“La mujer está ganando peso en el agro como empresaria y como directiva”

Dolores Calvo, presidenta de la recien creada asociación Nós, as mulleres, nos cuenta algunas de las claves en las que quieren trabajar desde el colectivo para conseguir una situación más igualitaria para las mujeres dentro de las cooperativas agroganaderas

Publicidade
“La mujer está ganando peso en el agro como empresaria y como directiva”

Dolores Calvo, presidenta del colectivo recién creado, Nós as mulleres.

Este mes se constituyó en Compostela la asociación Nós, as mulleres, integrada por directivas de cooperativas agroganaderas de Galicia. Hablamos con su presidenta, Dolores Calvo que es también una de las pocas mujeres que preside una cooperativa en Galicia, después de 5 años al frente de Condes de Albarei, y de varios años en la directiva de esta entidad, además de formar parte de la órgano rector de la Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca).

-¿Cuál es la situación de las mujeres en Galicia en sectores como la agricultura y la ganadería?
Hay estudios que muestran que alrededor de un 49% de las personas socias de cooperativas y SAT en Galicia somos mujeres, representamos casi la mitad de los socios de estas entidades. Sin embargo, la presencia de mujeres en los consejos rectores hasta hace unos años era del 12% y los últimos datos actualizados muestran que supone el 22%. Hemos ido mejorando, hubo avances, pero la presencia de mujeres en la presidencia de estas entidades es sólo del 4%. Estas cifras hacen que sea cuantificable y medible la realidad. Aunque estos porcentajes son más elevadas que la media española, consideramos que esta situación no es equilibrada con respeto a lo que deberían representar. Quizás los consejos rectores y los órganos de dirección de las cooperativas debieran ser más equilibrados y equitativos.

“En Galicia, el porcentaje de mujeres en las directivas de cooperativas es mayor que el estatal pero aún debiera ser más equitativa”

-En su caso, forma parte de ese 4% que afronta una presidencia…
Realmente en cooperativas de mayor tamaño es más complicado pero cada vez va habiendo más mujeres como presidentas, vicepresidentas, incluso en cooperativas con mucho volumen. Esto es una alegría y un indicativo de que la sociedad va evolucionando.

-¿Cómo surge Nós, as mulleres?
Nace al amparo de que en el 2013 se formara la Asociación de Mujeres en Cooperativas Agroalimentarias de España (Amcae), una asociación de mujeres dependiente de Cooperativas Agroalimentarias de España, que surgió con el afán de trabajar en la igualdad y de fomentar la presencia de mujeres en los consejos rectores. De hecho,  desde Galicia ya formamos parte de la directiva de esa asociación nacional. Detectamos que, aunque a nivel nacional se habían hecho iniciativas, era más difícil implicar a las socias y fue por eso que decidimos crear Nós, as mulleres, con la Asociación de Cooperativas Agroalimentarias de Galicia.

“El mayor impedimento para las mujeres es tener que asumir muchas responsabilidades: trabajo en la explotación, tareas domésticas y cuidados”

Ahora mismo, en las cooperativas socias de Agaca pueden llegar a ser cerca de 10.000 mujeres, por lo que no resulta factible que el colectivo las agrupe a todas de manera directa. Por eso, pensamos en una estructura en la que la asociación la integren las mujeres que ya están en consejos rectores o de las administraciones y gerencia de las cooperativas para que las reuniones sean más prácticas y que luego cada una de nosotras las lleve a las cooperativas de manera que impliquemos a nuestras socias.

-¿Con cuántas socias cuenta el colectivo en estos momentos?
Ahora mismo estamos 41 mujeres que pertenecemos a 18 entidades de distintos ámbitos, entre las que estamos 5 presidentas, que somos las que hay ahora en el sector agroganadero gallego. El número de socias también está limitado a un máximo por entidad, con la intención de facilitar el trabajo. Estamos abiertas a que se sumen nuevas socias de cooperativas y podrían incluso incluirse hasta 8 mujeres de cada entidad, en función del tamaño de la cooperativa. Lo más habitual es que haya hasta 4 de un mismo colectivo, pero hay cooperativas muy grandes como Coren, Clun o Aira… que por el número de socias que tienen se le permitiría sumar más integrantes.

