Muy buena cosecha de miel de eucalipto en la costa y más floja en zonas de interior dependientes del roble y el castaño

La producción de este año mejora los datos obtenidos en las dos últimas campañas pero la inestabilidad climatológica durante el verano ha impidido que los apicultores del interior y de la montaña hayan tenido buenos resultados

Publicidade
Muy buena cosecha de miel de eucalipto en la costa y más floja en zonas de interior dependientes del roble y el castaño

Apicultor de O Valadouro

Resultados dispares este año para los 3.500 apicultores gallegos en función de la zona en la que se encuentren sus colmenas. Los productores de la zona costera, los más afectados en los últimos años por plagas como la de la avispa asiática, obtendrán este año una cosecha récord gracias a la buena floración del eucalipto, mientras que hacia el interior de Galicia y en las zonas altas de montaña especies como el roble o el castaño fallaron y la producción será menor.

Después de dos años malos en cuanto a cantidad de miel, con reducciones que incluso llegaron al 50% en el 2017 por culpa de las heladas en primavera y la sequía del verano, una parte de los apicultores gallegos vieron recuperarse este año sus colmenas con rendimientos que incluso duplican los obtenidos el año pasado.

A pesar del incremento en la producción con respecto a 2018, no se prevén bajadas de precios en Galicia en aquellos productores que venden la miel envasada ni en los que lo hacen amparados por la IGP Mel de Galicia, pero la coyuntura internacional, con cotizaciones a la baja para la exportación a granel, castigará a aquellos otros apicultores que tienen en el mercado exterior su referencia.

La miel gallega tiene prestigio y está bien valorada, pero se encuentra con la competencia de la miel llegada de países como China, Turquía o Argentina, mucho más barata pero de peor calidad. A esa amenaza se suma la plaga de la vespa velutina, extendida ya por toda Galicia y que mermó notablemente en los últimos años el número de productores y colmenas. El pico de incidencia de la avispa asiática fue este año más tardío y los propios apicultores aprendieron a combatirla y están hoy mucho más preparados, con herramientas como las arpas eléctricas, aunque eso le haya supuesto un incremento de costes.

Hablamos con distintos productores y representantes del sector y esta es su opinión acerca de la cosecha de este año y de la situación que vive la producción de miel en Galicia a día de hoy.

Tiempo irregular y diferencias por zonas: los efectos del cambio climático

XESUS_ASOREY_AGA_01

Xesús Asorey

Xesús Asorey, socio fundador de la cooperativa Erica Mel, afincada en Arzúa, y secretario técnico de la Asociación Galega de Apicultura (AGA), la entidad que aglutina a cerca de 2.000 productores gallegos, destaca que este año fue “en general” mejor que los anteriores, “sobre todo en la Galicia costera y en la zona norte, donde hay más eucalipto”. Sin embargo, en Ourense, la provincia con más producción de Galicia, “fue bastante irregular, con zonas de buena cosecha en primavera y otras más afectadas por la sequía, pero en general no fue un buen año en esta provincia porque roble no hubo y castaño poco”, explica.

Xesús asegura que “Galicia siempre fue tierra de microclimas” pero dice que ahora “el tiempo es cada vez más irregular”, algo que achaca al cambio climático, “que acentúa los microclimas y eso tiene mucha incidencia en la producción porque igual en un lugar hay producción y en otro a 5 kilómetros de allí no hay miel”, cuenta.

Sobre la velutina, dice que la plaga “está ya por toda Galicia”, con más presencia “en los valles de los ríos y en la zona costera” y afectando “a la producción de miel, a la fruticultura e incluso poniendo en riesgo la vida de las personas”. “Parece que los apicultores ya no estamos tan afectados como al inicio porque nos tuvimos que buscar la vida y prepararnos para resistir sus efectos y luchar contra ella”, asegura. Ve en las arpas eléctricas “un gran avance”. “Es un método efectivo y contamos también con atrayentes muy baratos a base de agua, azúcar y levadura de pan”, describe.

