¿Cuanto tendrán que pagar los agricultores por reutilizar semillas de cereales y leguminosas?

Por primera vez en España las cooperativas y la mayor parte de organizaciones agrarias firman un convenio con las empresas de obtención de semillas de grano para hacer cumplir la legislación sobre patentes. La Coag y el Sindicato Labrego se oponen al acuerdo y critican que solo favorece a las multinacionales de semillas.

Publicidade
¿Cuanto tendrán que pagar los agricultores por reutilizar semillas de cereales y leguminosas?

Campo de centeno en Viana do Bolo

Por primera vez en España las principales organizaciones agrarias (Upa y Asaja), Cooperativas Agroalimentarias de España y las empresas obtentoras de semillas, agrupadas en Anove, alcanzaron un acuerdo el pasado 26 de julio para hacer cumplir la normativa sobre patentes de cereales de grano.

El acuerdo afecta a las principales zonas cerealistas de España, y en el caso de Galicia su efecto se notará principalmente en la comarca de A Limia.

Y es que desde el año 1997, y en aplicación de la normativa europea, el Real Decreto 1709/1997 sobre Acondicionamiento de Grano Destinado a Siembra prohíbe a agricultores y ganaderos reemplear en la siguiente siembra variedades de grano (trigo, cebada, centeno, maíz para grano, leguminosas para grano..etc) protegidas por patentes -la inmensa mayoría de las existentes en el mercado- sin el permiso de la empresa obtentora y sin pagarle un canon para compensar los gastos de investigación para lograr esas variedades mejoradas.

En los primeros diez años posteriores a la entrada en vigor de esta norma la administración no fue celosa en el cumplimiento de la misma, de forma que muchos agricultores siguieron reutilizando sin problema semillas protegidas sin permiso de la empresa obtentora.

Sin embargo en la última década el Seprona ha estado actuando de oficio, tanto contra almacenistas que limpiaban semilla y luego la vendían para siembra, como contra los propios agricultores, lo que ha supuesto cientos de penalizaciones en el cobro de la PAC, multas e incluso penas de cárcel.

¿Cuanto tendrá que pagar el agricultor?

En este sentido, el acuerdo se aplicará ya a partir de la campaña 2017-2018, es decir ya en la siembra de los cereales de invierno dentro de dos meses.

En cuanto a lo que tendrá que pagar el agricultor por volver a utilizar semillas de cereal certificado, se ha simplificado la cantidad a pagar, de forma que si antes la contribución era diferente según la variedad que se utilizaba, ahora se ha unificado en una tarifa única.

Además el agricultor puede decidir cuándo pagarlo y según la modalidad que más le convenga.

En primer lugar el agricultor puede pagar directamente en el operador que le limpia la semilla. Si lo hace así paga por la cantidad de semilla que limpie y el pago es de 12 euros/por tonelada o 1,2 euros por quintal, independientemente de la variedad que sea. Antes el pago era diferente por variedad.

Pero si lo prefiere puede hacer el pago en el momento de hacer la PAC, y en función del número de hectáreas sembradas. En este caso el pago está modulado en función del rendimiento comarcal del plan de regionalización, según la siguiente escala:

Zonas

Rendimiento medio (Kg./Ha) Comarcas

Remuneración

/ha sembrada

A

Secano: Menor o igual a 2.200

1

B

Secano: Entre 2.200 y 3.200

2

C

Secano: Mayor o igual a 3.200

3

D

Regadío

3

Por tanto, la primera decisión que tiene que tomar un agricultor es cuándo quiere pagar la remuneración, y en función de sus dosis de siembra y de su rendimiento comarcal qué opción es la más rentable.

¿Quien está exento de pagar?

Además, y tal como establece la legislación europea se establece una definición de pequeño agricultor que queda exento del pago. Serán considerados pequeños agricultores aquellos que cumplan las siguientes condiciones:

Zonas

Rendimiento medio (Kgs/Ha) Comarcas

Superficie máxima (ha) de Tierra Arable declarada en la PAC

Índice ponderación

(Has equivalentes)

A

Secano: Menos de 2.200

60

1

B

Secano: Entre 2.200 y 3.200

40

1,5

C

Secano: Mayor o igual a 3.200

20

3

D

Regadío

10

6

Por tanto, en comarcas de regadío como A Limia, los agricultores que siembren más de 10 hectáreas en tierra de regadío deberán pagar por reutilizar las semillas.

¿Como se repartirá el dinero recaudado?

La aplicación de las cantidades recaudadas (equivalentes al 50% del royalty comercial de la variedad) será para los siguientes conceptos:

-El 50% como retribución directa a las empresas obtentoras de semillas.
-El 15% a las cooperativas y acondicionadores por gastos de gestión.

-El 5% a las asociaciones firmantes (Asaja y Upa) para actividades de formación.

-El 30% para medidas de apoyo a la investigación y la calidad de la semilla, divididas en: un 15% con destino a un fondo de investigación y desarrollo de variedades en España, cogestionado por Cooperativas y GESLIVE-Anove; y el 15% con destino a ayudas para la compra de semilla certificada.

Desde Upa valoran que el convenio “mejora la situación de los agricultores, con una remuneración menor que tendrán que pagar, al tiempo que se exime a los pequeños agricultores”.

Además, destacan que “una parte muy importante del dinero recaudado, el 40%, se destinará a actividades de formación e información a los agricultores, así como para proyectos de investigación”.

A este respecto, la organización agraria recuerda que “en las últimas décadas las empresas de semillas estaban disminuyendo sus programas de investigación en España, lo que supone que las semillas que se comercializan no están perfectamente adaptadas a nuestras condiciones climatológicas, y a las limitaciones que supondrá el cambio climático”.

Coag, el Sindicato Labrego y la Rede Galega de Sementes consideran que solo favorece a las industrias de las semillas

La Coag no ha firmado el acuerdo porque considera “injusto y abusivo” el pago de la agricultores de un canon anual -durante 25 años desde el registro de la semilla- por la reutilización de sus propios granos como semillas, por el mero hecho de una procedencia anterior como semilla certificada protegida.

Además, Coag considera que el agricultor ya paga un alto coste por la compra de semillas certificadas -en el que van incluidos los royalties- con un precio que triplica el del grano, por lo que considera que “en este convenio prima el afán desmedido de lucro”.

Por su parte, desde el Sindicato Labrego Galego reconocen que “en Galicia el coste no será excesivamente elevado, pero no deja de ser una tasa que un grupo de empresas repercute en nuestras explotaciones con la connivencia del Gobierno”.

Coag y Slg: “Es un abuso que se obligue al agricultor a pagar este canon durante 25 años”

Donde si tendrá un impacto importante será en A Limia. Asi, el SLG calcula que en esa comarca la superficie de cereal cultivada por explotación puede andar en alrededor de 15 hectáreas, aunque hay explotaciones que trabajan 50 o más hectáreas. “Estaríamos hablando de un coste superior a los 50 euros para una superficie de unas 30 hectáreas si aplicamos la tasa de 12 euros por tonelada de grano; pero si la tasa fuese de 3 euros ya subiríamos a los 100 euros”, advierten.

Además, recuerdan que “hay casos de empresas de semillas que han denunciado a agricultores por encontrar trazas de sus patentes en campos de cultivo donde no fueron cultivadas esas semillas, pero a donde llegan debido a la polinización cruzada”.

En este sentido, el Sindicato Labrego pone sus servicios jurídicos a disposición de los agricultores a los que se les pretenda cobrar este canon.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información