Nuevo ataque de los lobos a una ganadería de Friol

Nuevo ataque de los lobos a una ganadería de Friol

Novilla preñada muerta a raíz del ataque

Esta pasada noche los lobos atacaron el ganado de Casa Bértolo, una ganadería de vacuno de leche en ecológico del ayuntamiento lucense de Friol. El ataque, el cuarto en lo que va de año, se saldó con la muerte de una novilla preñada de 8 meses y medio.

“Debido a la normativa de producción en ecológico tengo las novillas también en el prado. Esta mañana a las 7 fui a ver un lote de 6 que está en una finca cerca y vi que faltaba una y al poco ya encontré el cadáver. No estaba muy comido, sólo en el hocico, donde se notan las trabadas de los lobos que acabaron matando a la vaca por asfixia”, relata Concha, ganadera titular de esta granja en ecológico con 51 vacas en ordeño.

No es el primer ataque que sufre esta ganadería, pues en lo que va de año este es ya el cuarto. “En un año llevo 4 ataques del lobo: en el primero abortó una novilla preñada de 7,5 meses, en el segundo mató una novilla preñada de 7 meses y en el tercero tardó un mes en aparecer la osamenta del animal muerto”, se queja la ganadera.

La situación para esta ganadería en pastoreo comenzó a complicarse en el año 2012, cuando registraron los primeros ataques de los lobos. “Tengo 52 años y nunca recuerdo que había habido lobo en esta aldea. Empezaron a llegar los lobos en el 2012 y desde entonces los ataques van a más porque la población de lobos está descontrolada pues no tiene depredadores”, explica.

“Ahora empieza el lobo burocrático, que es el peor”

En Casa Bértolo ya probaron con varias medidas de prevención, pero sin éxito: “Primero metemos unas burras pero no funcionó, luego empezamos a retirar las vacas del prado de noche y meterlas en el establo, pero incluso atacan ya a primera hora o al anochecer, y ahora estamos criando una mastina para proteger el ganado, pero estos perros son caros, tanto su compra como su mantenimiento, y tampoco tenemos garantías de que sean efectivos”, explica Concha.

En este sentido, esta ganadera reclama a la Xunta ayudas para el mantenimiento de los mastines e indemnizaciones por el ganado muerto o herido. “Ahora empieza el lobo burocrático, de hacer un trámite burocrático farragoso y desesperante para que a lo mejor la Consellería de Medio Ambiente nos conceda una indemnización. No es justo que los ganaderos tengamos que sufrir los daños para mantener una especie como el lobo, que debe ser responsabilidad de toda la sociedad, no a nuestra costa”, denuncia.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información