“La velutina se llevó por delante un tercio de los apicultores en la Galicia costera” (Xesús Asorey, AGA)

Según los cálculos de la AGA, la avispa asiática hizo desaparecer entre un 30 y un 40% de los productores de miel en la Galicia costera. “La velutina hizo una selección natural entre los apicultores y desaparecieron aquellos que no fueron capaces de ponerse al día, sobre todo gente mayor, y los que quedamos estamos más preparados”, argumenta Xesús.

El ataque más fuerte de la plaga se está produciendo estos días. “En este momento hay mucha velutina y las abejas están prácticamente enclaustradas dentro de la colmena porque se ven rodeadas y no se atreven la salir”, explica el secretario técnico de la asociación, que recomienda alimentar “sobre todo a los enjambres salidos este año que no se repusieron en zonas donde el verano fue muy seco y no permitió la floración”.

Finalmente, Xesús Asorey ve “un momento delicado para la apicultura” por la competencia internacional. “Hay una invasión de miel de baja calidad procedente de China y de otros países como Turquía y los precios están bastante a la baja a nivel internacional”, asegura, algo que devalúa la cotización en los distintos países europeos de manera independiente incluso a la producción existente en ese año. “En Francia y en el resto de España se habla este año de mala cosecha y de bajada de precios”, ejemplifica, algo que contradice la teoría de que los precios suben en años de baja producción.

Con todo, asegura que “la miel que se vende en Galicia envasada y etiquetada resiste y se vende a precios similares a los del año pasado”, pero pronostica que “el problema es para quien vende a granel para la exportación, donde los precios están siendo más bajos”, dice.

La IGP Mel de Galicia sumó 40 nuevas altas este año

ESTHER_MEL_STANDAR

Esther Ordóñez

La presidenta de la Indicación Geográfica Protexida (IGP) Mel de Galicia, Esther Ordóñez, coincide en que este fue un buen año “sobre todo en la zona de costa, donde el año pasado había sido desastroso”. Por contra, dice, “en el interior hay bastante diferencia en función de los sitios” y pone el ejemplo de algunas de las comarcas con más colmenas de Galicia, como Verín, A Gudiña o Lobios, donde “hubo muy poca producción”, dice.

Son zonas, explica, que “dependen mucho del castaño y la época de la floración del castaño es muy corta y este año las lluvias y tormentas estropearon esa floración”. Tampoco hubo buena producción en zonas altas, dice, porque “hubo también problemas con el roble, que necesita temperaturas nocturnas altas, que no hubo este verano”.

En estas zonas, cuenta, solo los productores que apuraron el tiempo de recogida obtuvieron algo de miel. “Los apicultores que esperaron al final sacaron media alza de agosto y septiembre”, asegura.

“Esperamos unas 600 toneladas de miel certificada, procedente de 48.000 colmenas de 300 apicultores” (Esther Ordóñez, IGP Mel de Galicia)

Esther coincide con Xesús en que “la cotización a nivel internacional está a la baja porque países como Alemania están comprando miel más barata procedente de otros lugares y menos de la que se produce en Galicia” pero piensa que en el mercado interno gallego los precios no sufrirán cambios. “Los precios en Mel de Galicia contamos que aguanten, sobre todo en el caso de aquellos productores que tienen contrato homologado con alguna de las empresas envasadoras acogidas a la IGP, que no van a tener problemas para mantener el precio”, indica.

Por eso la presidenta de la Indicación Geográfica de la miel gallega insiste en la importancia de ” valorizar el producto” y de “estar bajo el paraguas de un indicativo de calidad”. “Vemos que eso también lo están notando los apicultores, este año tuvimos 40 altas de productores en la IGP”, cuenta. Esperan certificar este año como Mel de Galicia 600 toneladas procedentes de 300 apicultores, que suman en total unas 48.000 colmenas.

