“Queremos que A Parada das Bestas beneficie a los ganaderos y agricultores de la comarca”

A Parada das Bestas, un establecimiento hostelero de referencia en Galicia, es uno de los 44 negocios turísticos que se han sumado al sello de Galicia Calidade. Su objetivo: contribuir al desarrollo de la agricultura y de la ganadería de la zona

Publicidade
“Queremos que A Parada das Bestas beneficie a los ganaderos y agricultores de la comarca”

Suso Santiso, copropietario de A Parada das Bestas junto a María Varela

A Parada das Bestas, una antigua casa de labranza gallega del siglo XVIII, es hoy un referente en la gastronomía y en la hostelería de Galicia. Situada en la aldea de Pidre, en el ayuntamiento de Palas de Rei, y al pié del Camino de Santiago, es uno de los 44 establecimientos turísticos que se han unido recientemente al sello de Galicia Calidade.

El objetivo es certificar a los establecimientos hosteleros que realizan una clara apuesta por los productos agroalimentarios avalados por la distinción de Galicia Calidade, incluyéndolos y promocionándolos en sus cartas.

“Desde nuestros inicios tuvimos clara nuestra apuesta por productos de kilómetro cero y de temporada, apoyando a los agricultores y ganaderos de la zona, y el sello de Galicia Calidade comparte nuestra filosofía y por eso decidimos sumarnos a esta iniciativa”, explica María Varela, copropietaria de esta casa de turismo rural, junto a su marido, Suso Santiso.

“Apostamos por alimentos kilómetro cero y de temporada y el sello Galicia Calidade comparte nuestra filosofía”

Así, en su solicitado restaurante se pueden degustar carne de ternera y de vaca de pequeñas ganaderías de la comarca de A Ulloa, quesos, yogures y leche ecológica de Arqueixal, infusiones de Milhulloa, los huevos de Pazo de Vilane o de Granja Campomayor o una amplia carta de vinos gallegos. “Intentamos hacer una cocina honesta, aprovechando las muchas posibilidades que dan nuestros productos, y en temporada de setas o de caza también los incluimos en nuestro menú”, destaca María Varela, responsable de los fogones que se ha ganado un lugar de prestigio en la nueva cocina gallega.

Y por supuesto, en la mesa no falta el Pan de Palas o el de Antas de Ulla, auténticos manjares elaborados en horno de leña y con trigo del país.

Del cultivo de los productos de la huerta se encarga en gran medida el propio Suso, un bilbaíno hijo de emigrantes de Palas de Rei que en el año 1992, con apenas 24 años, decidió dejar el camión y compró una caserón en ruinas en la aldea de Pidre.

Galo de curral con castañas en A Paradas das Bestas

Gallo de corral con castañas en A Paradas das Bestas

María Varela se le unió para levantar el sueño de una casa de turismo rural. “Yo venía del País Vasco, donde por aquel entonces las casas de turismo rural estaban en pleno auge, y llegué a esta zona, donde aún no había nada, y vi el enorme potencial que tenía”, explica.

Inicialmente comenzaron criando caballos para alquilarlos para paseos por la comarca, y de ahí el nombre de “Parada das Bestas”. «Queríamos vivir en el campo con nuestros bichos y nuestra huerta. Éramos jóvenes, estábamos enamorados y queríamos emprender una empresa y una vida en común», dice María Varela. “Fuimos muy autodidactas y una cosa nos fue llevando a la otra: los caballos nos llevaron a empezar a servir bebida y comida y en septiembre de 1997 abrimos la casa restaurada al público”, añade Suso.

Hoy, y tras varias adquisiciones y ampliaciones, A Parada das Bestas consta de tres edificios principales: la casa grande, el pajar y el tendal del horno, y de dos anejos: el hórreo y una de las pocas eras de mallar (donde antiguamente se separaba el grano de la paja) que aún se conservan en Galicia.

Para alojamiento en la casa grande ofrecen siete habitaciones dobles provistas de baño y calefacción, dos ellas con bañera de hidromasaje, a las que hay que sumar los cuatro apartamentos (tres dobles y uno individual).

El entorno de esta casa de turismo rural ofrece una oportunidad de disfrutar de la naturaleza de las riberas del río Ulla, y de monumentos representativos de la historia de Galicia: los Pazos de Ulloa, en los que Emilia Pardo Bazán ambientó su novela, iglesias románicas como la de Vilar de Donas o el Castillo de Pambre.

El efecto dinamizar de la economía local que desempeña esta casa de turismo rural también se nota en el empleo: durante la temporada alta, entre Semana Santa y comienzos de octubre, A Parada das Bestas emplea a entre 6 y 7 personas, mientras que en la temporada de invierno baja a 3.

“Las administraciones se deben implicar más para que venga gente joven al campo para vivir y trabajar”

“Nuestro público cambia según la temporada: durante el verano es cliente muy internacional, vinculado al Camino de Santiago, y que quiere alojarse y disfrutar de un establecimiento auténtico y diferente, y el fin de semana tenemos un público más de Galicia, de gente que viene a comer a nuestra casa”, explica Suso Santiso.

En este sentido, un impulso decisivo para el conocimiento de A Parada das Bestas fueron la visita de Gwyneth Paltrow y el Xacobeo de 1999. «En un lugar en medio de la nada», escribió literalmente la actriz estadounidense para referirse a A Parada das Bestas como un paraíso gastronómico y de paz. Su estancia en la casa y la posterior publicación en un libro de lo que había sentido en Pidre supuso un espaldarazo para el establecimiento palense.

“Lo que más nos anima es el contacto con nuestro público”

Sin embargo, Suso subraya que “para nosotros todos los clientes son iguales”. “La inmensa mayoría de la gente que nos visita son personas anónimas, que quieren discreción y pasar un buen momento”, subraya.

Precisamente, preguntados por lo que les ha dado ánimos a lo largo de estos años, María y Suso responden que “sin duda, el contacto con nuestro público”. “Es algo maravilloso lograr que nos visite gente de todo el mundo, que nos ha abierto las puertas en muchas partes”, confiesa Suso.

¿Un deseo para el futuro?: “Que nos siga visitando gente de bien y que las administraciones se impliquen de verdad para que venga gente joven para el rural, para darle vida a nuestro campo”.

PARADA_BESTAS_2

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información