“Las ovejas juegan un papel ambiental que no está reconocido”

Entrevista a María Carmen Fernández Carrera, nueva presidenta de Ovica, la asociación de criadores de ovino y caprino de Galicia

“Las ovejas juegan un papel ambiental que no está reconocido”

María Carmen Fernández, nueva presidenta de Ovica, en su explotación.

Ovica, la asociación de criadores de ovino y caprino de Galicia, es desde hace más de veinte años la referencia del sector en la comunidad, ya que agrupa a más de la mitad de las ganaderías con más de cien cabezas, las más profesionalizadas. En Ovica son en total 144 explotaciones con más de 23.000 cabezas de ganado, ubicadas principalmente en las provincias de Lugo y Ourense, las que cuentan con más disponibilidad de pastos en extensivo. Hablamos con la nueva presidenta de la entidad, María Carmen Fernández Carrera, que accedió este año al cargo después de más de una década como asociada de Ovica.

María Carmen Fernández gestiona una explotación de ovino en Castroverde (Lugo) en la que se inició hace cerca de tres décadas con 6 cabezas. En la actualidad, cuenta con más de un centenar de ovejas.

Háblemos de la situación general del sector. ¿Qué preocupaciones y necesidades destacaría entre los produtores de ovino y caprino de Galicia?
– Algo que nos preocupa es la falta de apoyo a los aprovechamientos silvopastorales, en montes arbolados o a matorral. Las ovejas y cabras tienen ahí un gran papel, ya que reducen el matorral en el monte y por tanto el riesgo de los incendios forestales. Si muchos montes en los que estamos no se pastasen, quedarían impenetrables. Sin embargo, a nivel de ayudas de la Política Agraria Común, se subvenciona con 120 euros la hectárea de pastos permanentes y sólo con 36 euros la hectárea de aprovechamientos silvopastorales, cuando para nosotros el aprovechamiento en monte arbolado tiene la misma importancia ambiental que el otro tipo de pastos. Pensamos que es un tema que habría que solucionar. Otro gran problema, ligado precisamente al abandono del monte, es la proliferación de fauna salvaje.

“Si muchos montes en los que estamos no se pastasen, quedarían impenetrables y con mayor riesgo en caso de incendios”

Los ataques de lobo en explotaciones de ovino es uno de los problemas recurrentes que tenéis en vuestro día a día. ¿Cuál es la situación ahora?
– Cada vez el problema es mayor. Piensa que el año pasado sólo en Lugo hubo más de 600 ataques de lobo en explotaciones ganaderas, muchos de ellos sobre ganado ovino. Estamos intentando que la Administración se implique en la financiación de medidas preventivas. Hasta el 2009 tuvimos un convenio por el que la Xunta subvencionaba la adquisición de mastines para la defensa del ganado y es una de las medidas de apoyo que nos gustaría que se retomara. A nivel preventivo, nosotros a las explotaciones les recomendamos el uso de mastines y de cierres con pastor eléctrico.

En el problema de la fauna salvaje, un avance desde hace años fue el establecemiento de indemnizaciones por daños del lobo. ¿Como valoráis el funcionamiento del sistema?
– Debería ser un sistema más ágil, ya que la Administración tarda hasta 3 años en pagar los daños. Nos parece demasiado tiempo para cubrir un problema que puede ser grande, sobre todo en casos de una gran mortandad del rebaño. Nosotros queremos dejar claro que no estamos en contra del lobo, pero se tienen que adoptar medidas idóneas. Nos parece bien que el lobo tenga su espacio, pero la actividad ganadera también precisa de espacios en los que desarrollarse.

“No estamos en contra del lobo, pero la ganadería necesita espacios en los que desarrollarse”

Pasemos a hablar del trabajo que venís desarrollando desde Ovica. Uno de los últimos proyectos que implementasteis fue la creación de una cooperativa, Vélaro, para la comercialización conjunta de corderos y cabritos. ¿Que respuesta está teniendo vuestro producto en el mercado?
– La cooperativa está funcionando bastante bien. Se creó hace un par de años y en 2014 ya comercializó más de mil corderos de los socios. Tenemos un acuerdo con Vegalsa – Eroski para la distribución de nuestro producto en sus grandes superficies y la idea es seguir en esa línea. El desafío que nos marcamos es sacar una marca de calidad que sirva para que nuestra producción se valore en el mercado. Creemos que es fundamental, ya que nuestro producto es de calidad pero hay que visibilizar esa cuestión en el punto de venta.

Otra parte del trabajo de la asociación se centra en la asesoría a las explotaciones a nivel productivo y sanitario. En esa línea, desde 2007 tenéis constituida una Agrupación de Defensa Sanitaria (ADS) . Cuéntenos cómo está funcionando esa línea de trabajo.
– La ADS, que se denomina Acivo, agrupa a todos los socios de Ovica y cuenta con dos veterinarios, uno para Lugo – A Coruña y otro para Ourense – Pontevedra, que atienden todas las cuestiones de saneamiento del ganado. Dos veces al año se desaparasitan los rebaños y el trabajo de la Agrupación en general está siendo muy positivo. Desde Ovica, contamos también con dos técnicos con los que asesoramos a las explotaciones en todo lo que precisan y ofrecemos formación. En el capítulo de la formación, pensamos que los centros de capacitación agraria de Galicia deberían incorporar también un módulo de ovino y caprino de, por ejemplo, 250 horas, para lo cual podrían contar con la colaboración de nuestros técnicos. También apostamos porque haya una formación reglada para la rapa de las ovejas y que se implemente un carné profesional de la rapa.

“Creamos una cooperativa para la comercialización que en 2014 superó los 1.000 animales vendidos”

Esta temporada estáis precisamente con la rapa de los rebaños. ¿Seguís con el sistema de trabajo de otros años, en los que contabais con profesionales polacos?
– Sí, llevamos 14 años contratando a dos grupos de polacos que vienen aquí con contrato y con alta en la seguridad social. Somos la única asociación que ofrecemos en Galicia este servicio de una manera legal y profesional. Siempre le recomendamos a las explotaciones que cuenten para este trabajo con profesionales que estén dados de alta en la seguridad social, ya que hacerlo de otro modo es un riesgo tanto para el productor como para la persona que hace el trabajo.

Jornadas técnicas de ovino y caprino

El Instituto Galego de Calidade Alimentaria (Ingacal) organizó en colaboración con Ovica una jornada técnica de formación para las explotaciones de ovino y caprino. El evento, que se desarrolló en Pol (Lugo) el pasado fin de semana, incluyó ponencias sobre la implantación de pastizales , sobre la PAC 2015-2020 y un curso teórico – práctico de podología en ovino y caprino, entre otras cuestiones. Colaboraron también en la actividad técnicos del Fondo Galego de Garantía Agraria, dependiente de Medio Rural, y la Deputación de Lugo.

María Carmen Fernández, en primer plano a la izquierda, en las jornadas.

María Carmen Fernández, en primer plano a la izquierda, en las jornadas.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información