Enganches tractor comparativa

Dos enganches iguales en dos tractores idénticos, uno pasa la ITV, otro no

Unións Agrarias advierte de casos anómalos en el control de los enganches en la inspección técnica de los tractores. Los afectados por el rechazo de su dispositivo tienen que afrontar gastos superiores a los 1.200 euros y numerosos trámites

El endurecimiento de los controles de las ITV sobre los tractores está dejando en los últimos meses casos poco comprensibles para los profesionales. Hay enganches de tractores no homologados que pasan la inspección y otros idénticos que son rechazados. Unións Agrarias demanda un criterio único y advierte de los problemas que le genera a los ganaderos la obligación de cambiar el enganche y de homologarlo: más de 1.200 euros de gasto y numerosos trámites.

La legislación obliga en teoría a que todos los tractores posteriores a 1994 cuenten con un enganche homologado, si bien es una cuestión sobre la que las ITV agrícola no habían hecho incidencia hasta el momento, pues eran conscientes de que si obligaban a cumplir la ley al pie de la letra, pararían a todo el sector. El cambio de criterio de las ITV, endureciendo ahora los controles sobre los enganches, está generando problemas en el campo, con casos que tienen difícil explicación.

Tractor que pasó la ITV con el enganche.

Tractor que pasó la ITV con el enganche.

Uno de los casos detectados le sucedió en persona al responsable de Unións Agrarias en la comarca de Ordes, Anxo Dono, que se encontró recientemente con que su tractor John Deere, adquirido en el año 2004, suspendía la inspección por el enganche del tractor. La sorpresa llegó cuando un vecino, con un enganche idéntico en el mismo modelo de tractor y con los mismos caballos que el suyo, sí pasó la inspección.

“La única diferencia es que el otro tractor tenía un año más de antigüedad -cuenta Anxo Dono-. Cuando consulté el caso, lo que me dijeron es que el otro vehículo era anterior al año 2004, que es el año a partir del cual parece ser que estaban controlando la homologación de los enganches -cuestión que no figura en ninguna normativa-. O sea, que puedes tener un enganche medio colgando en un tractor de 20 o 25 años y no pasa nada. Lo normal es que sean o todos o ninguno”, critica.

Tractor del mismo modelo que no pasó la ITV con el mismo enganche.

Tractor del mismo modelo que no pasó la ITV con el mismo enganche.

Ninguno de los dos enganches estaba homologado, a pesar de que ambos tractores habían salido con él equipado del concesionario. “Cuando hablas con el concesionario, te dicen que en aquel momento el enganche valía, pero ahora nos estamos comenzando a encontrar con rechazos en la ITV, como fue mi caso y otros semejantes”, explica Anxo Dono.

La solución en un caso así pasa por la compra de otro enganche y por solicitarle su homologación a la casa fabricante del tractor, un proceso que en conjunto supera los 1.200 euros y que obliga a gestiones con el concesionario y con la casa fabricante del tractor. “Son muchas vueltas y hay quien además se encuentra con que el concesionario en el que compró el tractor ya cerró, con lo cual tiene serias dificultades con todos los trámites que hay que hacer”, explica Anxo Dono.

Valoraciones de Supervisión y Control
Consultada sobre el caso Supervisión y Control, la empresa concesionaria de la ITV en Galicia, su portavoz, Carmen Fernández, se limita a explicar la situación general de inspección de los enganches de tractor en Galicia. Fernández señala que es habitual la detección de incumplimientos en la homologación de enganches, ya que en ocasiones se incorporan en los tractores “enganches artesanales ‘adaptados’ para la orografía gallega que incumplen el requisito de homologación”.

“Es preciso hacer referencia a la diversidad intrínseca del sector agrario, que se expresa en la gran variedad de modelos y su antigüedad, que aplicado además al enganche de remolque dificulta la inspección, debido a que se trata de elementos muy diferentes, principalmente en cuanto a capacidades de arrastre o versatilidad (enganches fijos, oscilantes, barras de tiro, etc)”, exponen desde Supervisión y Control.

“Estas características son de vital importancia para evitar los accidentes de tráfico donde se puedan ver implicados tractores y remolques, y en muchos casos dichas características se desconocen por no estar homologados o, incluso estándolo, carecer de la identificación que permita verificar la homologación (carencia de placa o ilegibilidad de la misma por el uso del dispositivo acoplado)”, concluye Carmen Fernández.

¿Qué dice la normativa?

Desde la Asociación Nacional de Maquinaria Agrícola (Ansemat) resumen las cuestiones normativas a tener en cuenta con los enganches de los tractores:

– Los tractores deben equipar un enganche de remolque homologado. El enganche puede estar montado de origen o puede ser montado posteriormente a través de una reforma, que debe legalizarse mediante anotación en la tarjeta ITV.

– Cuando el tractor va a pasar inspección en una estación ITV, en esta comprueban que el enganche esté anotado en la tarjeta ITV y si está incluido en la homologación de tipo del tractor.

– Si el enganche no aparece en la homologación de tipo del tractor, en la ITV se solicita un certificado por la reforma, que puede emitir el fabricante o un servicio técnico de reformas.

– Si el enganche no aparece anotado en la tarjeta ITV, en la estación ITV se solicita un certificado de equipación en origen (que puede emitir el fabricante), o un certificado por la reforma, que puede emitir el fabricante o un servicio técnico de reformas.

Sobre la cuestión de enganches no anotados en la tarjeta ITV, en la Asociación Nacional de Maquinaria Agrícola (Ansemat) confirman la detección de problemas en Galicia. El responsable técnico de Ansemat, Emilio Allué, señala que la única incidencia que se les trasladó últimamente sobre enganches -“generalmente en Galicia”- se refiere a enganches que no aparecen anotados en las tarjetas ITV.

“En las tarjetas ITV de tamaño cuartilla, anteriores al año 2010 y reguladas según el antiguo Real Decreto 2140/1985, en ocasiones no se reflejaba la equipación en origen del enganche. Esto se debía a que el citado real decreto indicaba que había que reflejar el dispositivo de acoplamiento en la tarjeta ITV en un campo que no existía en el formato de tarjeta del propio real decreto. Es una circunstancia que se puede resolver con un certificado de equipación en origen por parte del fabricante”, destaca Allué.