-¿En qué líneas pretenden trabajar?
El objetivo fundamental que nos marcamos es el desarrollo integral de la mujer y la promoción de la igualdad en las cooperativas y en las SAT de las que forman parte. Buscamos intentar visibilizar a la mujer empresaria, directiva, trabajadora y profesional. Cuando hablamos de cooperativismo y del mundo rural, la mujer como socia siempre estuvo presente, trabajando en la explotación o incluso acudiendo a las reuniones, pero precisamos que también haya una visión de la mujer en esa faceta como empresaria y directiva profesional dentro del cooperativismo y del mundo rural. Intentamos hacer actividades que fomenten esa implicación.

-¿Qué programación tienen a corto plazo fijada?
Acabamos de nacer como colectivo y ya nada más constituirnos hicimos unas jornadas en Santiago que fueron encaminadas a mostrar los objetivos que teníamos y cómo vamos a funcionar, como a poner en contacto a las socias con proyectos que se están llevando a cabo y que son iniciativas emprendedoras en el rural que creemos es importante que se conozcan. Son propuestas que pueden servir de inspiración para otros productores y que pueden combinarse con otras actividades. Ahora tenemos que esperar a tener algo de fondos para ir haciendo más propuestas. Nuestra idea es seguir en esa línea e ir acercando a las cooperativas el proyecto y trabajar en el empoderamiento de las mujeres.

-¿Qué frena que las mujeres ocupen puestos en cooperativas y entidades agroganaderas?
Desde Agaca ya se tienen hecho estudios en los que se observa que el mayor impedimento es el tener que asumir muchas responsabilidades. Las mujeres realizan el trabajo en la explotación, el trabajo doméstico y luego se le suma el cuidado de dependientes, tanto mayores como niños. Esa función de cuidadoras seguimos a asumirla las mujeres por lo que tienen falta de tiempo para poder afrontar esos cargos y responsabilidades en un ámbito más público. Realmente en estas encuestas se ve que muchas mujeres no tienen ni tiempo de ocio para ellas lo que repercute en que no puedan realizar esas tareas. Hay también quien no quiere, por falta de interés, encargarse de esas responsabilidades.

Además también hemos detectado que algunas acusan una falta de formación, aunque en algunos casos es más una inseguridad que realmente falta de capacitación. Luego, en mujeres de más edad esa faceta pública y de representación parece que se la asignen más a los hombres, como si esa función no fuera bien vista que correspondiese a la mujer. Detectadas las limitaciones y atrancos comenzamos a ver cómo resolver esta situación.

“Hay que mentalizar a la población, no sólo a las mujeres, para evitar estas dificultades, echando mano de la corresponsabilidad”

-¿Cómo barajan afrontar desde la asociación problemáticas como la carga de trabajo derivada de estar dedicadas también al cuidado de personas dependientes en el hogar?
Creemos que sigue habiendo necesidad de mentalizar a la población, no sólo a las mujeres, para evitar estas dificultades, echando mano de la corresponsabilidad. Si asumimos tareas comunes y que los dependientes son responsabilidad tanto de hombres como de mujeres, llegando a distribuir tareas de manera equilibrada, es la manera de que la mujer pueda participar en la cooperativa de forma más activa. También es preciso que las mujeres comiencen a delegar más en los hombres esas tareas del hogar que llevan años asumiendo. Además también queremos ofrecer formación para que las mujeres puedan acceder a estos puestos de dirección con la mayor formación posible y que no sientan que no pueden llevar a cabo esas responsabilidades.

-¿Cómo pretendéis mentalizar sobre estas cuestiones?
La idea es ir haciendo jornadas y talleres en las que se trabajen estas temáticas. También queremos darle a conocer otras experiencias para que sirvan de ejemplos, como el caso de CampoAstur que ya llevan tiempo empleando un sistema de relevo de personal especializado en las ganaderías para que puedan tener disponibilidad de tiempo libre y que facilita una mayor autonomía para las mujeres.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información