mel_corsega_meles

¿Como los apicultores de Córcega consiguen vender su miel a 25 euros el kilo?

Una delegación de apicultores de la isla de Córcega visita estos días Galicia para conocer la Indicación Geográfica Protegida Miel de Galicia. Hablamos con Pierre Torre, presidente de la DOP Miel de Corse/Mele di Corsica que nos explica como trabajan

Vender la miel al consumidor a un precio de entre 25 y 26 euros el kilo, percibiendo el apicultor unos 20 euros el kilo, y que aun así haya más demanda de miel que oferta. Esto, lejos de momento de la realidad de Galicia, donde los precios al consumidor de la miel gallega rondan los 9 euros el kilo y los 5 para el apicultor, es lo que consiguieron en la isla mediterránea de Córcega los apicultores acogidos a la Apellation d´Origine Protegée (AOP) Miel de Corse/Mele di Corsica.

Su presidente, Pierre Torre, un apicultor profesional con unas 450 colmenas, está visitando estos días Galicia, junto a otros 12 productores corsos, para conocer la Indicación Geográfica Protegida Miel de Galicia. En una conversación con Campo Galego nos cuenta las claves del desarrollo de la apicultora en la isla de Córcega:

-Organización de los apicultores:

Los apicultores corsos están organizados en el Syndicat Apellation d´Origine Protegée (AOP) Miel de Corse/Mele di Corsica. , “que representamos a unos 130 socios, de los que 80 somos apicultores profesionales”, destaca Pierre Torre. Prácticamente toda la producción de miel de la isla está acogida a la Denominación de Origen Miel de Corse/Mele dI Corsica, que en el 2018 cumplió 20 años.

“En un año normal certificamos unos 350.000 kilos, aunque en este año 2019 prevemos bajar a unos 180.000 kilos, debido a la mala climatología de la primavera pasada”, explica. Hay que tener en cuenta que Córcega tiene una superficie de poco más de 8.000 kilómetros cuadrados, casi tres veces menos que Galicia, pero certifica más miel (el pasado año la IGP Miel de Galicia certificó unos 300.000 kilos). “En todos los puntos de venta de la isla, donde recibimos a muchos turistas, prácticamente solo de vende miel corsa certificada por la DO”, destaca Pierre Torre.

-Caracterización y diferenciación de la miel y de la abeja corsa:

Los apicultores corsos lograron diferenciar su producto mediante una caracterización de su miel, tanto desde el punto de vista de la flora como también de la variedad de abeja.

En este sentido, el presidente de la AOP Miel de Corse/Mele di Corsica explica que “hoy en día tenemos caracterizadas en el mercado una gama de 6 tipos de miel, según la época del año en la que se produce y el tipo de flora. Fue un trabajo largo de recuperación de nuestro patrimonio apícola, una labor que comenzó hace 40 años, cuando nuestra apicultura de entonces era de aficionados y conseguimos ir profesionalizándola”.

Así, gracias también a que la isla tiene una flora endémica, consiguen mediante análisis del polen determinar el origen de la miel. “El espectro polínico es el DNI de nuestra miel y nos permite detectar fraudes de manera más fácil, denunciando a los que intenten importar miel del continente -Francia- para venderla cómo corsa a mayor precio”, explica.

“En resumen, lo que diferencia nuestra miel -añade Pierre Torre- es que tenemos mieles muy específicas y caracterizadas, de tipo multifloral y muy ligadas al territorio de nuestra isla. Por ejemplo, tenemos una miel de la Chataigneraie, ligada a un enorme soto muy específico de la isla donde predomina el castaño”.

Además, para poder certificar bajo la DO Miel de Corse, los apicultores deben trabajar con la abeja autóctona de la isla, la Apis Melliferra Corsica, “una abeja negra, con la lengua más larga y que logra extraer el polen de nuestra flora endémica”, destaca. Esta abeja fue caracterizada en un estudio hace 30 años y en el 2009 volvieron a realizar otra investigación en la que se certificó que sigue siendo ampliamente predominante en la isla.

