Consejos para la ceba de Porco Celta

Desde la asociación ASOPORCEL ofrecen algunas indicaciones para la ceba de Porco Celta, una raza autóctona y muy rústica de alta calidad que está convirtiéndose en un complemento económico para un número creciente de familias del rural.

Consejos para la ceba de Porco Celta

Cerda de Porco Celta con sus lechones

Los cerdos celtas se crían en régimen extensivo o semiextensivo y su alimentación consiste en el pastoreo de los propios recursos que generan las fincas: maleza, hierbas, raíces, castañas, bellotas … Esto debe suplementarse con alimentos naturales: mezclas de cereales (maíz, cebada, trigo …), soja, patatas, remolacha, y otras hortalizas producidas en la propia explotación.

Desde la Asociación de Criadores de Ganado Porcino Celta (ASOPORCEL) subrayan que no se pueden alimentar los cerdos fundamentalmente con restos de comidas de las casas. Y por el contrario, tampoco se admiten para el plan de comercialización de Porco Celta de ASOPORCEL a animales cebados exclusivamente con piensos compuestos y confinados en régimen intensivo hasta el sacrificio.

Dentro de las pautas de manejo en la alimentación, desde ASOPORCEL recomiendan que los animales tienen que ser bien empujados desde un inicio para que sea más barato y más rentable su ceba. “En contra de lo que piensa mucha gente, es mejor y más rentable que vayan alimentados desde un inicio”, subraya José Antonio Carril, director técnico de ASOPORCEL.

Recomendaciones para la fase de cebado

Se exige cumplir con las siguientes normas en la fase de terminado (más de 90/100 kg):

– Un 75% mínimo de cereales en la ración de pienso y siempre sobre a base de trigo, cebada y maíz. Se aconseja un equilibrio entre maíz y cebada con ninguno de los dos cereales superando el 50% del total de la porción.

– Suministrar la proteína de forma complementaria y fundamentalmente sobre la base de tortas extractadas con menos de un 3% de grasa, de oleaginosas tipo soja o girasol, o de alfalfa. Se recomienda en cualquier caso que las fuentes proteicas no superen el 15 al 20% de la porción. Asimismo se recomienda que el porcentaje de alfalfa no supere el 5% de la materia seca total del pienso sobre la base de su alto contenido en ácido linolénico y a su elevado contenido en fibra.

– El nivel de grasa del pienso no debe superar el 5%.

– El macrocorrector, que incluye Ca, P, vitaminas y microminerales, no debe superar el 5% del total de la porción.

– Alrededor del 50 % de la alimentación total de los cerdos es en base a fibras verdes como maíz, avena, rye grass, repollo, remolacha forrajera, etc, todas variedades antiguas y que pueden ser producidas en la explotación, con el ahorro de costes de alimentación que supone.

-La alimentación que reciban los animales durante la fase final de cebo es muy importante ya que está relacionado, por ejemplo, con el aspecto brillante de la grasa, con la fluidez de la misma, con la persistencia del color adecuado, con la presencia de notas aromáticas agradables, o con el retraso en la aparición de aromas desagradables durante el almacenamiento.

Necesidades mínimas de agua:

Una buena dieta debe incluir componentes nutritivos esenciales como agua, energía, proteínas, minerales y vitaminas.

Según la clase de animal, las necesidades diarias de agua son aproximadamente las siguientes:

Verraco: 10-15 litros

Cerda en gestación: 10-17 litros

Cerda en lactación: 20-30 litros

Lechones destetados: 2-4 litros

Lechones en crecimiento: 6-8 litros

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información