_Conselleiro MR_Sober I

Medio Rural invertirá 2,7 millones en la recuperación de tierras abandonadas

El conselleiro de Medio Rural, José González, destacó este lunes la importancia de los proyectos de movilización de tierras agrarias impulsados por la Xunta en diferentes puntos de Galicia como factores de “dinamización social y económica de nuestro campo” y también por su decisiva contribución a la prevención y lucha contra los incendios forestales.

El titular de Medio Rural, acompañado por el director de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, Miguel Pérez Dubois, presentó en Sober una de estas iniciativas, que persiguen, dijo, “luchar contra el abandono y, consecuentemente, fijar población en el rural, que es uno de los grandes objetivos del Gobierno gallego”.

El conselleiro explicó que en esta localidad del sur de Lugo se van a poner en valor 21 hectáreas de terreno para su aprovechamiento como pasteros. Son, en total, 135 parcelas que pertenecen a 86 propietarios, por lo que señaló que “estamos ante una iniciativa de calado para este ayuntamiento”.

José González enmarcó esta actuación en los diferentes proyectos de movilidad de tierras que impulsa Medio Rural, para la recuperación y puesta en uso de tierras abandonadas. Una línea de trabajo en la que, indicó, “vamos a invertir 2,7 millones de euros en toda Galicia”.

Iniciativas

El responsable de la consellería recordó que –además de esta de Sober– ya están en marcha iniciativas en el Courel, Ancares y Val de Lemos, en la provincia de Lugo, así como en Cualedro, Oímbra y Arnoia, en la de Ourense. En fase de proyecto o previstos hay otros proyectos en Vilalba, Quiroga, O Barco de Valdeorras, el Baixo Miño o A Cañiza, que alcanzan “desde los olivos hasta la huerta y flor, pasando por los castaños o los cereales”, remarcó.

En este tipo de actuaciones, aclaró el conselleiro, “el Banco de Terras actúa como instrumento de identificación de áreas de gran aptitud agraria y elevado grado de abandono, de elemento para la concentración de la oferta a través de la dinamización de las personas titulares de los terrenos y de puesta en contacto y arbitraje entre titulares y agentes, tales cómo cooperativas o empresas agrarias, interesados en promover proyectos productivos agrarios de gran envergadura”.