 La propia DO cuenta con una Estación de Selección y de Multiplicación de la Abeja Corsa

Para garantizar el buen estado sanitario de los enjambres y mejorar la genética de la Apis Mellifera Corsica, la propia Denominación de Origen creó una Estación de Selección y de Multiplicación de la Abeja Corsa, en la que trabajan 3 técnicos, que también garantizan que los enjambres que se venden, sobre todo a los jóvenes que se inician en la actividad, son de abeja corsa y están en buen estado sanitario.

Precisamente, la venta de enjambres es en este momento una importante fuente de ingresos para los apicultores de la DO Miel de Corse. “El enjambre con 5 cuadros se vende a unos 170 euros y hay mucha demanda, sobre todo de apicultores aficionados. Pero preferimos vendérselos nosotros para que no los compren en el continente y traigan otras especies de abejas que se hibriden con las nuestras”, explica Pierre Torre.

-Comercialización y control del valor añadido de la miel:

Otra especificidad de la producción de miel en Córcega es que prácticamente no hay industrias envasadoras intermediarias, toda la miel es envasada y comercializada por los propios apicultores acogidos a la AOP Miel de Corse/Mele di Corsica, con lo que el valor añadido también queda en los productores.

Eso explica, junto con la fuerte demanda que existe, ayudada por el turismo, que el precio de la miel en el punto de venta ascienda a entre 25 y 26 euros el kilo. “La miel de Córcega experimentó un boom en los últimos años. Se vende sobre todo en bote de 250 gramos y el kilo sale 25 o 26 euros en el punto de venta. Los apicultores hacemos todo el proceso y envasamos y comercializamos tanto en pequeñas como en grandes superficies. Para el apicultor queda en 20 euros el kilo, para el bote de 250 gramos”, explica Pierre Torre. Antes comercializaban la miel en botes de 150 y de 400 gramos, pero últimamente el consumidor se decanta por el envase de 250 gramos.

 Venden sobre todo en botes de 250 gramos

Los apicultores corsos prácticamente no venden polen o jalea real, ya que, como reconoce su presidente, “el problema que tenemos actualmente es que contamos con mucha más demanda de miel que oferta, y la mala cosecha del pasado año subió más los precios”.

Además de las pequeñas tiendas, restaurantes o supermercados, los apicultores de Córcega también envasan y venden para la gran distribución, en este caso al grupo Carrefour. “Desde hace unos años trabajamos con ellos y la relación es positiva. Hace dos años tuvimos una sobreproducción de miel en la isla, que nos estaba presionando los precios a la baja, y gracias a este acuerdo con Carrefour logramos venderla 1,5 euros por kilo más cara que el precio medio de la miel en aquel momento. Los envases llevan la contraetiqueta de Miel de Corse, y también una etiqueta de Carrrefour con la foto del apicultor. Fue una buena estrategia para sacar producción y hacer aumentar los precios en origen”, cuenta Pierre.

-Lucha contra el fraude:

La lucha contra el fraude y las campañas informativas entre la opinión pública sobre la calidad de su producto es otra de las estrategias que explica el éxito de esta DO.

“Creo que cuándo alguien comete fraude en la miel, y sobre todo si es apicultor o envasadora, los apicultores debemos ser los primeros en denunciarlo porque si perdemos el prestigio de la nuestra DO será nuestro fin”, subraya.

Junto a eso, desarrollan también una activa campaña de información en la opinión pública, “explicándoles que si nuestra miel es más cara que la que procede de China o de otros países es porque tiene una calidad muy superior, y que comprando a nuestros apicultores apoyan la economía local y la importante labor medioambiental que desarrollan las abejas”, destaca Pierre Torre.

-Retos para el futuro:

En cuanto a los retos para el futuro, el presidente de la AOP Miel de Corse/Mele di Corsica sitúa en primer lugar el cambio climático. “El pasado año en los meses de mayo y junio tuvimos lluvias y unas temperaturas inusualmente frías y para las abejas fue pésimo, pues no pudieron aprovechar la floración de primavera. De hecho, en mi caso pasé de una producción de 24 toneladas de un año normal a 12 toneladas. Y por primera vez este invierno tuvimos que alimentar a las abejas, hasta ahora nunca lo habíamos hecho”, explica el presidente de la AOP Miel de Corse/Mele di Corsica.

