermia se produce un intercambio de calor desde el terreno al edificio o viceversa. Mientras, los otros sistemas se basan en un proceso de combustión en el que también se produce una emisión de gases de efecto invernadero.

“Galicia dispone de un subsuelo muy propicio para realizar instalaciones de geotermia”, Manuel López, presidente de Acluxega

La energía geotermia de baja entalpía, es decir, con temperaturas de apenas unos grados, se encuentra disponible en cualquier lugar del planeta pero como ocurre con otros recursos mineros, su aprovechamiento depende de las condiciones geológicas del área donde se pretende su utilización.

Galicia cuenta con un subsuelo donde predominan los granitos, rocas cristalinas con una alta conductividad térmica y que son fácilmente perforables, todo esto hace que buena parte del territorio gallego resulte excelente para la implantación de estos sistemas. “Galicia dispone de un subsuelo muy propicio para realizar instalaciones de geotermia”, indica Manuel López Portela, presidente de Acluxega.

En este sentido, desde el Laboratorio Energylab, que también forma parte del clúster, después de realizar una avaluación de este tipo de instalaciones, constaron su eficiencia energética y la rentabilidad en zonas como Galicia.

Instalaciones en Galicia

En los últimos años el número de instalaciones de geotermia en Galicia fue aumentando de forma paulatina. Aunque el mayor crecimiento se produjo en el año 2007, la crisis en la construcción registrada en los años posteriores hizo que se frenara su expansión, tal y como indican desde Acluxega. Sin embargo, en los últimos años se está registrando una recuperación con valores próximos a los que se consiguieron en el 2007.

En el 2018 se contabilizaron en Galicia unos 1.338 sistemas de climatización geotérmica con bomba de calor. Esta cifra supone una utilización de esta tecnología de 0,39 unidades por cada 1.000 habitantes. Estos datos están aún muy lejos de los que consiguen otros países de Europa pero supera al resto de comunidades y regiones de España, donde el mejor de los ratios ronda las 0,17 unidades por 1.000 habitantes, según los datos que manejan desde Acluxega.

A Coruña y Pontevedra concentran casi el 84% de las instalaciones realizadas en Galicia

Por provincias, A Coruña y Pontevedra son de las zonas con mayor implantación de esta energía en Galicia, ya que concentran casi el 84% de las instalaciones. Mientras, Ourense y Lugo apenas cuentan con algunos casos. Como apuntan desde Acluxega, la menor densidad poblacional, un mayor desconocimiento de esta tecnología y unas condiciones geológicas no tan excepcionales como las de las provincias atlánticas, donde el predominio del granito resulta un punto a favor para su instalación, son algunos de los motivos para esta implantación tan desigual.

Calor desde la tierra

Además de para su instalación en calefacción y refrigeración de edificios, desde Acluxega señalan que la geotermia es una alternativa viable para otros usos, sobre todo para aplicaciones agroalimentarias. Así, esta energía puede emplearse en invernaderos con el objetivo de conseguir varias cosechas anuales de cultivos como tomates, guisantes, flores, pimientos o pepinos como ocurre ya en otros países como Alemania, Suecia, Austria, Francia, Holanda o Italia, que llevan más de 50 años aprovechando este recurso.

Reunion-traballo-Acluxega-Xeotermia-

Un encuentro de trabajo sobre la energía geotermia.

Este tipo de energía también puede emplearse para el calentamiento de suelos, el secado de alimentos y maderas, en la acuicultura o en sectores como la balneoterapia, entre otros. “El aprovechamiento de esta energía local, disponible en un medio rural disperso, que funciona las 24 horas del día reduciría la despoblación de las zonas rurales al poder instalar industrias agroalimentarias, ganaderas…”, reivindican desde Acluxega.

Por el momento son pocos los ejemplos del empleo de esta energía en sectores como el agrícola donde comenzaron aún este año a desarrollar algunas iniciativas. También en la ganadería comienza a haber ya ejemplos de granjas que cuentan con estos sistemas. Así, Coren cuenta ya con alguna granja de cerdos con estas energías y tienen ya proyectada otra donde combinará la geotermia con otras energías renovables.

El coste de la instalación, más elevado que otras energías renovables, es uno de los puntos que está frenando su avance. Sin embargo, desde Acluxega concretan que “esta energía puede conseguir un rendimiento muy elevado, de más del 400%, lo que permite una recuperación de la inversión además de tener un coste de mantenimiento muy bajo”, indican.

Acluxega, 10 años aglutinando al sector

Para el aprovechamiento geotérmico participan varias tecnologías que se centran tanto en la extracción del calor como de su aprovechamiento. En primer lugar implica la perforación, el sondeo térmico del cual se extrae el calor, y luego, está el sistema de emisión que se encarga de la distribución del calor o bien mediante suelo radiante o radiadores de baja temperatura.

Así es que Acluxega agrupa también empresas y entidades de ámbito gallego y nacional de todos los sectores relacionados con la cadena de valor de la geotermia. En la actualidad son 45 los asociados, entre los que figuran desde empresas instaladoras, perforadoras, ingenierías, distribuidoras de instalaciones o materiales. Pero también se incluyen centros de investigación como el Centro Tecnológico Nacional-Energylab, Universidades como la de Vigo u Oviedo o colegios profesionales, entre otras entidades.

Acluxega comenzó a funcionar en el 2010 y cuenta con 45 empresas y entidades asociadas del ámbito gallego y nacional

En estos casi 10 años de trayectoria de Acluxega, el clúster, que es además al único de estas características en España, ha trabajado en distintas líneas para favorecer la utilización de esta energía. La formación, la publicación de manuales, así como la puesta en marcha de iniciativas y convenios para la implantación de esta energía fueron las principales actividades de Acluxega.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información