Una de las mejores floraciones del eucalipto en 10 años

Marifé no Museo do Mel

Marifé Sixto

Marifé Sixto es una de esas produtoras amparadas bajo la IGP Mel de Galicia. Envasa y comercializa con la marca Mel O Trobo y cuenta con su propio museo de la miel en O Valadouro, una de las zonas con más tradición apícola de A Mariña, una comarca donde la miel de eucalipto es predominante. Confirma que la cosecha en la costa será histórica. “Este año fue un muy buen año y tenemos una miel monofloral de eucalipto fantástica en esta cosecha”, dice.

Extraída en el mes de septiembre, Marifé logró una miel monofloral de eucalipto con un 93% de pureza, cuando la exigencia para ser considerada una miel monofloral se sitúa en el 70%. “Este año floreció mucho el eucalipto, hay más de 10 años que no florecía así, y eso nos salvó, porque las abejas trabajaron mucho a comienzo del verano, en los meses de junio y julio, aunque luego en agosto se estancaron”, dice.

Obtuvo el doble de producción que el año pasado, que vende a 10 euros el kilo. Ese fue el precio fijado también en la 32 edición de la Feira do Mel do Valadouro, una de las más antiguas de Galicia, que se celebró el pasado día 12 y que batió récord de asistencia con 18 productores y 1.500 kilos de miel vendidos.

“Este año la velutina afectó menos en esta zona porque las colmenas estaban fuertes” ( Marifé Sixto, Mel O Trobo)

En esta zona que comparten los ayuntamientos de Valadouro y Alfoz se están produciendo incorporaciones de gente joven al sector, en algún caso como actividad complementaria y a los que la buena cosecha de este año puede ayudar en el camino de la profesionalización. “Estamos contentos de que haya nuevos apicultores que se animan a producir y eso solo es posible si el precio ayuda”, dice.

La comarca de A Mariña fue la primera por la que entró la avispa asiática pero este año la plaga afectó menos a las colmenas. “Al haber mucha floración en primavera y las abejas aprovecharla, cuando vino el ataque fuerte de la velutina las colmenas estaban también fuertes y lograron resistir”, considera Marifé, que destaca la función polinizadora de las abejas sobre otros cultivos que hay en el municipio, como por ejemplo las plantaciones de frutales, y a labor de trampeo que los apicultores y los productores de fruta llevan varios años haciendo en primavera en colaboración con el Ayuntamiento.

La miel ecológica está ganando mercado

MEL_ANTA_02_standar

David Corral

David Corral es el propietario de Mieles Anta, la mayor productora y envasadora de miel gallega, con más de 10.000 colmenas distribuidas en varias zonas de las provincias de Lugo y A Coruña. La cosecha para ellos fue “mejor que los últimos dos años”, aunque “con zonas muy buenas y otras no tan buenas”.

David dice que el tiempo inestable de este verano fue el culpable de este reparto desigual. “Hubo zonas donde apretó más el calor y quedaron más cortas y también otras donde llovió bastante en agosto, por ejemplo en a Terra Chá, y en las que la floración tampoco fue buena”, explica.

Por contra, dice, en las colmenas que tienen en la zona de Os Ancares y O Courel, e incluso en las ubicadas en zonas más bajas como Bóveda o A Pobra do Brollón, “hubo muy buena producción aunque el castaño floreció menos y duró poco”.

En España también fue desigual la producción, asegura, y prevé “unos precios un poco más bajos que los del año pasado, que fueron muy altos”, pero no vislumbra grandes descensos en Galicia, donde pronostica “buenos precios en todo caso”. Ellos han firmado, como envasadores, contratos homologados a largo plazo con otros productores gallegos a los que les compran la miel.

“Sin esperar a que se haya producido aún el Brexit, la bajada de la libra ya nos ha afectado” (David Corral, Mieles Anta)

Llevan años también trampeando en primavera contra la velutina y dice que “este año hubo bastante, quizás vino más tardío el pico más fuerte, porque en junio no se veía casi ninguna, pero de mediados de julio para adelante hubo bastante en las zonas en las que nosotros trabajamos”, cuenta.