En este sentido, Pierre Torre subraya que “el cambio climático nos va a obligar a ser cada vez apicultores más profesionales, para tener colmenas más fuertes y sanas”.

Otro reto que tienen los apicultores corsos es evitar la entrada en la isla de la Vespa Velutina, ya presente en Francia, y de la Aetina Tumida, una plaga que ya llegó a Italia. “Estamos trabajando con las administraciones, y sobre todo con el apoyo de la Asamblea de Córcega, nuestro gobierno autónomo, para vigilar que no entren en la isla estas dos plagas”, explica.

A este respecto, advierte de la falta de control sobre los apicultores aficionados. “Es preciso que se les exija una formación para comprar un enjambre, pues de lo contrario esas colmenas pueden convertirse en fuente de problemas sanitarios para los apicultores profesionales que vivimos de esto”, subraya.

Programa de la visita de los apicultores corsos a Galicia 

Visita de los apicultores corsos a la IGP Miel de Galicia

Visita de los apicultores corsos a la IGP Miel de Galicia

Una delegación de 12 apicultores de la Denominación de Origen Protegida Miel de Corse/Mele di Corsica están visitando estos días Galicia para conocer la Indicación Geográfica Protegida Miel de Galicia. Este martes comenzaron con una visita a la sede del Consejo Regulador de la IGP en Boqueixón (A Coruña), donde cataron distintas variedades de mieles gallegas, para luego continuar con una visita al museo de la miel en Portodemouros y a la cooperativa Erica Mel, en Arzúa.

Este miércoles visitarán Mel do Saloiro, unos apicultores de Lalín cuyo miel acaba de ser premiado en la última edición de las Catas de la Miel de Galicia, y por la tarde asistirán en Barbadás (Ourense) a una mesa redonda con profesionales del sector organizada por la Agrupación Apícola de Galicia. Será a las 18:00 horas en el CET Barbadás y para participar se recomienda enviar un washap al 646 788 215 o mandar un correo la [email protected]

El programa se completará hasta el sábado con visitas a un apicultor de Viana do Bolo, referente en el sector, también a un importante productor de miel en O Courel y a una industria envasadora de Ourense, entre otros.

Los 6 tipos de miel de Córcega

meles_corsega

 

Miel de primavera: 

Miel cosechada a partir de mayo en la costa, en llanura o en los huertos de los valles más bajos. Se compone de asociaciones florales típicas de la primavera: asfodelos acompañados de sauces, tréboles litorales, etc. o clementinas asociadas a mimosas, etc.. Color claro a dorado, sabor dulce floral y sin acidez.

Miel de primavera Maquis: 

Miel cosechada a lo largo de la primavera en vastas extensiones de maquis (Vegetación arbustiva típica de la isla), desde el mar hasta las montañas.

Encontramos toda la complejidad de las flores de los maquis, principalmente con brezo blanco, lavanda marítima y gesta.

Color ámbar, delicado sabor a caramelo o cacao, olor a regaliz y coco.

Mielato de  maquis: 

El mielato se cosecha de mayo a septiembre en las áreas costeras y en las áreas boscosas asociadas con los maquis. Las jaras asociadas a calicoides, robles, eucaliptos, etc. son sus flores dominantes.

De color ámbar oscuro a muy oscuro, sabor a malta, aroma a regaliz, caramelo y fruta madura, persistente en boca.

Miel de maquis de verano: 

Miel típica de los altos valles corsos, se cosecha a partir del mes de agosto. Olivilla, Anthyllis, tomillo corso y zarzas la convierten en una miel rara.
Color ámbar ligero a muy ligero, floral, afrutado y aromático.

Miel de la Chataigneraie: 

Miel recolectada a mediados de montaña a finales de junio. Se concentra alrededor de la castaña, asociada con la maleza y la vegetación circundante: zarzas, clematis, anthyllis, escoba, nepita, etc.

Ámbar y largo en boca, miel fuerte y tánica con un ligero amargor.

Miel de maquis de otoño. 

La miel recolectada desde noviembre de la costa a la montaña, principalmente de madroño asociado a la hiedra, la zarzaparrilla, la inula viscosa … Su amargor y olor a madera la hacen una miel con una tipicidad fuerte.

Color ámbar claro, amargo y fuerte en boca.