Catastro tiene mal identificada la propiedad de un 30% de las tierras rústicas de Galicia

La desactualización del registro dificulta la habilitación de franjas de protección contra el fuego alrededor de los núcleos de población. Medio Rural quiere que las tierras de propiedad desconocida pasen a ser de gestión pública autonómica

Publicidade
Catastro tiene mal identificada la propiedad de un 30% de las tierras rústicas de Galicia

Parcela abandonada al lado de un pastizal.

Galicia tiene 11 millones de parcelas rústicas, un 28% del total de España, con 1,7 millones de propietarios. Cada propietario cuenta de promedio con 6,7 parcelas de 2.500 metros cuadrados. Tal escenario de minifundio se enreda aún más por la desactualización de los datos de propiedad. Catastro tiene mal identificada la propiedad de alrededor de un 30% de las tierras rústicas de Galicia, lo que dificulta múltiples iniciativas, como proyectos de gestión en conjunto o la habilitación de franjas de protección contra el fuego alrededor de los núcleos de población.

La Consellería de Medio Rural, que trata de impulsar la habilitación de franjas de protección contra el fuego en colaboración con unos 200 Concellos, está encontrándose con las dificultades derivadas del caos de Catastro. La Xunta puso a disposición de los Concellos una aplicación informática que les permite automatizar la impresión de notificaciones con destino a los propietarios afectados por las franjas de protección. Problema, alrededor de un 30% de los propietarios de las franjas están mal identificados.

El conselleiro de Medio Rural, José González, reconoció esta semana la situación. “Tenemos 1,1 millones de propietarios de parcelas en franjas de protección, de los que hay más de 300.000 que carecen de NIF, según los datos de Catastro. Son propiedades registradas o bien a nombre de personas que vivían antes de que existiese el NIF en España o bien a nombre de herederos sin identificar”, señaló González en un acto sobre la movilidad de la tierra rústica en Galicia.

Parte de los titulares sin identificar en el Catastro pueden ser localizados, pero otra parte es desconocida, lo que dificulta cualquier iniciativa de gestión conjunta de la tierra o mismamente la creación de franjas de protección alrededor de los núcleos poblados. La normativa autonómica permite que en las franjas la propia Xunta asuma las tareas de gestión de la biomasa de parcelas de propietario desconocido, decomisando la madera obtenida; pero el problema de fondo no se resuelve.

Titularidad a favor de la Xunta de las tierras de propiedad desconocida
La Administración proyecta cambiar el escenario en la futura Lei de Recuperación e Posta en Valor de Terra Agraria de Galicia, que quiere aprobar a fines del 2019 o comienzos del 2020. Esa normativa le atribuirá a la Xunta la propiedad de toda tierra que continúe siendo desconocida tras un proceso de investigación sobre la titularidad de la misma.

La Comisión Superior para el Estudio del Derecho Civil Gallego emitió recientemente un dictamen favorable a la atribución de los bienes vacantes en favor de la Xunta, según nota de prensa de la Consellería de Presidencia. La medida afectaría sólo a los bienes abandonados sin dueño conocido, de forma que esas propiedades puedan ser incorporadas a posibles figuras de gestión conjunta de la tierra, como polígonos agroforestales -que se quieren regular en la Lei de Recuperación de Terras-, o Sociedades de Fomento Forestal (Sofor).

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información