Un cercado virtual para controlar el ganado en extensivo sin vallas ni pastor

Desarrollan un cercado para el ganado a través de la geolocalización. Se presenta como una alternativa frente a los vallados tradicionales o eléctricos. Está pensado para ganaderías de ovino, vacuno y equino

Un cercado virtual para controlar el ganado en extensivo sin vallas ni pastor

Imagen del cercado virtual con el que controlar el ganado.

Acotar una zona de pasto y que el ganado permanezca en ella de forma controlada o que incluso vaya avanzando a nuevas áreas, bajo la supervisión a distancia del ganadero, todo ello sin necesidad de vallados físicos o eléctricos. Este es el objetivo del proyecto E-Barana, impulsado por la Escuela de Negocios del Pirineo (Esnepi), que pretende facilitar el manejo de la ganadería en extensivo.

El sistema consiste en un cercado virtual a través de la geolocalización de ganado, que se plantea como una alternativa frente a los cercados físicos o los eléctricos. Es una propuesta que busca incrementar la viabilidad y rentabilidad de las ganaderías de extensivo para que sean una opción de futuro en el campo.

El proyecto E-Barana busca facilitar el manejo del ganado en extensivo para que estas ganaderías sean una alternativa viable

“Cuando abordamos este proyecto tecnológico nos centramos en buscar la forma de ayudar a mejorar las ganaderías en extensivo, dado lo importantes que son para el rural y por su valor estratégico”, explica Aurelio García, director del Esnepi.

Tener localizado el rebaño

El proyecto E-Barana permite establecer un cercado virtual, de manera que el ganadero controla y conoce la posición de su rebaño. Para ello, a los animales se les coloca un collar que permite su geolocalización. Así, el ganadero recibe la ubicación del ganado en su teléfono móvil.

El sistema permite que se vayan creando vallados mediante la fijación de coordenadas y que el ganado avance a nuevas zonas. El collar emite estímulos para conseguir que el animal no supere los límites marcados.

Los collares permiten la geolocalización de las reses y emiten estímulos para evitar que crucen los límites del cercado

El dispositivo produce primero ruidos molestos con los que disuadir al animal de avanzar y atravesar el cercado virtual. Si el animal no desiste se incrementa la intensidad del sonido y, finalmente para disuadirlo, recibe una pequeña descarga eléctrica similar a la que producen los pastores eléctricos. “Estamos trabajando para evitar que el animal llegue a recibir la descarga”, indica García.

Se trata de conseguir que el animal asocie que si continúa en esa dirección, después de los sonidos molestos, se producirá la descarga y desista así de continuar. Tal y como apunta el responsable de la iniciativa, se trata de un aprendizaje similar al que el ganado experimenta con el pastor eléctrico, ya que al final se convierte en un elemento disuasorio, pues los animales lo asocian directamente con la descarga y evitan tocarlo.

Dispositivo-cercado-virtual-ovella-

Uno de los animales a los que se le ha colocado el dispositivo en las primeras pruebas para estudiar el comportamiento.

Adaptación de los animales

Una de las fases claves del proyecto es conseguir que los animales se adapten a la tecnología y comprendan los estímulos. En esto trabajan desde la facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, uno de los socios de la iniciativa. Así, han comenzado a colocar los primeros collares en ovejas para comenzar a estudiar sus respuestas y poder conseguir un acoplamiento del animal a esta tecnología.

Las ganaderías de ovino son precisamente uno de los principales destinatarios de este tipo de cercados dado el carácter de estos animales y la implicación del ganadero que requieren en su manejo.

Están realizando las primeras pruebas con ovejas en pequeños entornos controlados para conocer su comportamiento

“Los rebaños de ovejas necesitan, por lo general, a un pastor o a un perro que las custodie, nunca se quedan solas, lo que condiciona mucho a los ganaderos”, comenta García. Con el cercado virtual se pretende dar una mayor autonomía al ganadero además de incrementar la rentabilidad de estas ganaderías.

Estas primeras pruebas se realizan en pequeños entornos controlados y con animales de ganaderías de la Asociación de Ganaderos de la Sierra de Guara, otro de los integrantes del proyecto.

En los próximos meses también ampliarán, no solo el espacio acotado, aunque todavía seguirán trabajando en cerrados doblemente vallados (con el cercado virtual y el físico) sino que también probarán con ganado bovino, de las asociaciones Monte Estós y Valle de Broto, y con caballos de la Asociación de Criadores de Equino Hispano Bretón (Arahisbre), todos ellos integrantes del proyecto.

Barajan la posibilidad de colocar los collares solo a los líderes del rebaño para reducir los costes para el ganadero

Además, en la iniciativa también se incluyen otros socios como la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala, el Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC y el Ayuntamiento de Nueno (Huesca).

El estudio del comportamiento de los animales abre la posibilidad de que no sea preciso colocar los collares a cada res. “Estamos probando si es suficiente ponérselo a los líderes del rebaño con el fin de minimizar los costes que supongan al ganadero y que sea más accesible”, concreta García.

