Comunidad de montes de Penamá, de los pinos a las vacas limianas

Hace casi 20 años que los comuneros de los montes de Penamá, en Allariz, apostaron por transformar parte de su monte en praderas y criar vacas en extensivo. Hoy cuentan también con bueyes en un proyecto de fomento de este tipo de carne. Conocemos cómo aprovechan estos montes

Publicidade
Comunidad de montes de Penamá, de los pinos a las vacas limianas

Parte del rebaño de vacas Limianas que pastan en los montes de Penamá, en Allariz.

Los montes de Penamá, en Allariz, contaban con una plantación de pinos realizada a finales de los años 50, y cuando fue turno de cortarlos, en lugar de volver a plantar, optaron por transformar este monte comunal y aprovecharlo para criar vacas en extensivo. Hoy, casi 20 años después, gestionan en ese espacio un rebaño de vacas limianas que además se complementa con un criadero de bueyes.

Cerraron unas 160 hectáreas de monte para meter un rebaño de vacas limianas que hoy suma casi 200 animales

Las comunidades de montes de Penamá y Seoane, que gestionan alrededor de unas 700 hectáreas de monte, optaron en el 2001 por cerrar unas 160 hectáreas donde poder mantener, en régimen de cooperativa, un rebaño de vacas que pastan en libertad y que, al mismo tiempo, sirven para tener el monte limpio y obtener una rentabilidad. Hoy en día, estos cerca de 400 comuneros tienen un rebaño de más de 180 animales, en el que además de vacas y terneros, crían bueyes.

Vacas limianas

Escogieron la raza autóctona Limiana.

Escogieron la raza autóctona Limiana.

“Estamos en la zona donde comienza A Limia y optamos por la raza autóctona, la Limiana, que era la que se usaba para las labores del campo y la cría en estas tierras”, comenta el presidente de la Comunidad de Montes de Penamá, Manuel Míguez. En un principio, también contaban con ejemplares de raza Vianesa. “Tener las dos razas nos obligaba a tener dos toros, ya que no recurrimos a la inseminación artificial, pero los dos machos acababan peleando y era inviable tenerlos en el mismo rebaño”, comenta Míguez. Fue entonces, cuando decidieron quedar sólo con la Limiana. “Escogimos esta raza de vaca también por la facilidad de parto que tiene. En los años que llevo de presidente -desde el 2008-, sólo tuvimos problemas con una vaca”, apunta Míguez.

Comenzaron con la raza Limiana y Vianesa pero se decantaron por continuar sólo con Limiana para tener un solo macho en el rebaño

Tienen alrededor de un centenar de vacas y la recría la emplean para ir renovando el rebaño y obteniendo ingresos todos los años. Las venden con el sello de ecológico directamente a la cooperativa de Verín Biocoop, que lleva los terneros cuando tienen entre 9 y 12 meses. El rebaño también abastece las necesidades de los comuneros. “Al no dedicarnos nosotros a sacrificar los becerros, tienen que ponerse de acuerdo, ya que hay quien quiere medio becerro o quien reparte un ternero para cuatro”, explica Míguez. Asimismo, una vez al año organizan una comida de confraternidad para todos los comuneros, donde el plato principal es la carne de becerro. Además de los terneros, venden alguna vaca para abastecer las exigencias de restaurantes que demandan específicamente la carne de vaca, y no sólo la de buey.

De una manera más puntual, comercializan algunos animales para otras explotaciones. En este caso, tienen demanda tanto de novillas como de vacas. “Hay temporadas que tienes muchos compradores para vida y otras que no aparece ninguno”, reconoce Míguez.

Cría de bueyes

Uno de los machos del rebaño.

Uno de los machos del rebaño.

En el 2011, comenzaron a criar bueyes tras un convenio con el Concello de Allariz para la promoción de este tipo de carne. Es un acuerdo por el que la administración aporta una compensación por estos animales, a la par que contribuye facilitando la limpieza del monte para que puedan disponer de pastos. “Comenzamos criándole 5 animales y ahora ya llegamos a criar entre 15 y 20 por año”, detalla.

