¿Cómo controlar la loque en las colmenas?

Resumen de la ponencia de Ester Ordóñez Dios, veterinaria de la Agrupación Apícola de Galicia, en la jornada organizada por la Asociación Apícola Ourensá sobre profilaxis y sanidad en las colmenas y alimentación complementaria

¿Cómo controlar la loque en las colmenas?

Colmena con presencia de loque

La loque es, junto a la varroa y la nosemiosis crónica, la enfermedad más importante y por culpa de la cual mueren más colmenas. En este sentido, Ester Ordóñez Dios, veterinaria de la Agrupación Apícola de Galicia, impartió recién una charla sobre cómo controlar la loque dentro de una jornada técnica organizada por la Asociación Apícola Ourensá..

Existen dos tipos de loque: la europea, que afecta a la cría desoperculada, y la loque americana, que ataca a la cría operculada. Son dos enfermedades que afectan a la cría, las abejas estarían sanas. Son muy distintas, la más problemáticas es la loque americana por ser muy contagiosa y, sobre todo, por tener una forma de resistencia. Ambas enfermedades son de comunicación obligatoria.

La Loque americana es una enfermedad provocada por la bacteria “Paenibacillus larvae?+” que tiene 2 formas: El bacilo que afecta a la cría operculada, la desoperculada estaría sana (a diferencia de la Loque europea). La otra forma de la bacteria es el bacilo, que sería la espora recubierta de una membrana que la hace muy resistente, pudiendo mantenerse activas hasta 30 años, para que nos demos cuenta de la importancia de la desinfección del material. El bacilo es sensible a los antibióticos, pero no así a espora, que resiste los tratamientos. En todo caso, está prohibido el uso de antibióticos en apicultura, y por lo tanto para combatir la loque hay 2 formas de manejo (las veremos al final del artículo).

Lo que habría que hacer ante un foco de loque es la comunicación del mismo al veterinario/a de la explotación, debido a que es una enfermedad de comunicación obligatoria como ya dijimos.

Se trata de una enfermedad en ascenso que antes afectada a las colmenas débiles, pero que ahora también se está detectando en colmenas fuertes que hicieron pillaje en apiarios infectados. Si la colmena está fuerte y tiene mucha cría, en dos semanas puede morir debido a la loque.

loque_ciclo

Síntomas de la presencia de loque

-Para confirmar la sospecha de presencia de loque americana, es preciso remover el opérculo con un palillo y observar su aspecto y consistencia. Si es una masa viscosa, con un hilo pegajoso y chicloso que se estira hasta 4 centímetros, sería un diagnóstico positivo de loque americana. Aunque habría que confirmarlo con la veterinaria.

– Cría salteada y en mosaico es una imagen típica de loque, aunque también puede deberse a la varroa o al pollo escayolado, habría que descartar.

– Los opérculos de cría hundidos y perforados también son síntomas de presencia de loque.

-Su descomposición produce un hedor característico, pero cuando ya está muy avanzada.

Sin embargo, una vez muerta la cría, el gran problema son las esporas que quedan, muy resistentes, y que pueden llegar hasta los 2,5 billones por celda. Y lo que se debe hacer es deshacernos del ganado afectado y desinfectar todo el material que estuviera en contacto con la enfermedad, si es que está en buen estado.

Proba do palillo

Prueba del palillo

Debido a la problemática de los esporos el fuego purificador es algo muy bueno y deberíamos quemar todo (abejas, cuadros con cría y miel) para frenar la enfermedad. Es la solución más drástica pero también la más efectiva. Y lo que podemos es desinfectar el resto del material: la colmena, entretapa, tabla de vuelo, etc. Es decir, todo el material que no quemamos y sí utilizamos en esa colmena, incluso los guantes, alzacuadros, etc.

Presencia de esporas en miel

Además, de cara a la descubierta la exportación de miel, cada vez son más los países que exigen certificados de que las colmenas no tuvieron loque durante los últimos 6 meses, para evitar la entrada de esporas de esta bacteria. En todo caso, recordar que estas esporas no suponen ningún riesgo para la salud humana, por lo que la miel sería totalmente apta para el consumo.

Hay estudios que indican que haciendo analíticas de laboratorio podemos concluir que:

-La presencia de esporas en miel es del 100% en las colmenas infectadas.

-Del 26% en las colmenas sanas, pero que están ubicadas en colmenares en los que tuvieron algún caso positivo de loque.

-Del 4% en la miel de colonias sanas y que están en apiarios que no tuvieron presencia de esta enfermedad.

Por lo tanto, es casi imposible alcanzar una miel con un 0% de presencia de esporas de loque.

Problemas y soluciones con la loque:

Los principales factores que favorecen la propagación de la loque son:

-Colmenares abandonados o semiabandonados. Se puede denunciar al propietario de colmenares abandonados por una infracción contra las normas de sanidad animal. La Agrupación Apícola de Galicia se presta a realizar esas las denuncias y que no tenga que ser el otro apicultor el que denuncie. Con las ello lo que se pretende no es la sanción, sino que el titular retire el material infectado y foco de contaminación.

-Falsos tratamientos preventivos: antibióticos.

-Que no se usen medidas de desinfección en la pauta de tratamiento.

Soluciones:

-Realizar tratamientos de forma correcta.

-Formación del apicultor/a.

-Ordenación de los colmenares.

Medidas de tratamiento de la loque:

El tratamiento de la loque mediante antibióticos, además de estar prohibido, no resulta efectivo. El tratamiento que se recomienda es cerrar la colmena y quemar todo, para reducir al máximo la cantidad de esporas que quedan en el ambiente.

-En caso de que las abejas aún estén estirando la cera: coger un cajón nuevo, con panales con cera nueva y estampada, y hacer un trasvase de las abejas. Los panales con cría y miel deben ser quemados, la colmena desinfectada. Puesto que la loque se desarrolla en la cría, de este modo cerraríamos su ciclo reproductivo.

-Si la colmena está fuerte y tiene alzas llenas de miel, este puede ser destinado sin problema a consumo humano. Todo el resto debe ser quemado (el de la cámara de cría). Podríamos hacer también un trasvase de las abejas, primero a una caja más pequeña y luego ya a la definitiva y suministrarles alimento. Debemos echar cuentas si compensa el trasvase.

-Hablar siempre con apicultores del entorno para avisarlos y coordinarse para luchar contra la loque, puesto que si hay foco hay otros cerca.

Medidas de higiene y desinfección de la caja y resto de material:

Si optamos por quemar solo los cuadros (tanto de cría, como, según el caso, de miel) y conservar la caja, tabla de vuelo, entretapa, etc.; deberíamos proceder a una desinfección.

Esta deberá realizarse de la siguiente manera:

-Introducir el material en una solución de agua y un 10% de lejía (9 partes de agua por 1 de lejía) y dejar durante 30 minutos. La lejía no es efectiva con restos de materia orgánica, por lo que el material deberá sumergirse libre de restos de cera, própolis…etc. Cada cierto tiempo, si tenemos mucho material deberemos renovar el agua y la lejía.

También se puede sumergir en sosa al 6%, echando agua, luego la sosa y calentando hasta que casi hierva. Las medidas serían 1,5 kg de sosa para 25 litros. En este caso, los alambres sí que habría que cambiarlos.

-A continuación, pasar el material a un recipiente con agua para su aclarado.

-Finalmente, dejarlo secar para volver a utilizarlo. Si se tiene un soplete flamearemos de forma lenta hasta que la madera quede ligeramente dorada.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información