Mieles Anta pondrá a funcionar en los próximos meses su nueva planta en el polígono industrial de Bóveda, a donde ha previsto trasladar todas sus actuales instalaciones de A Coruña. “Tenemos ya maquinaria aquí y la idea es envasar ya toda la producción de este año aquí”, avanza David.

Para el responsable de esta empresa de referencia en el sector, “la miel ecológica está ganando mercado, también en Galicia”. “Hace años la producción ecológica se vendía fuera casi exclusivamente, pero hoy el mercado gallego ya tira, aunque con el producto tan bueno que tenemos en Galicia, por ejemplo en la IGP, hace que la producción ecológica encuentre menos hueco aquí”, dice.

Esta empresa familiar dedica a la exportación el 60% de su miel ecológica, un menor porcentaje en el caso de la convencional, con el Reino Unido como uno de sus principales mercados europeos. “Sin esperar a que se haya producido aún el Brexit, la bajada de la libra ya nos afectó”, reconoce.

Caída de los precios de la miel a granel para Alemania

Benigno Basteiro

Benigno Basteiro

Benigno Basteiro también depende de la exportación. Vende la miel a granel para Alemania desde hace años y es de los que se ve afectado por la bajada de precios del mercado internacional. “Bajaron algo y estamos esperando a ver si se recuperan porque aún no está fijado el definitivo para este año porque hubo un par de ferias nada más”, explica.

Cuenta con 2.200 colmenas repartidas en dos explotaciones en los ayuntamientos de Viana do Bolo y Vilariño de Conso. A pesar de que la provincia de Ourense fue donde más se notó la inestabilidad en el tiempo y en la producción él tuvo “una cosecha casi normal” porque, dice, “depende del manejo también, no solo es la climatología, entran otros factores”.

“La producción depende del manejo también, no solo es la climatología, entran otros factores” (Benigno Basteiro, apicultor de Viana do Bolo)

“La primavera respondió muy bien, pero sobre el 10 de agosto bajaron las temperaturas y el castaño y el brezo fallaron. Si esas floraciones del verano no hubieran fallado habría una cosecha récord”, dice. El brezo, junto con el castaño y el roble, dan origen a las tres mieles monoflorales que produce Benigno. También hace polen, que igual que la miel, también vende prácticamente todo fuera.

Otra de las partes de su negocio como apicultor profesional es la selección genética y la venta de reinas, un campo en el que lleva más de 10 años trabajando y en el que es toda una referencia a nivel estatal.

La avispilla empeoró la escasa floración del castaño

Alberto Uría diante do seu centro de traballo en Negueira de Muñiz

Alberto Uría

También se dedica a formar a apicultores por toda España Alberto Uría, que tiene sus colmenas en la zona de Negueira de Muñiz, en el valle del río Navia, a caballo entre Galicia y Asturias. “En mi zona este año fue muy flojo por la inestabilidad del tiempo. La primavera fue bastante buena pero en verano no hubo estabilidad atmosférica, así que desde julio hasta septiembre las abejas casi no hicieron nada. Esto es una cadena, las abejas estuvieron paradas esperando por las plantas y las plantas estuvieron paradas esperando por el tiempo para la floración”, argumenta.

“A mí en esta zona el castaño me afecta mucho y la avispilla está haciendo mucho daño porque afecta a la flor y en un año malo como este en floración del castaño por el tiempo se nota aún más porque en un año bueno el castaño produce mucha flor y se nota menos la merma por la avispilla”, justifica. Sobre la evolución de la plaga dice que “en el valle del Navia no hay tanta como en O Courel pero ya hay bastante avispilla”.

Con todo, cuenta, “la cosecha de miel no va a ser tan mala como la de 2018, que por aquí fue la peor en 30 años”, asegura, y con resignación dice: “hay que cogerlo como viene y esperar por la del año próximo con más ilusión”. Mientras, sigue trabajando en el centro de interpretación sobre el oficio de los abejeros que este mismo año abrió en Pena da Nogueira.

Alberto apuesta por una miel diferenciada, un producto de autor de edición limitada para un público que valora tanto su calidad como la historia que esconde detrás. Lo comercializa bajo las marcas Outurelos e Miel del Cortín.

