Advierten de que el campo de Ourense se encuentra en “situación de emergencia, ante la pasividad de la Xunta”

Unións Agrarias cifra en más de 14 millones de euros las pérdidas directas para los viticultores, ganaderos y apicultores debido a las heladas, la sequía y ahora el granizo. Reclama ayudas directas y denuncia la “pasividad” de la Consellería de Medio Rural. La conselleira abre la puerta a que se pueda declarar la zona catastrófica en el Ribeiro, en los ayuntamientos de Castrelo de Miño y Cenlle

Publicidade
Advierten de que el campo de Ourense se encuentra en “situación de emergencia, ante la pasividad de la Xunta”

Rueda de prensa de Unións Agrarias esta mañana en Santiago.

El sindicato Unións Agrarias le demanda a la Xunta que declare la provincia de Ourense como “zona de emergencia” ante las graves pérdidas que están ocasionando en el campo las adversidades climáticas.

Así lo reclamó esta mañana en rueda de prensa en Santiago de Compostela el responsable de Producciones Agrarias y Extensivas de Unións, José Ramón González. Y es que a las heladas de abril, que arrasaron buena parte de los viñedos de Ourense, se le sumó ahora la granizada del pasado domingo, y una fuerte sequía que está poniendo en una situación crítica a los ganaderos.

Pérdidas de más de 14,5 millones de euros para los viticultores

De este modo, José Ramón González cifró “en más de 14,5 millones de euros las pérdidas para los viticultores a consecuencia de las heladas de abril y del granizo de este domingo”. Unas pérdidas que se repartirían, según los cálculos del sindicato, en 6,5 millones de euros en el Ribeiro, 2,5 millones de euros en la Denominación de Origen Ribeira Sacra, otros 2,5 millones en la D.O. Valdeorras y entre 1,8 y 2 millones de euros que dejarían de percibir los viticultores de Monterrei.

“Estamos hablando de que esos 14,5 millones de euros salen del bolsillo de los viticultores, que en muchos casos este año no tendrán ningún ingreso y sí un incremento de los gastos de entre un 10 y un 15% para cuidar la segunda brotación de las vides tras las heladas”, advirtió.

Cierre en la oficina agraria comarcal de Viana este jueves para solicitar ayudas para los ganaderos y los apicultores

Pero la difícil situación económica para el campo de la provincia se extiende también a la zona de Montaña de Ourense, donde las tres principales producciones (castaña, ganadería de carne y apicultura) se vieron tocadas este año a consecuencia de las heladas y de la fuerte sequía.

“Estamos hablando de que sólo en la castaña calculamos que se perdieron 1,5 millones de kilos, lo que viene a ser 1,5 millones de euros, y esto provocará graves dificultades para muchas explotaciones ganaderas, que tienen a este fruto como un complemento de renta”, advirtió el responsable de Unións Agrarias.

José Ramón González: “Hay jóvenes que se incorporaron este año en la provincia de Ourense y están en una situación muy difícil”

Un ejemplo es el de María Páez, ganadera de Viana presente en la rueda de prensa quien, muy afectada, explicó que “a día de hoy tengo serias dificultades para encontrar agua para mis vacas, no hubo forraje debido a la fuerte sequía y ahora las estoy alimentando con el que tendrían que comer en invierno”. “No sé como voy a hacer en los próximos meses”, confesó. Una situación que también se extiende a la apicultura, un sector en auge en Ourense, pero que este año “no sólo es que los apicultores no recojan miel, sino que tienen que gastar dinero para alimentar a las abejas”.

En este sentido para denunciar esta situación y reclamar ayudas a la Consellería de Medio Rural mañana está previsto un cierre indefinido en la Oficina Agraria Comarcal de Viana do Bolo.

Reclaman ayudas directas, bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social y reducción de los módulos

Las demandas de Unións Agrarias a la Xunta de Galicia para que los agricultores y ganaderos puedan superar este año de desastres climáticos pasan por:

-Ayudas directas por superficie para los viticultores afectados por las heladas y por el granizo. “Son posibles y legales porque el año pasado la Consellería ya las aprobó para los viticultores de la Ribeira Sacra”, subrayó José Ramón González.

-Líneas de crédito del Igape para que las explotaciones ganaderas y vitícolas podan hacer frente a los gastos.

-Bonificación por parte del Ministerio de Trabajo del 90% de las cuotas a la Seguridad Social de los viticultores y ganaderos afectados.

-Reducción por parte del Ministerio de Hacienda de los módulos para los sectores afectados.

Además, José Ramón González advirtió de que “el sur de Galicia, y sobre todo la provincia de Ourense, está este año en una situación de emergencia”, por lo que defendió que “no estaría mal que la Xunta de Galicia declarara zona de emergencia”.

