Recomendaciones ante las picaduras de las avispas

En el mes de julio comienzan a ser frecuentes los casos de picaduras de avispas, unos insectos cuyo veneno puede llegar a ser mortal en caso de tratarse de personas alérgicas. Resumen de las recomendaciones del Comité de Alergia a Himenópteros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica

Recomendaciones ante las picaduras de las avispas

Ejemplar de Vespa Velutina

El género Vespula forma parte de la Familia Vespidae o véspidos (avispas), comprenden muchas especies que pueden provocar reacciones alérgicas al veneno que inoculan al picar.

Las especies más conocidas, ya sea por su abundancia o por ciertas particularidades de su ciclo biológico, son Vespula vulgaris (avispa común),Vespula germanica, Vespula austriaca (avispa cuco) y, en Galicia y en la Cornisa Cantábrica, la Vespa Velutina, una especie exótica que está en expansión.

Las avispas defienden con enorme agresividad tanto la comida que han recolectado como el avispero. Generalmente Vespula es un género muy agresivo y suele picar en repetidas ocasiones a la menor provocación.

El aguijón se sitúa en el extremo posterior del cuerpo de las hembras y lleva unas glándulas anejas que producen veneno. La picadura de las avispas resulta más o menos molesta, según la zona y la sensibilidad de la víctima. En casos de sensibilidad máxima pueden producirse choques anafilácticos, que de no tratarse rápidamente pueden llegar a ser mortales.

A diferencia de lo que ocurre con la picadura de las abejas y abejorros (Apoideos), tras la cual el aguijón queda sujeto a la piel, las avispas son capaces de retraerlo con facilidad y no lo pierden.

¿Cómo se produce la alergia?

Las personas alérgicas desarrollan anticuerpos (defensas) de la clase IgE contra el veneno. En posteriores picaduras (nuevas exposiciones al veneno) la respuesta alérgica produce síntomas, de gravedad variable.

¿Qué síntomas produce?

Las reacciones alérgicas a picaduras suelen ser de tres tipos:

• Reacciones localizadas alrededor de la picadura:con inflamación de la zona (más de 10 cm de diámetro) y dolor, generalmente persistentes más de 24 horas. No suele indicarse la inmunoterapia. La mayoría de reacciones locales requieren exclusivamente la limpieza de la herida (con agua y jabón) y la aplicación de frío local (disminuye el edema y actúa como analgésico).

En los casos más graves pueden indicarse antihistamínicos y/o corticoides.

• Reacciones generales (prevalencia 2.3% en población rural): urticaria, edema, ahogo, bajadas de tensión arterial, inestabilidad, hasta llegar a la reacción anafiláctica y el choque, que son los cuadros clínicos más graves (Entre 1 y 5 muertes al año por cada 10 millones de personas).

• Reacciones retardadas: más raras y en las que no se indica la inmunoterapia.

¿Cuándo y como se producen?

La mayoría de picaduras se producen durante los meses de verano (mayor población de avispas y mayor exposición de las personas), aunque no es inhabitual observar picaduras fuera de esta estación.

Recomendaciones para el paciente con alergia al veneno de himenópteros:

En la mayoría de ocasiones los insectos pican al sentirse amenazados. Evite:

•La proximidad de sus nidos, colmenas.
•Realizar aspavientos si alguno se le acerca.
•Que sus familiares manipulen los nidos. Su agresividad aumenta con el calor y al defender comida o bebida dulce (especialmente refrescos), con los perfumes y olores fuertes.

Evite:

•Comer al aire libre
•Manipular contenedores de basuras.
•Realizar actividades de jardinería.
•Ir descalzo/a o con sandalias.
•Colonias, perfumes, ambientadores, etc.
•Las ropas holgadas y de colores vivos.
•Dejar la ropa al aire libre (en todo caso, debe sacudirla antes de usarla).

Antes de iniciar la conducción de un vehículo asegúrese de que no hay insectos en el mismo, conduzca con las ventanillas cerradas.

En caso de una picadura por avispa:

•Incluso sin ser alérgico, se recomienda no permanecer en la zona, ya que las feromonas de alarma liberadas durante el ataque podrían inducir nuevas picaduras de otras avispas.

•Use la medicación que le haya indicado su alergólogo

Acuda rápido al médico o servicio de URGENCIAS más cercano. Tras realizar el diagnóstico adecuado el ALERGOLOGO valorará la necesidad de tratamiento:

-INMEDIATO: generalmente con ADRENALINA autoinyectable en caso de reacciones graves. Se aconseja que el paciente que sabe que es alérgico la lleve consigo. Retrasar el uso de adrenalina utilizando otros fármacos (corticoides, antihistamínicos) puede provocar la muerte del paciente. Pero laadrenalina puede no ser suficientemente efectiva en reacciones muy graves, incluso el paciente puede olvidar llevarla encima: por tanto este fármaco no puede garantizar una seguridad absoluta en caso de nuevas picaduras..

-PREVENTIVO: mediante INMUNOTERAPIA específica, único tratamiento capaz de bloquear los síntomas en caso de nuevas picaduras (de hecho las dosis máximas suelen ser equivalentes a dos picaduras).

 

¿Es el veneno de la Vespa Velutina más dañino?

Ante las numerosas noticias aparecidas en los medios de comunicación en los últimos meses acerca de las reacciones adversas asociadas a picaduras de “Vespa velutina” y, dada la alarma social que esta información ha generado, el Comité de Alergia a los Himenópteros de la SEAIC emitió un comunicado en el que aclara que:

“1.- Desde la aparición de Vespa velutina en España en el año 2010 solo se han comunicado algunos casos esporádicos de reacciones alérgicas a este insecto.

2.-En los últimos años no hemos constatado un aumento de las consultas alergológicas por la picadura de este himenóptero, incluso en aquellas zonas donde este insecto está asentado y sus colonias establecidas. Además, no hay evidencia de que el riesgo de su picadura sea mayor que el presentado por otras especies de véspidos.

3.-Del análisis del veneno de Vespa velutina se ha verificado que su composición es semejante a la del veneno del avispón autóctono: Vespa crabro y de otras especies de véspulas. Por ello, en el hipotético caso de alergia a su veneno, consideramos que la inmunoterapia con los extractos disponibles de mezcla de véspulas, protegería a estos pacientes.

4.-En la actualidad carecemos de una prueba “in vivo o in vitro” que, aplicada en la población general, determine qué individuos manifestarán alergia, tras su picadura o la de otro himenóptero.

5.-Reiteramos la necesidad de valoración alergológica para aquellos individuos, que tras la picadura de este o de otro himenóptero, experimenten una reacción alérgica generalizada, además de procurar atención médica inmediata en el momento de dicha picadura.

Por todo lo anterior el Comité de Alergia a Himenópteros manifiesta que, desde un punto de vista estrictamente médico y alergológico, no hay motivo para la alarma social generada por la aparición de este véspido en nuestra población de himenópteros”.

*Una infromación de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información