La velutina está atacando muy fuerte donde no se hizo trampeo

MANUEL_MEL_GOENTE_EUME_HORIZONTAL

Manuel Ferreira

Manuel Ferreira es el presidente de la Casa do Mel de Goente, una referencia desde hace 16 años para los apicultores de la comarca del Eume. Como en A Mariña, en el norte de la provincia coruñesa la cosecha de miel de eucalipto fue “buenísima, hacía años que no había una cosecha tan buena”, asegura.

Hacia el interior, sin embargo, “la floración de la zarza y del brezo fue regular y castaño no hubo nada”, dice. “Hubo 15 días de viento norte en agosto, que es cuando las abejas trabajan el brezo en la montaña”, explica. Sin embargo, la calidad va a ser excelente. “Estamos en una zona muy húmeda y otros años si el verano es húmedo hay algunos problemas aunque en la recogida vengan los panales aperculados”, cuenta Manuel.

En su comarca, que fue también zona cero de la velutina, la avispa asiática está ahora en su pico anual. “La velutina está ahora atacando muy fuerte, pero es por zonas, donde se hizo un trampeo bueno en primavera la presión es menor, pero donde no se hizo es una invasión”, dice. “Está claro que de momento, mientras no haya otros métodos mejores para luchar contra ella, el trapeo es la única solución efectiva”, asegura.

El precio de la cera está subiendo un 15% anual

José Bailón

José Bailón

José Bailón es uno de los socios de Apilarouco, una asociación que imparte formación apícola en la Serra do Larouco. A pesar de que en la provincia de Ourense, la de mayor producción de Galicia, hubo de todo, José salvó la cosecha. “Me fue bien, mejor que en el 2018, sobre el que que prácticamente doblé la producción. El 2017 había sido también pésimo”, recuerda.

Aumentó este año 15 colmenas y tiene ahora 70, de las que obtuvo 1.200 kilos de miel frente a los 700 del año pasado. Pero sus vecinos se quejan. “La gente en esta zona dice que fue un mal año, aunque a veces hay productores que dicen que hay poca miel como estrategia para subir los precios”, indica.

En todo caso, dice, “la miel está subiendo entre un 3 y un 4% anual” frente al importante encarecimiento de los costes de producción. Pero el mercado va más lento en la actualización del precio de venta. “Porque no vendemos en bloque”, lo achaca.

Uno de esos factores de encarecimiento de la producción fue la subida de la cera, que aumentó de precio en los dos últimos años un 30%. “El precio de la cera subió mucho, un 15% cada año”, dice. Se vendía de promedio a 8,5 euros el kilo en el 2017 y pasó a 10 euros en el 2018 y a 12,5 euros de media en este año, dependiendo de su pureza. Se trata de un gasto importante. En su caso, con el volumen de colmenas que tiene, supera los 1.000 euros. “Compro 100 kilos de cera al año”, cuenta.

“Grandes marcas de fuera de Galicia compran miel en las provincias de Lugo y Ourense para mezclar con miel de China o de Argentina, que son más claras y baratas, para oscurecerlas y venderlas mejor” (José Bailón, Apilarouco)

Otro de los gastos importantes que hizo este año fue la compra de arpas eléctricas para luchar contra la velutina. “Gasté casi 3.000 euros en arpas, pero al final los compensé con el aumento de la producción de este año”, dice. “Lo importante es que no se te mueran colmenas porque eso tiene doble coste, porque gastas en comprar otra para reponer la que murió y además tienes menos producción, por lo que gastas 130 ó 140 euros en la colmena nueva y pierdes los 100 euros de miel que te tendría que haber producido la que se te murió”, argumenta.

Alerta finalmente de la picaresca de “grandes empresas de fuera de Galicia que compran miel oscura procedente de las provincias de Lugo y Ourense para mezclar con otras más claras, del sur de España, de China o de Argentina, que salen a 3 euros puestas aquí, para oscurecerlos y que tengan mejor salida comercial”, dice.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información