El responsable de Unións denunció también que “la situación peor es la de mucha gente joven que se incorporó este año a la viticultura y a la ganadería, a veces comprometiendo el patrimonio de los padres, y que este año tendrán que hacer frente a una situación económica muy negativa”.

La conselleira abre la puerta a declarar zona catastrófica los ayuntamientos de Castrelo de Miño y Cenlle

La conselleira del Medio Rural, Ángeles Vázquez, vinculó la posible declaración de zona catastrófica, que solicitaron municipios de la comarca del Ribeiro tras los recientes episodios de granizada, a que los estudios que están realizando determinen que se produjeron los condicionantes necesarios, en una zona que definió como “muy concreta y centralizada”.

Preguntada tras una visita a una granja en Santiso por la solicitud que expusieron los municipios ourensanos de Cenlle y Castrelo del Miño, circunscribió la declaración a que se den “una serie de condicionantes, que hay que estudiar”. La Consellería, explicó, tiene que realizar sus estudios y, en caso de que determinen que se dan las condiciones de zona catastrófica, trasladarlos a la Vicepresidencia de la Xunta y después al Ministerio.

Seguros agrarios

“Desde el minuto cero me puse en contacto con los distintos presidentes de las denominaciones de origen y por parte de esas denominaciones están haciéndose las valoraciones, igual que de las oficinas agrarias, y si se dan las circunstancias haríamos la declaración pertinente y veríamos hasta que punto podría llegar el Ministerio y la Xunta de Galicia”, aseguró.

No obstante, se mostró crítica con la postura transmitida por sindicatos como Unións Agrarias, insinuando que tiene “la impresión de que hubo gente que estuvo de vacaciones y de pronto ahora tiene ganas de trabajar”. “A mí me parece muy bien que la gente trabaje por el campo pero hay que trabajar en el día a día”, añadió.

Ángeles Vázquez, que instó a los sindicatos a que se pongan en contacto con ella porque “por ahora no lo hicieron”, afirmó que hablar de “annus horribilis” no es algo que se corresponda con la realidad. Admitió que fue “un año malo” para el sector viticultor en determinadas zonas, pero, en cambio, “en las Rías Baixas, si no cae una granizada, la cosecha va a ser espectacular, igual que en la Ribeira Sacra”.

La conselleira matizó que hay zonas “concretas y centralizadas” que “no están pasando por un muy buen año”, al verse afectadas primero por la helada en Ourense, con afectaciones importantes “pero no las que anunciaba Unións Agrarias y otros sindicatos”; después por la sequía y, finalmente, por el granizo, por lo que “ahora se está haciendo la valoración pertinente, sobre todo en la zona del Ribeiro”.

En cuanto a la actuación que está desarrollando la Consellería de Medio Rural, apuntó que se puso en marcha una línea de financiación para apoyar con más cuantía “lo que son los seguros en sí”, con lo que se persigue “hacer lo posible para que al agricultor y al ganadero no le resulte costoso tener un seguro”.

En esta línea, volvió a insistir en la necesidad de profesionalizar el sector, ya que Galicia es de las comunidades en la que “menos tanto por ciento hay de asegurados” en el sector agrícola, algo que atribuyó a que “algo falló”, tanto “desde los tomadores de seguros que son los propios sindicatos y que, por lo tanto, también tendrán que decirle al propio agricultor que es lo que estuvieron haciendo hasta ahora” como desde la propia administración “tal vez por no preocuparse”.

Finalmente, fijó el reto en lograr un sector cada vez más profesional, con la aportación de “cada vez más recursos” para que los seguros sean asequibles y estén adaptados.

Unións: “La consellería no hizo nada por adaptar los seguros de viñedo a la realidad gallega, ni tampoco por incrementar las ayudas a la contratación”

Unións le replicó a la conselleira por boca de su responsable de producciones agrarias, José Ramón González: “la conselleira tira balones fuera e intenta engañar a la opinión pública”, advirtió.

“Primero porque la Consellería podría subvencionar hasta un 65% la contratación de seguros, cuando en este momento está subvencionando sólo el 40%, y en segundo lugar porque la Consellería nunca se preocupó de adaptar las pólizas a la realidad gallega”, añadió.

En este sentido, recordó que “los seguros de viñedo están pensados para las grandes parcelas del sur de España pero no para la realidad vitícola de Galicia, y por eso no se contratan, porque al viticultor le sale muy caro y tiene muy pocas posibilidades de cobrar”.

Puso como ejemplo, que se tengan que asegurar todas las viñas, independientemente del riesgo de cada una de ellas, o que las valoraciones de las variedades de uva autóctonas no estén actualizadas.

 

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información