Más que un cercado

Tal y como explican desde Esnepi, el proyecto pretende ir más allá de un cercado virtual y contribuir a mejorar otros aspectos claves para el manejo de las ganaderías de extensivo. Así, los collares también permiten conocer al ganadero los movimientos de los animales y detectar posibles incidencias si no se detecta actividad durante un período prolongado.

ovellas-vallado-virtual-

Están analizando el comportamiento de los rebaños de ovejas con este sistema en zonas acotadas.

Esta emisión continuada tiene como contrapartida el gasto energético que provoca, por eso es uno de los aspectos en los que están trabajando. Los dispositivos cuentan con baterías solares lo que les permite una autonomía que puede llegar a ser de un año.

Así, los impulsores de la iniciativa también contemplan que sea una herramienta útil para conseguir optimizar el aprovechamiento de los pastos. “Ahora mismo resulta complejo planificar el pastoreo y conseguir aprovechar cada zona al máximo sin que llegue a producirse un sobrepastoreo por eso estamos estudiando también como este sistema nos ayuda a mejorar el manejo del ganado”, indica el responsable.

Ganadería 4.0

El proyecto es una apuesta por “la digitalización completa de la ganadería extensiva y conseguir equipararla a los sistemas que ya se han incluido en los últimos años en la intensiva y que la han convertido en una ganadería 4.0”, comenta García. De hecho, el proyecto se enmarca dentro de las subvenciones de Grupos Operativos del Gobierno de Aragón, está financiado con fondos del Programa de Desarrollo Rural para Aragón 2014-2020, y establece el apoyo a acciones de cooperación de agentes del sector agrario.

El Esnepi ya trabajaron en un proyecto similar, el Ixorigué, que buscaba incorporar la tecnología en el manejo del ganado con el empleo de drones, pensado especialmente para zonas de montaña donde la transmisión de la información, por la falta de cobertura, supone un reto.

Además, contemplan que la tecnología sea una oportunidad en sí misma para nuevos modelos económicos. “Estos proyectos necesitan empresas que los lleven a cabo de manera que surjan otras starts ups en el rural para hacerlos posibles”, sintetiza el experto.

¿Una alternativa para Galicia?

En Galicia el proyecto suscita cierto interés y desde distintos colectivos se mantienen atentos a los resultados prácticos que pueda tener y su posible aplicación en las ganaderías gallegas.

Es el caso, por ejemplo, de la Sociedad Galega de Pastos e Forraxes (Sgpf), que, conocedores de la investigación, están pendientes de la evolución del proyecto aunque apuntan a que su aplicación en Galicia puede ser más limitada.

“Las condiciones de Galicia no son las mismas que las del Pirineo. Aquí contamos con parcelas muy pequeñas donde los propios márgenes del cercado virtual pueden llegar a ocupar ya toda la finca”, comenta Joan Alibés, presidente del colectivo.

Sin embargo, hay quien valora que este cercado ahorre al ganadero el tiempo que emplea en la colocación de los cercados eléctricos, como apuntan desde la cooperativa A Carqueixa, de Cervantes (Lugo).

La propuesta puede resultar más útil para manejar rebaños en grandes superficies como las de las comunidades de montes aunque “hay muy pocos rebaños en esos montes, la mayoría son de particulares y con menos superficie”, indica Alibés.

Precisamente como una opción para el control del ganado en grandes superficies, en la cooperativa A Carqueixa han comenzado a utilizar un sistema de geolocalización en aquellas ganaderías que realizan la trashumancia a los montes de León. “Empezamos el año pasado mediante la geolocalización de los animales líderes y ahora los están utilizando 3 ganaderías”, comenta Román Sánchez, gerente de la cooperativa. La aplicación de estos dispositivos es todavía muy limitada, sobre todo por los problemas de cobertura que están registrando en algunas zonas.

El minifundismo o la falta de protección frente al lobo son algunas de las limitaciones que se pueden presentar para su uso en Galicia

El coste es otro de los aspectos que puede ser condicionante para la viabilidad del cercado virtual. “Hay que ver el desembolso que implica y si es necesario colocar un dispositivo a cada animal”, inquiere Alibés. Aunque, actualmente en muchas de las ganaderías de vacuno en extensivo también recurren aún al uso de cencerros, que también supone un desembolso, que en muchos casos llega a los 100 euros.

Además, Alibés también repara en que este cercado virtual modifica la conducta del rebaño pero no lo protege de las incursiones del lobo, uno de los condicionantes más importantes de las ganaderías de ovino y caprino en extensivo en Galicia.

La adaptación del ganado a este sistema de vallado virtual es otro de los aspectos que más dudas suscita. Sánchez alude directamente a que este fue uno de los problemas que se encontraron sistemas similares desarrollados en países nórdicos.

Aunque inicialmente la aplicación de estos sistemas en Galicia pueda ser reducida, se valora este tipo de investigaciones ya que “a base de investigar se llegó al cercado eléctrico que hoy es fundamental para la ganadería”, reconoce Alibés.

image_print

Una idea sobre “Un cercado virtual para controlar el ganado en extensivo sin vallas ni pastor

  1. Ortega

    Parece una idea fabulosa, aunque me sabe mal por los pobres animales, que reciban una descarga eléctrica, aunque sea pequeña no es agradable, podrían emitir una vibración , un olor o un sonido. Otra cosa, es que yo creo que un animal aprende mejor los límites que puede ver… digo yo.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información