Por lo general, estos animales permanecen en el monte hasta que tienen 5 años, momento en el que los llevan a otra explotación donde finalizan su ceba. “Con lo que comen en el monte, la carne de estos animales apenas tiene grasa, por lo que en este último período en el cebadero le varían la alimentación para conseguir que la carne se infiltre también algo de grasa y sea más sabrosa”, matiza.

Los bueyes que crían son para la Festa do Boi de Allariz y para la promoción de la carne de estas razas

Junto con los animales que crían para cebar, también destinan una parte de sus machos para la Festa do Boi, una de las principales citas turísticas de Allariz, y en la que los bueyes son protagonistas. “Siempre tenemos 6 bueyes preparados para llevar a la fiesta y asegurar que los animales no sufran en las carreras por las calles y, si resbalan y se lastiman, no tengan que seguir corriendo”, concreta Míguez.

Empleo en el monte

El rebaño permanece todo el año en el monte, ya que disponen de refugios y zonas de arbolado, sobre todo de abedules y robles, donde los animales pueden cobijarse en los días más fríos. “A pesar de que es una zona que está alta, cerca de los 900 metros de altitud, no suelen buscar refugio, prefieren permanecer todas juntas en medio del prado”, apunta.

La alimentación de las reses se basa en el pasto de las praderas que regeneraron en el monte y se complementa con silo, hierba seca y pienso ecológico, a base de cereales como el maíz. Se encargan de producir sus propios forrajes aunque dependiendo de la sequía, algunas temporadas se ven obligados a comprar más alimento. En la campaña pasada hicieron alrededor de unos 250 rollos de silo y unos 1.500 de hierba seca.

Para la supervisión y cuidado del rebaño tienen contratada una persona durante todo el año, aunque en momentos puntuales para llevar a cabo determinadas tareas como la desparasitación, el saneamiento o la colocación de chapas de los animales, contratan más personal.

Vacas-Limias-Neve-Allariz-CM-Penama-

Las bajas temperaturas y la sequía de esta zona condicionan el pasto para el gando.

Las limitaciones del ecológico, proyecto de futuro

Los montes de Penamá son de los más altos de la zona y esto también condiciona el desarrollo de una ganadería en extensivo y en ecológico. “Tenemos que regenerar las praderas con centeno y hierba porque si no, con el frío y la sequía, acaban sin pasto, además de abonarlas”, comenta.

En un principio, el abonado lo hacían con abono de pollo de corral, pero para adaptarse a las exigencias de la cría en ecológico debía compostarse durante al menos 6 meses. “Entonces desde Medio Rural nos indicaron que no podíamos tenerlo almacenado de esa manera tanto tiempo y debíamos construir una fosa donde almacenarlo, pero no vimos muy viable construirla porque temimos que no nos autorizaran desde Medio Ambiente; así que decidimos abonar con fosfatos permitidos para la ganadería en ecológico”, detalla Míguez.

Uno de los retos de futuro es conseguir un abono ecológico económico para regenerar sus praderas

Sin embargo, este abonado supone un importante desembolso económico por lo que barajan obtener el abono de una granja en ecológico de la zona, aunque por ahora no localizaron ninguna. También contemplan apostar por otra actividad ganadera que puedan complementar con la de vacuno y que les permita disponer de fertilizantes ecológicos. “Aquí lo ecológico aún no está tan valorado como debiera y es difícil asumir un proyecto de estas dimensiones”, reconoce.

Otro de los planes en un futuro más inmediato es la privatización de la gestión de la comunidad de montes. “Pensamos que es tiempo de liberar a la junta gestora, porque ahora ya es una explotación bastante grande a la que hay que dedicar mucho tiempo y nosotros no somos profesionales en este campo”, justifica Míguez. Esta es una decisión que aún debe ser refrendada por los comuneros, pero que ya llevan tiempo contemplando.

Sobre la mesa también cuentan con propuestas para comenzar a pastorear otras zonas del monte y en los próximos años tienen pendiente hacer limpiezas y talas en la parte del monte donde los pinos se regeneraron.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información